Las diferencias entre pulgas y garrapatas

Pulgas y garrapatas son parásitos hematófagos muy perjudiciales para las mascotas y otros animales, incluyendo al ser humano. Aunque parezcan iguales, no lo son. Acá te enseñamos sus diferencias.
Las diferencias entre pulgas y garrapatas
Georgelin Espinoza Medina

Escrito y verificado por la bióloga Georgelin Espinoza Medina.

Última actualización: 27 marzo, 2022

Las pulgas y las garrapatas representan los parásitos más frecuentes en las mascotas. Algunos también pueden afectar al ser humano. Se trata de artrópodos pequeños que se alimentan de la sangre de sus huéspedes. Sin embargo, a pesar de su tipo de nutrición común, son animales muy distintos. ¿Conoces las diferencias entre pulgas y garrapatas?

Estas criaturas presentan un cuerpo cubierto con un exoesqueleto de quitina y apéndices articulados, con formas, tamaños y algunos aspectos de su ciclo de vida diferentes entre sí. Comprender estas discrepancias permite mejorar las acciones de prevención en los animales. Por ello, en este espacio te las presentamos, te invitamos a seguir leyendo para que te enteres.

¿Cuáles son las diferencias entre pulgas y garrapatas?

Una pulga vista bajo una lupa.

Son varias las características distintas entre animales como las pulgas y las garrapatas, desde el tipo de artrópodo, la morfología o hasta la manera de reproducirse. A continuación te las describimos con detalle.

Tipo de artrópodo, la primera de las diferencias

Como ya hemos afirmado, las pulgas y las garrapatas son animales artrópodos, al igual que las arañas, los bichos, los crustáceos, entre otros. Sin embargo, si miramos con más detalle su clasificación, encontramos la primera diferencia en ellos. Las pulgas pertenecen al grupo de los insectos, en específico, se encuentran dentro del orden Siphonaptera. Por su parte, las garrapatas, son arácnidos, incluidas en el Ixodida.

Tamaño

Aunque las pulgas y las garrapatas presentan pequeñas dimensiones y, por lo general, miden unos pocos milímetros. Las garrapatas pueden alcanzar mayor tamaño, en particular, hasta 3 centímetros, como la especie Hyalomma marginatus, que mide 2 de longitud. Además, cuando se acaban de alimentar de sus huéspedes se hinchan, lo que las hace parecer aún más grandes. Las pulgas, en cambio, tienen menos de 4 milímetros. Aunque algunas pueden llegar hasta 8.

Aspecto, otra de las principales diferencias

Como pertenecen a grupos distintos, las pulgas y las garrapatas difieren en sus morfologías. Por un lado, tenemos a las pulgas con un cuerpo dividido en 3 segmentos (cabeza, tórax y abdomen), dos antenas presentes y 6 patas. Por el otro, están las garrapatas, con su cuerpo esférico no segmentado (llamado idiosoma), sin antenas y con 8 patas, es decir, 4 pares.

Desplazamiento

Estos artrópodos no poseen alas. Por lo tanto, las pulgas y las garrapatas no vuelan. Sin embargo, los sifonápteros si saltan, y muy bien, gracias a su tercer par de patas que se encuentra modificado para permitir este tipo de movimientos. Por su parte, las garrapatas no pueden brincar, solo caminan y se dejan caer de sus huéspedes.

Los saltos de las pulgas son bastante asombrosos. Pueden llegar a alcanzar en el rango vertical hasta casi 20 centímetros y más de 30 en horizontal. Esto les permite movilizarse de manera muy ágil.

¿Cómo se reproducen las pulgas y las garrapatas?

Sifonápteros e ixódidos se reproducen por la vía sexual y atraviesan varias etapas en su ciclo. Las pulgas presentan fase de huevo, de larvas, pupa y adulto o imago. Las larvas en este caso carecen de patas y tienen aspecto de gusano. La pupa involucra un estadio de inactividad, en el que tejen un capullo para encerrarse en él y sufrir la metamorfosis.

Las etapas del ciclo de vida de las garrapatas incluyen la de huevo, larva, ninfa y adulto. La larva y la ninfa presentan una morfología semejante a la etapa adulta, pero con menores tamaños. La larva posee 3 pares de patas y ya las ninfas tienen 4.

El tiempo de vida en ambos casos es variable. Por lo general, el ciclo de las pulgas puede durar un mes o extenderse por varios, ya que si las condiciones no son las adecuadas entran en diapausa o suspensión del desarrollo.

Las garrapatas tienden a tardar hasta 3 años en cumplir su ciclo, como el ejemplar Ixodes ricinus. Sin embargo, algunos miembros de la familia Argasidae presentan gran resistencia y logran sobrevivir varios años sin alimentarse, por lo que pueden demorar hasta 50 años en desarrollarse.

Puesta de huevos

Con respecto a la puesta también se presentan diferencias entre las pulgas y las garrapatas. La cantidad de huevos es variable, con base en factores distintos, como la especie, la alimentación y el clima. Las pulgas pueden llegar a poner desde cientos hasta millares de huevos, por lo general, entre 15 a 20 diarios y 600 durante su vida. La puesta de las garrapatas va de 1500 a 22 000, en el ejemplar africano Amblyomma nuttalli.

El lugar de la puesta también difiere en estos artrópodos. Los huevos de las pulgas se ponen en el hospedador, sueltos en el pelaje, pero pueden caer al suelo, ya que carecen de sustancias adherentes. Las garrapatas realizan la puesta en algún sitio del ambiente con la protección adecuada frente al clima.

Alimentación

A pesar de que los adultos de las pulgas y las garrapatas son insectos hematófagos, es decir, que se alimentan de sangre, no lo hacen en todas las etapas de su ciclo. Por una parte, las pulgas adultas son las que se nutren de este compuesto sobre los huéspedes, las fases inmaduras lo hacen de restos orgánicos y sangre excretada por otros sifonápteros. Por otra, los ixódidos ingieren sangre del hospedador en todas sus fases (larva, ninfa y adulto).

La estructura alimentaria en las pulgas consiste en estiletes que forman un tubo o sifón (del que proviene el nombre del grupo). Por su parte, las garrapatas presentan unas piezas bucales sobre un pequeño saliente, en el que se encuentran un par de quelíceros, utilizados para perforar la piel del huésped, un par de palpos y un órgano de anclaje o hipostoma.

Huéspedes

Los huéspedes son variables en ambos grupos. Las pulgas parasitan en un 95 % a mamíferos y el 5 % restante a aves, mientras que las garrapatas incluyen, además de estos, a los reptiles y anfibios, por lo que presentan mayor diversidad.

Por lo general, las pulgas permanecen sobre el mismo hospedador durante toda su vida. Las garrapatas, en cambio, alternan de manera regular de huésped, ya que en cada fase o etapa, luego de alimentarse, se dejan caer al suelo para mudar.

Enfermedades

Enfermedades transmitidas por garrapatas

Tanto las pulgas como las garrapatas portan y transmiten gran variedad de agentes infecciosos a sus hospedadores como virus, bacterias, hongos y otros parásitos. Entre las afecciones que pueden contagiar las pulgas tenemos:

  • Parasitosis, como las producidas por tenias, cestodos y filarias.
  • Tifo murino, ocasionada por la bacteria Rickettsia typhi.
  • Peste por Yersinia pestis.
  • Salmonelosis.

Las garrapatas ocupan el segundo lugar entre los principales vectores del mundo. Las afecciones más comunes son:

  • Enfermedades producidas por bacterias del tipo rickettsias. Entre ellas la fiebre maculosa de las montañas rocosas por Rickettsia rickettsii y, la fiebre botonosa mediterránea causada por Rickettsia conorii, cuyo vector es la garrapata del perro.
  • Babebiosis, producidas por protozoarios del género babesia y transmitidas por garrapatas de la familia Ixodidae. Esta afección puede llegar a ser mortal en humanos inmunosuprimidos.
  • Afecciones víricas como la encefalitis o la que genera el virus Crimea-Congo.
  • Algunas especies de garrapatas también producen toxinas salivales que pueden generar parálisis y muerte en los animales infectados. Por ejemplo, la neurotoxina del ejemplar australiano Ixodes holocyclus.

En concreto, las diferencias entre pulgas y garrapatas son variadas, pero conocerlas te permite estar preparado e identificarlas. Para eliminarlas es conveniente consultar con un especialista. Así, sabrás qué productos usar sin lastimar a tu mascota. Prevenir este tipo de parásitos es muy importante, no solo por mantener la higiene en el hogar, sino para evitar las graves enfermedades que pueden transmitir.

Te podría interesar...
9 remedios caseros para luchar contra pulgas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
9 remedios caseros para luchar contra pulgas

Los productos que se consiguen en las tiendas pueden ser nocivos o irritar la piel. Mejor emplea remedios caseros para luchar contra pulgas y garra...



  • Beaucournu, J., & Gómez-López, M. (2015). Orden Siphonaptera. Revista IDEA-SEA, 61ª, 1-11.
  • Estrada-Peña, A. (2015). Orden Ixodida: Las garrapatas. Revista IDEA-SEA, 13, 1-15.
  • García, L., & Suárez, Y. (2010). Caracterización y control de especies de pulgas de importancia veterinaria para la salud animal y pública. Revista Electrónica de Veterinaria, 11(6), 1-18.
  • Manzano-Román, R., Díaz-Martín, D., & Pérez-Sánchez, R. (2012). Garrapatas: características anatómicas, epidemiológicas y ciclo vital. Detalles de la influencia de las garrapatas sobre la producción y sanidad animal. Sitio Argentino de Producción Animal, 1-8.
  • Martínez, M. (2017). Fiebre hemorrágica del virus Crimea-Congo [Tesis de pregrado, Universidad de Sevilla]. https://idus.us.es/bitstream/handle/11441/64910/Fiebre%20hemorr%E1gica%20del%20virus%20crimea-congo.pdf;jsessionid=85627887E1AAB4E0EA950D73FB3126A1?sequence=1
  • Polanco-Echeverry, D., Ríos-Osorio, L. (2016). Aspectos biológicos y ecológicos de las garrapatas duras. Ciencia y Tecnología Agropecuaria, 17(1), 81-95.