Las 10 intoxicaciones más comunes en perros

13 septiembre, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
La prevención es esencial para evitar las intoxicaciones más comunes en perros. Aquí puedes conocer las 10 más usuales en los hogares y cómo prevenirlas.

Los canes pueden llegar a ser verdaderas aspiradoras de comida y encontrar apetecibles sabores y olores insospechados. Si ciertos productos y alimentos no se mantienen a buen recaudo, puede que tengas que correr al veterinario por culpa de una de las intoxicaciones más comunes en perros.

Muchas veces, sin embargo, cuesta saber qué sustancia puede llegar a ser un problema y cuál no. Para ayudarte a comprenderlo mejor, aquí tienes los alimentos y productos más comunes que son capaces de intoxicar a tu cánido en el hogar. No te lo pierdas.

Las 10 intoxicaciones más comunes en perros

Una intoxicación en un perro tiene síntomas específicos según la sustancia ingerida, y estos van desde vómitos hasta signos neurológicos. Por tanto, si notas cualquier evento extraño en tu can (diarrea, dificultades para respirar, falta de coordinación motora y más) acude inmediatamente a la clínica: puede ser cuestión de vida o muerte.

Aunque lo mejor siempre sea buscar ayuda profesional, siempre viene bien conocer los posibles tóxicos domésticos para los canes con el fin de prevenir problemas. Aquí tienes los 10 más comunes.

1. Medicamentos

Ya sea por su buen olor o sabor, los medicamentos pueden percibirse como una golosina por parte de tu perro (los que son para niños contienen azúcar en ocasiones, por ejemplo). Por ello, si no tomas precauciones tu can podría intoxicarse por ingerir un principio activo venenoso para él o por sobredosis.

Los medicamentos más habituales en las casas y peligrosos para un perro son el ibuprofeno, el naproxeno y el paracetamol. Otros, como antidepresivos, medicamentos para el TDAH, derivados de la vitamina D, relajantes musculares o píldoras anticonceptivas pueden causar un choque tóxico en un can si se ingieren en cantidades elevadas.

Existen muchos tipos de laxantes para perros.

2. Rodenticidas

El perro puede intoxicarse comiéndose el veneno rodenticida o cazando a un roedor que lo haya ingerido. Estos químicos para ratones y afines suelen contener una neurotoxina llamada brometalina que produce pérdida de apetito, problemas motores o parálisis en las extremidades posteriores, temblores musculares y convulsiones.

También hay compuestos anticoagulantes que buscan que el roedor muera por hemorragias internas. Su ingesta representa una urgencia veterinaria.

3. Chocolate, una de las intoxicaciones más comunes en perros

El chocolate contiene teobromina, al igual que los refrescos de cola, el extracto de guaraná y el té (aunque estos últimos lo expresan en menor cantidad). Esta sustancia es altamente tóxica y produce sed extrema, diarrea, ritmo cardíaco dispar, jadeos, temblores y convulsiones en los canes que la consumen.

La urgencia dependerá del tamaño del perro y de la cantidad de chocolate ingerida, pero no dejes de acudir a la clínica por leve que parezca el cuadro.

4. Basura

Los canes que consiguen meter la cabeza en el cubo de los desechos y darse un festín pueden intoxicarse por la comida en mal estado que se encuentren allí. La liberación de toxinas por parte de las bacterias descomponedoras provoca signos neuromotores y digestivos en el animal.

Los frutos secos enmohecidos contienen Penitrem A, una neurotoxina que provoca dolor abdominal, vómitos, diarreas, deshidratación y shock.

5. Plantas venenosas

Otra de las intoxicaciones más comunes en perros ocurre en casas con jardín. Algunas plantas, aunque hermosas, pueden ser un verdadero peligro para tu can. Los signos más comunes tras ingerir vegetales tóxicos son vómitos, babeo excesivo, aumento de la frecuencia cardíaca, convulsiones, coma e incluso la muerte.

Algunas de las plantas venenosas más presentes en jardines y casas son los lirios, las adelfas, las suculentas y los crisantemos. Si quieres informarte sobre qué macetas son seguras para tu can, la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales (ASPCA) proporciona una lista completa de plantas a tener en cuenta en este ámbito.

6. Marihuana y otras drogas

El consumo de marihuana, cocaína u otras sustancias de fácil acceso puede causar accidentes también en los perros. La marihuana, por ejemplo, provoca dilatación de la pupila, hipotermia, cambios bruscos de comportamiento, agresividad puntual, temblores musculares, nistagmo (movimientos involuntario de los ojos) y convulsiones.

7. Productos de limpieza del hogar

Los productos de limpieza son tan tóxicos para ti como para tu perro, por lo que no caben dudas acerca de cuáles hay que dejar fuera de su alcance. Los síntomas van desde vómitos y diarrea hasta convulsiones y muerte, pasando por úlceras y signos neurológicos. Algunos son más peligrosos que otros, pero todos afectan de mayor o menor manera a la salud de tu can tras la ingesta.

8. Insecticidas

Los productos insecticidas (ya sea para el hogar, jardín o uso agrícola) son causa de algunas de las intoxicaciones más comunes en perros. Aunque no lo ingieran directamente, pueden inhalarlo en el caso de difusores o pulverizadores. 

Hay varios síntomas asociados a la intoxicación por insecticidas: fiebre, vómitos, anorexia, depresión, temblores musculares, pupilas constreñidas, aumento de la frecuencia cardíaca e insuficiencia respiratoria. Dependiendo de la cantidad a la que se haya expuesto, el can puede no mostrar signos clínicos o requerir asistencia inmediata.

9. Metales pesados

Aunque parezca difícil de imaginar, un perro puede intoxicarse con metales pesados a través del aire, bebiendo agua contaminada o incluso al ingerir alimentos tratados con ciertos químicos. La urgencia veterinaria más común es porque el can ha bebido de una lata de pintura.

10. Setas venenosas, una de las intoxicaciones más comunes en perros de campo

Llevar a los perros al campo debe ser una actividad vigilada, pues el animal podría comerse algo peligroso para su salud cuando nadie lo mira. Es el caso de las setas, ya que algunas especies son mortalmente venenosas, como la Amanita phalloides o la Lepiota brunneoincarnata, muy parecida al champiñón.

La intoxicación empieza a notarse a las 6 u 8 horas de la ingesta y los síntomas son fuertes dolores gastrointestinales, vómitos y diarreas.

Los cuidados de un perro esterilizado son múltiples.

Nunca esperes a que aparezcan los síntomas

Como has podido leer en todos estos ejemplos, los síntomas que producen las intoxicaciones son, en muchos casos, similares entre ellos. Si no has visto qué ha podido comer el perro para ponerse enfermo, no podrás saberlo a partir de los signos clínicos.

Nunca esperes para acudir al veterinario aunque los síntomas de tu can sean leves. Puede que para evitar posteriores consecuencias sea necesario un lavado de estómago, la aplicación de carbono activado o proporcionarle algún antídoto al can. Por su seguridad y tu tranquilidad, prevén las intoxicaciones y cuenta con un veterinario de urgencias 24 horas.

  • Toxic and Non-Toxic Plant List - Dogs. (s. f.). ASPCA. Recuperado 11 de septiembre de 2021, de https://www.aspca.org/pet-care/animal-poison-control/dogs-plant-list
  • Daza, M., & Ayuso, E. (2004). Intoxicaciones más frecuentes en pequeños animales. Clínica veterinaria de pequeños animales24(4), 0231-239.
  • Albaine Pons, J. R. (1985). Biología de Cannabis Sativa (Marihuana): efectos sobre animales de laboratorio. Ciencia y sociedad.