Las 5 razas de gatos más agresivas

26 enero, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
Si es la primera vez que piensas en aumentar la familia con un felino, quizá te interese conocer las razas de gatos más agresivas. La selección genética actúa favoreciendo ciertos caracteres en las mascotas.

Aumentar la familia con un nuevo felino siempre es motivo de alegría, pero si no tienes experiencia con estos animales, es posible que quieras saber antes acerca de las razas de gatos más agresivas que hay. Existen ciertos caracteres de personalidad asociados a cada una de ellas, como podrás comprobar en líneas posteriores.

Como siempre, sobra decir que cada individuo es único y que pertenecer a una raza concreta no implica que el felino sea agresivo. Simplemente, te vamos a mostrar ciertas tendencias concretas, pero en absoluto son sentencias sobre la personalidad propia del animal.

Las 5 razas de gatos más agresivas

Primero que nada, debes saber que un gato puede arañar o morder para jugar o como una reacción a algo que estés haciendo y no te des cuenta. Lo que verdaderamente es una agresión intencionada por parte del felino viene acompañado de una serie de señales previas que puedes leer a continuación:

  • Lomo arqueado.
  • Pelaje erizado.
  • Pupilas dilatadas.
  • Vocalizaciones como bufidos o maullidos roncos.

Dicho esto, más adelante concretaremos qué razas de gatos más agresivas puedes encontrarte. Como verás, la mayor parte de estos comportamientos vienen dados por la sobreprotección o la territorialidad, nunca fruto del deseo de hacer daño.

1. Savannah

Esta raza es el resultado de cruzar el gato doméstico (Felis silvestris catus) con el serval africano (Leptailurus serval). Como podrás imaginar, esta ascendencia salvaje lo dota de una serie de instintos que pueden hacer la convivencia más difícil. Además, son felinos muy inteligentes y les encanta jugar —e incluso a algunos adoran nadar—.

No es un animal necesariamente agresivo, pero sí territorial, lo que puede llevar a más de un susto a los extraños. Sin embargo, el verdadero problema viene dado por su tamaño, ya que puede llegar a los 9 kilos de peso. Eso, sumado a su carácter activo y juguetón, puede hacer que los destrozos sean más extensos y las posibles agresiones más severas.

Una de las razas de gatos más agresivas.

2. Siamés

Esta es una de las razas más antiguas que existen. Venerados como guardianes de los templos en Siam, actualmente estos felinos se eligen por la elegancia de sus formas y su pelaje. 

A pesar de su fama de agresivos, los siameses son en realidad felinos muy apegados y participativos en la vida doméstica. Suelen desarrollar afecto selectivo por una persona de la familia en concreto, por lo que las agresiones que se registran suelen venir de los celos o la falta de atención.

Además, estos gatos pueden convivir con otros animales, pero se debe tener en cuenta que, cuando odian algo, son muy intensos demostrándolo. Si el felino coge manía a algo o alguien, es muy posible que no le deje en paz.

Un gato siamés con una bola de pelo.

3. Bengala

Esta raza también está cruzada con una especie salvaje, el gato leopardo (Prionailurus bengalensis), con el objetivo de darles a los felinos un aspecto parecido al de los leopardos. A pesar de que es un cruce estético, no se ha podido evitar la aparición de ciertas características heredadas, como el gusto por la natación.

Son gatos muy apegados al núcleo familiar, pero indiferentes a los extraños e incluso territoriales con ellos. Muchas veces, su poca medida de la fuerza a la hora de jugar se confunde con agresiones.

Un gato de Bengala se da un baño.

4. Sphinx

Los gatos Sphinx o esfinges son muy apreciados por algunos sectores de la población por su ausencia de pelo, aunque esto sea precisamente lo que repele a otros. Dejando a un lado su aspecto, es posible que esta raza desarrolle comportamientos dominantes con su dueño, sobre todo cuando se trata de insistir en algo.

Sin embargo, si esto se moldea a tiempo, son animales que siempre buscarán tu calor, en parte por su falta de pelo y en parte por su carácter amigable y cariñoso. Se podría decir que tienden a ser animales intensos a todos los niveles.

Una de las razas de gatos más agresivas.

5. Maine Coon

Al igual que el Savannah, el Maine Coon es una raza que puede alcanzar los 9 kilogramos de peso, por lo que su tamaño puede ser un problema de nuevo. Además, se tratan de animales con un carácter independiente que suelen preferir que los dejen en paz.

Por lo general, las agresiones suelen ocurrir cuando se les insiste mucho en algo que no quieren, como cogerlos o mimarlos.

Dejando esto a un lado, si no se los presiona, los Maine Coon suelen ser afables y charlatanes. Su búsqueda de la tranquilidad y capacidad para entretenerse solos la mayor parte del tiempo serán los mejores aliados de aquellos que deben pasar varias horas fuera de casa.

Una de las razas más agresivas de gatos.

Las 5 razas de gatos más agresivas: no todo es lo que parece

Ningún animal es malo. Siempre parece redundante recordarlo, pero cuando se observan ciertas tendencias agresivas asociadas a razas, aspectos y otras características, se puede caer en el error de pensar que son inevitables. Nada más lejos de la realidad.

Toda convivencia pasa por el entendimiento y este es imposible sin la paciencia y la apertura mental del tutor. Antes de juzgar a un felino doméstico, obsérvalo, obsérvate a ti mismo y, si no puedes abordar sus problemas, acude a un profesional con él.

Carranza, J., & Almansa, J. C. (2000). Etología. Universidad de Extremadura. Benito, M. J. L. (2010, 1 julio). Gale OneFile: Informe Académico - Document - Caso clinico de agresividad redirigida felina. Gale Onefile. https://go.gale.com/ps/anonymous?id=GALE%7CA310150467&sid=googleScholar&v=2.1&it=r&linkaccess=abs&issn=19882688&p=IFME&sw=w Magno, N. (2017). El lenguaje del gato. De Vecchi Ediciones.