Las amistades entre especies de animales

Laura Huelin · 21 mayo, 2018
No solo llama la atención que especies muy diferentes, y hasta 'predestinadas' a llevarse mal, tengan una buena relación, sino que hay casos en los que decidieron vivir juntos por sí mismos, mientras que en otras ocasiones fueron obligados a convivir

Los animales no solamente pueden ser nuestros amigos: son seres sensibles capaces de llevarse bien con otros seres, sin importar su raza ni su especie. A lo largo de la historia se han registrado varios casos curiosos de amistades entre especies de animales, y hoy te recopilamos algunos de las más sorprendentes.

Amistades entre especies de animales

A pesar de los dichos populares que ponen al perro y al gato como enemigos, o al gato y los roedores, esto no tiene por qué ser verdad. Dentro de las casas se ha demostrado muchísimas veces que los animales que conviven pueden ser grandes amigos y aliados, pero además pueden serlo en la naturaleza.

Hay animales que son solitarios y no les gusta vivir en grupos, pero hay otros especialmente amistosos que pueden entablar relaciones con animales de otras especies. Lo que diferencia a la amistad de la supervivencia es que de estas relaciones ninguno de los animales obtiene un beneficio más que la compañía.

Los perros son unos seres dóciles y amables que pueden trabar amistad con casi cualquier otro animal. Sin embargo, en la lista que te proponemos hoy hay muchas otras especies de animales; alguno quizás te sorprenda.

Gerald y Eddie

Gerald es una jirafa y Eddie una cabra. Gerald se había quedado solo en su recinto en el zoo de Bristol y los cuidadores pensaron que necesitaba compañía: así es como se encontró con Eddie. Los cuidadores decidieron colocarlos juntos, ya que por alguna razón pensaron que se llevarían bien.

Gerald: jirafa
Fuente: http://www.dailymail.co.uk/

“Trabaron amistad desde el primer día”, dicen los responsables de la instalación en las entrevistas. Desde entonces y durante varios años estuvieron viviendo juntos, lo que creó una de las amistades entre especies de animales más duraderas. Ambos jugaban a perseguirse, compartían comida y, cuando alguna de las cebras se portaba mal con Eddie, Gerald aprovechaba su altura para espantarlas.

Moses y Cassie

En 1999 una pareja se dio cuenta de algo extraño que estaba ocurriendo en su calle: un gatito callejero, al que llamaron Cassie, tenía mucha relación con un cuervo, Moses. Estuvieron observándolos durante un tiempo y se dieron cuenta de que Moses cuidaba de Cassie.

Moses no solo le ofrecía compañía, sino que le daba de comer, le ayudaba a cazar e incluso le protegía. Actualmente sabemos que los cuervos son muy inteligentes, pero entonces fue una sorpresa descubrir que un ave podía ser tan sensible. Moses y Cassie estuvieron juntos durante casi cinco años.

Daisy y Frank

Los dueños de Daisy viven en Washington y quisieron decorar su jardín trasero con un estanque. Dentro del estanque pusieron varios tipos de peces, entre ellos una carpa koi a la que llamaron Frank. Los perros con los que esta pareja convive no le prestaron atención a los nuevos habitantes, pero Daisy sí.

“Daisy empezó a pedir acercarse al estanque, y cada vez que se acerca, Frank sale del agua. (…) Daisy no le hace caso a los otros peces y, si Frank está lejos, se acerca nadando”, dicen los dueños de Daisy, que añaden: “Daisy le lame y Frank le da besos a su manera de pez. No dejan de besarse”.

Fum y Gebra

Fum es un gatito negro muy amistoso con los humanos y con otros animales, pero Gebra la lechuza es recelosa de los humanos y de otros animales. Ambos viven en Cataluña y, cuando Gebra sale con su grupo de cetrería a hacer sus vuelos diarios, Fum les acompaña; este gato tan especial es el único amigo que la lechuza ha aceptado tener.

Fum y Gebra: historia
Fuente: http://www.fumandgebra.com/

Sin embargo, esta amistad entre especies de animales no es exclusiva: a veces Fum prefiere pasar el día cazando solo y se encuentra con Gebra cuando termina su dura jornada. Cuando deciden pasar el día juntos se les puede ver jugando, trepando y cazando juntos.

Las amistades entre especies de animales son especiales y cada una se da en unas condiciones muy diferentes: Moses y Cassie decidieron vivir juntos, mientras que  Gerald y Eddie fueron obligados a convivir. Sin embargo, las personas que empezaron a reportar estos casos coinciden en una misma cosa:

Los animales son capaces de ser amigos a pesar de todas sus diferencias: tamaño, colores, hábitat e incluso dieta. A pesar de esto, traban relaciones que duran años y están llenas de compañía y comprensión: los humanos deberíamos aprender de ellos a solucionar nuestras diferencias y convivir en armonía.