La mujer que rescata murciélagos

Laura Huelin · 12 agosto, 2018
Megan Church es la mujer que lleva 10 años ayudando a estos mamíferos voladores en Australia; los ayuda a recuperarse para reintroducirlos en la naturaleza

Por suerte, siempre hay personas concienciadas contra el sufrimiento animal y que entregan desinteresadamente su tiempo y sus recursos en ayudar a los que más los necesitan. Este es el caso de la mujer que rescata murciélagos y ya ha conseguido salvar a cientos de ellos.

La mujer que rescata murciélagos

Por culpa de nuestro entorno altamente urbanizado muchos animales se encuentran en problemas con más frecuencia que si estuvieran en la naturaleza. Se pueden golpear con los coches, se quedan atrapados en naves industriales y algunos se meten en casas de las que luego no pueden salir.

Estos problemas afectan a muchos animales diferentes: pájaros, zorros, gatos ferales… Los murciélagos no son una excepción. Por suerte, cuentan con la experiencia y el cariño de una mujer cuyo trabajo es cuidarlos y sanarlos hasta que pueden volver a su hábitat natural.

Megan Church ha estado rescatando murciélagos en Australia durante casi 10 años. Después de pasar por una dura enfermedad autoinmune, encontró fuerzas para mejorar y recuperarse gracias a los murciélagos. Como muchos otros rescatistas, empezó cuidando a crías huérfanas.

Murciélago nariz de cerdo
Fuente: http://greenarea.me

Pero pronto se corrió la voz de que ella sabía cuidar a estos mamíferos voladores. Así, se convirtió en la mujer que rescata murciélagos en el sentido más amplio de la palabra. Cuando alguien se encuentra un murciélago en problemas, ella acude y puede ayudarle a recuperarse.

Durante estos años que lleva ejerciendo su tan generosa labor se ha encontrado murciélagos en todos los lugares imaginables: enredados en ramas de árboles, enganchados dentro de las chimeneas de las casas… Los casos más frecuentes son los animales que se quedan enganchados en verjas y alambradas.

Sin embargo, Megan también sigue cuidando a crías huérfanas: les da el biberón, las limpia y las protege como lo harían sus madres. Sorprendentemente, a las crías de murciélago les tranquiliza tener algo que morder y abrazar, así que también les crea chupetes y los arropa alrededor de peluches.

La importancia de los murciélagos en su hábitat

La mujer que rescata murciélagos vive en Australia, en una ciudad cercana a Sidney. En esta zona, la mayor parte de las especies de murciélagos son de la especie llamada zorro volador de cabeza gris, de las más grandes que existen.

Zorro volador: murciélago

A pesar de la fama que sufren los murciélagos, esta especie es frugívora: se alimentan únicamente de frutas y néctar de flores. Tienen una dieta muy variada, por lo que cumplen un gran papel diseminando semillas y replantando árboles, además de polinizar plantas.

Pueden desplazarse largas distancias desde sus nidos hasta los lugares en los que encuentran comida. Son el mamífero frugívoro que recorre las distancias más largas, de manera que son imprescindibles para la salud de los bosques tropicales.

Un futuro para los murciélagos

La mujer que rescata murciélagos, Megan Church, sabe que la meta de sus rescates es devolver a los animales sanos y salvos a la naturaleza, en las condiciones óptimas en las que puedan sobrevivir y rehacer su vida en libertad. Por eso, todos los animales que pasan por su casa están ahí de manera temporal.

Cada rescate se termina cuando el animal puede volver a la naturaleza. Algunos necesitan más cuidados que otros: muchos solo están cansados o confundidos, mientras que otros se han hecho daño y necesitan estar vigilados durante varias semanas.

Megan Church tiene un canal de Youtube, Megabattie, donde registra –en inglés, ya que es australiana– sus rescates y sus éxitos. Se pueden ver vídeos de cómo encuentra a los animales, de bebés que todavía toman el biberón y de la parte más importante: cuando están preparados para volar solos, vuelven a la naturaleza.

Cómo podemos colaborar rescatando animales

Todas las especies animales necesitan gente dedicada a velar por su bienestar. No todas las personas viven en ambientes en los que se pueda ayudar a animales tan exóticos, pero todos podemos ayudar a seres que lo necesitan.

Si cuentas con tiempo libre y experiencia, las protectoras de animales siempre están buscando voluntarios nuevos. No solamente se ocupan de perros y gatos: hay santuarios dedicados a animales de granja, hay asociaciones que se especializan únicamente en roedores…

Si tu tiempo libre es más limitado, hay muchas otras maneras de ayudar a los rescatistas: proveerles de material, donar dinero, ayudarles a recaudar fondos e incluso a veces necesitan algo tan simple como un conductor que les ayude a llevar animales a los veterinarios.

Aunque, como bien recuerda Megabattie después de cada vídeo, hay animales que precisan unos conocimientos específicos para ser ‘tocados’. Hay murciélagos que podrían ser peligrosos; incluso los gatos callejeros pueden contagiar enfermedades. Si quieres salvar animales, primero debes asegurarte a ti mismo.

La mujer que restaca murciélagos vive en Australia y lleva casi una década ayudando a estos pequeños mamíferos voladores. Sin embargo, no es la única dedicada a salvar vidas: organizaciones y particulares de todo el mundo se vuelcan con los animales que lo necesitan.