La iniciativa del lazo amarillo permite a tu perro tener su espacio

Se trata de otorgar un distintivo al can para que, en lugares en los que hay que convivir con más usuarios, estos entiendan que el can no está preparado o cómodo para la interacción con personas que no conoce

A la hora de interactuar con un perro que no es el nuestro hay muchas variables que debemos tener en cuenta. Desconocemos el carácter, las circunstancias y las manías del animal, y muchas veces nos acercamos sin pensar o sin preguntar al dueño.

La iniciativa del lazo amarillo permite dar la voz de alarma a desconocidos que quieren tocar a un animal que no quiere que le toquen, porque necesita su propio espacio, como cualquier persona. Ahondemos un poco más en este proyecto y en sus objetivos.

Qué es el Yellow Dog Project o Proyecto Perro Amarillo

El Yellow Dog Project es una iniciativa a nivel internacional que permite a los dueños señalar con un pañuelo o distintivo amarillo atado a la correa que su perro necesita tener su propio espacio. Busca, sobre todo, concienciar a la sociedad sobre las diferentes reacciones que puede suscitar un acercamiento indeseado.

Proyecto perro amarillo

Un animal puede requerir este lazo amarillo por diferentes causas. Puede que sea un cachorro en pleno proceso de adiestramiento al que puede confundir o asustar la proximidad de desconocidos, o puede que se trate de un animal que padezca algún tipo de lesión.

Este lazo es especialmente importante si nuestro perro es miedoso, nervioso o si tiene un historial de actitudes hostiles hacia desconocidos. El objetivo de esta iniciativa no es marcar a estos perros negativamente, sino permitir al dueño y al animal disfrutar con tranquilidad de sus paseos en entornos con desconocidos.

Esta iniciativa incluso da un nombre a los perros que pueden necesitar este lazo amarillo: DINOS, es decir, Dogs In Need Of Space, que en español se traduce como Perros Que Necesitan Espacio.

Los perros necesitan espacio

Para qué no sirve la iniciativa del lazo amarillo

Existen una serie de concepciones erróneas en torno a esta iniciativa. Sin embargo, utilizar el lazo amarillo solo puede resultar beneficioso para tu animal. Los prejuicios más habituales en relación con el Proyecto Perro Amarillo son los siguientes:

  • La iniciativa del perro amarillo no sirve como excusa para no adiestrar a tu perro. El proyecto busca dar un poco más de espacio a animales que lo necesitan y evitar situaciones desagradables, tanto para la mascota como para el dueño. Esta medida puede ser a corto o a largo plazo, y puede proteger a animales que han sufrido abusos y que aún no se sienten cómodos en presencia de otras personas. En cualquier caso, siempre debes educar a tu mascota y buscar ayuda profesional. El lazo amarillo no te exime de responsabilidad.
  • El lazo amarillo no es sinónimo de un fracaso o de una confesión de culpa. Por la razón que sea, tu perro necesita esta medida. Ni tú ni él tenéis nada de qué avergonzaros, ni nada que explicar. Si tu animal tiene tendencias agresivas, el lazo amarillo en todo caso es señal de que estás trabajando para mejorar las cosas. Por ello, deberías hasta enorgullecerte.
  • La iniciativa del lazo amarillo no hace que los problemas de tu animal desaparezcan. Por mucho que tu perro lleve este distintivo, si le sometes a una situación estresante o que ponga a prueba sus límites, su respuesta puede ser igual de negativa.

El hecho de que te estés planteando utilizar este pañuelo ya es sinónimo de que la situación de tu perro te preocupa, y de que quieres que esté lo más cómodo posible. Cuantos más dueños la conozcan, mayor será el nivel de concienciación y mejor será la calidad de vida de tu perro.

Te puede gustar