Las 5 razas de gato más majestuosas

Estas presentan una estética o bien aristocrática o bien exótica; abundante pelaje o total ausencia capilar, o apariencia salvaje, se corresponden con algunos de los felinos más deseados

Las 5 razas de gato más majestuosas

Los gatos son muy apreciados tanto por su personalidad curiosa e independiente como por su elegancia. El aspecto atlético y aristocrático de ciertas razas lleva a muchos dueños a acudir a criaderos para tener la mascota perfecta. Estas son las cinco razas de gato más majestuosas.

El Bengala, un exótico felino híbrido

La Federación Internacional Felina (FIFe) clasifica a esta raza en la categoría 3. Es el resultado de un cruce entre un gato doméstico y el denominado ‘gato leopardo’, una raza de origen asiático caracterizada por su manto atigrado.

El Bengala, de nombre científico Prionailurus bengalensis, tiene una apariencia asilvestrada que combina muy bien con su personalidad afectuosa, propia de los gatos domésticos.

Muchos mencionan que puede llegar a comportarse como un perro, ya que tiende a seguir a su dueño a todas partes y, a diferencia de otros gatos, es un gran nadador.

El estándar del gato de Bengala dicta que su cola debe estar moteada, así como su abdomen. El color de sus ojos suele ser dorado, marrón o verde.

El Korat, una reliquia de Asia

Otra de las razas de gato más majestuosas es el Korat. Originario de Tailandia, se han encontrado manuscritos que datan del siglo XIV en los que se describía a este magnético animal. A pesar de su antigüedad, la Federación Internacional Felina (FIFe) no reconoció a esta raza hasta 1980. Ahora se encuentra clasificada en la categoría 3.

Raza gato Korat: cuidados

Este gato de tamaño mediano-grande se caracteriza por su manto gris de pelo corto y por el color azulado, a veces verdoso, de sus ojos. Esta raza es de origen natural, es decir, en su origen no hubo intervención humana alguna. Este gato es especialmente activo, ya que está habituado a correr, saltar y cazar en plena naturaleza.

El majestuoso Persa

Clasificado en la categoría 1 por la FIFe, el Persa es un gato caracterizado por su abundante pelaje, por su graciosa nariz chata y por la llamativa anchura de su cráneo. Esta raza es de tamaño pequeño, pero su cuerpo es fuerte y robusto, y su abundante pelaje hace que el animal parezca más grande de lo que es.

Gatos persas

Procedentes de la ciudad de Jorasán, pasaron por las familias de la nobleza italiana, inglesa y francesa. Esta exclusiva trayectoria ha conferido a esta raza una reputación de gato exclusivo y propio de la aristocracia. Sus propietarios suelen escoger esta raza tanto por el pedigrí como por el temperamento, ya que estamos ante una de las razas de gato más tranquilas.

El magnetismo del peculiar Sphynx o gato esfinge

Amado y odiado a partes iguales por su peculiar falta de pelo, el gato esfinge se caracteriza por la triangular forma de su cabeza y por tener una apariencia totalmente diferente a la del resto de felinos. Vinculado con el antiguo Egipto, la raza actual, sin embargo, no fue reconocida por la FIFe hasta 2002, que la clasifica en su categoría 4.

Gatos esfinge

Debido a su falta de pelo, esta raza de gato tiene una temperatura superior a la del resto de sus congéneres, aunque si tenemos uno en casa también deberíamos plantearnos cubrir a este animal con algún tipo de prenda que le aísle del frío.

Este gato requiere muchos cuidados, no sólo por la fragilidad de su piel, sino por  su personalidad altamente dependiente. La rareza de esta raza, además, hace que tengan un precio muy elevado.

Conoce el Cornish rex, un atlético gato inglés

Clasificado en la categoría 4 por la FIFe, el Cornish rex es una raza de gato muy musculada, esbelta y proporcionada. Su peculiar manto ondulado y de diversos colores, entre ellos el marrón anaranjado, unido a su complexión atlética, hace que esta raza esté fuera de la norma y se asemeje incluso a los galgos.

Cornish rex: cuidados

Una mutación genética accidental fue la responsable del pelaje rizado tan característico de esta raza. Como animal doméstico, disfruta de la compañía de las personas y es bastante activo. Sus patas, largas y delgadas, le confieren una majestuosa apariencia, que combina con unas graciosas orejas ligeramente más grandes que la media.

Te puede gustar