El labrador: conoce todas las ventajas de esta raza de perros

Virginia Duque Mirón 17 septiembre, 2015
Su aspecto dulce y su energía hacen de este perro una excelente opción como compañero de aventuras y paseos de todo tipo. Por naturaleza, el labrador es un fiel acompañante. 

El labrador es un animal muy versátil. En consecuencia, se adapta fácilmente a cualquier lugar y, por supuesto, a su familia. A pesar de que es muy conocido por su capacidad de ser un buen perro lazarillo, tiene muchas otras características que vale la pena conocer y destacar. Te las comentamos con detalle a continuación.

Fisonomía del labrador

El labrador es un animal con una fisonomía de tamaño grande y compacta, pero muy armoniosa. La longitud de su cuerpo y sus extremidades están muy equilibradas; las patas son fuertes y sus pies, redondos. En tanto, la cabeza es ancha, con orejas cortas y caídas, hocico ancho, de longitud media y ojos separados (en tonos marrones).

Su constitución le permite tener una gran fuerza, tanto en la tierra como en medios acuáticos; por esta razón, esta raza es una de las que mejor se desempeña en el agua. 

El labrador es un animal muy enérgico, siempre dispuesto a la actividad y al ejercicio, por lo que necesita suficiente espacio para desenvolverse. Sin embargo, este perro también disfruta del hogar y del acompañamiento familiar. De hecho, tiene un carácter muy cariñoso.

En cuanto a su pelaje, este puede ser negro, chocolate o dorado. Su pelo es corto, liso, de doble capa y muy grueso; es muy fácil de cuidar. No se le harán nudos ni tendrás que pasar mucho tiempo cepillándolo después del baño.  

Variedades y características

El labrador puede encontrarse en las siguientes variedades:

  • Inglesa: se trata de un labrador mucho más corpulento y fuerte que el americano. Su cuello es considerablemente más ancho y sus miembros son más fornidos. Tiene las patas más cortas que el americano e incluso su cola es más ancha y fuerte.
  • Americana: se trata de un perro de rasgos más atléticos. Tiene tanto el cuerpo como los miembros más delgados. Su hocico y patas son más largos que los de la variedad inglesa. La cola del labrador americano es más delgada y se estrecha hacia la punta.
El labrador retriever es una de las razas de perros más conocidas en todo el mundo.

Independientemente de la variedad, el carácter y los aspectos físicos mencionados anteriormente —como el color del pelaje— son rasgos compartidos. Por otra parte, ambas variedades tienen un tiempo de vida largo, comprendido entre los 10 y los 13 años, aunque con buenos cuidados pueden llegar a vivir un poco más.

El buen carácter del labrador

El labrador es de sobra conocido por su buen carácter. Siempre está dispuesto a ayudar y con los niños es simplemente excepcional. 

Asimismo, suele ser respetuoso con otros perros, aunque puede ser un poco suspicaz y reticente ante los desconocidos, especialmente cuando aún es cachorro. Por este motivo, es importante que lo ayudes a socializar.

Quizá hayas escuchado que este perro puede ser destructivo. No porque sea esta una característica intrínseca de su raza, sino porque el labrador necesita sentirse parte de una manada. Sin embargo, pertenecer no significa tener que dominarla.

¿Quién debe ser el jefe de su manada en este caso? Su dueño: tú. Si el labrador no siente que tú eres su líder, se convertirá en un perro desobediente. Así que, si lo adiestras desde cachorro, no habrá ningún problema.

El labrador necesita ejercicio regular

A pesar de que puede vivir en un apartamento, este perro necesita ejercicio regular para estar en buena forma y liberar energía. Así que, si vives en un lugar pequeño, piénsalo bien, pues aunque no esté reñido, deberás dedicar cierto tiempo a realizar ejercicio físico con él.

El labrador es una raza de perro originaria de Terranova.

Debido a su fortaleza y tamaño, el labrador puede realizar una rutina de ejercicios intensa. Puede correr detrás de ti mientras vas en bicicleta y también puede trotar junto a ti por el parque durante más de 15 minutos. Para él, el ejercicio se trata de una actividad divertida y dinámica.

Lo importante es que lo mantengas bien hidratado y que no lo sobrealimentes, ya que esta es una raza que presenta una marcada tendencia a engordar con facilidad; comer de más podría provocarle, en el futuro, problemas para su salud.

¿Quieres un perro dulce, tierno, obediente, adiestrable, cariñoso, leal y bueno con los niños y que, además, se adapte a vivir en un lugar pequeño o te pueda servir de guía y acompañante? No lo pienses más, ¡el labrador es tu mejor opción!

Te puede gustar