La elegancia del Spitz Finlandés

El Spitz Finlandés, también conocido como Finkie o Suomenpystykorva, es una raza típica de la región nórdica de Europa. Sobre todo, de Finlandia. Pertenece a la secular familia Spitz, y está entre las razas más antiguas presentes en la cultura occidental.

Los orígenes

Su historia remonta a los mitos sobre la existencia de perros lobo. Según se cuenta, los primeros ejemplares de Spitz Finlandés fueron resultado del cruce natural entre los perros lobo de las turberas.

Este “wolfdog” habría sido el primer ejemplar de híbrido perro-lobo en convivir con el hombre. Los registros históricos hacen suponer que el perro lobo de las turberas empezó a acompañar a los hombres de las regiones lacustres de la Europa nórdica hace más de 10 mil años.

Con el paso de los años, la apariencia de la raza fue cambiando hasta llegar a lo que se conoce actualmente.

Spitz Finlandés: una raza y muchas transformaciones históricas

El Spitz Finlandés, así como a mayoría de los ejemplares de su familia, destaca por su capacidad de caza. Es considerado el perro nacional de Finlandia desde los años 70.

Su historia está marcada por atravesar muchos cambios históricos que lo llevaron al borde de la extinción de la raza. Los primeros ejemplares de Spitz fueron llevados a Europa por las tribus que cruzaron los caminos de Eurasia hasta llegar a Finlandia.

La llegada de otras razas a las regiones nórdicas y las mezclas genéticas pusieron en riesgo la existencia del Spitz Finlandés.

A mediados del siglo XIX se descubrieron especímenes de Spitz Finlandés que aparentemente jamás se habían mezclado con otras razas.

Esos perros actuaron como verdaderos salvadores de su raza. Fueron rescatados, protegidos e incentivados a reproducirse controladamente entre sí para rescatar la pureza de la raza y salvar el Spitz Finlandés de la desaparición.

La evolución hasta la actualidad

El comienzo de la crianza profesional en Estados Unidos permitió que el Spitz Finlandés fuera posteriormente reconocido como raza por la American Kennel Club en los años 80. Era la década de los 60.

Por sus inumerables calidades de olfato, persecución y aprendizaje, y su adaptabilidad a la convivencia con humanos, era un animal útil. El Spitz Finlandés fue utilizado a lo largo de los años como perro de caza de pequeños roedores y algunas aves.

Hasta el día de hoy son utilizados en Finlandia para cazar urogallos y ardillas. Ya en Estados Unidos obtuvo éxito principalmente como perro de compañía. Actualmente, se pueden ver ejemplares de Spitz Finlandés en toda Europa y América.

Perro en una exhibicion
Fuente: Karelka-layka

En relación a su herencia genética del lobo, se destaca respecto a su carácter templado y vivaz, y facilidad de aprendizaje. Tiene buena convivencia con niños y devoción por su familia. Es considerado el más activo y sociable de los perros nórdicos.

¿Cuáles son las principales características del Spitz Finlandés?

En relación al físico, el padrón de la raza Spitz Finlandés es de porte medio, construcción cuadrada. Tiene una estructura física atlética, aunque más delgada en relación a los demás perros nórdicos.

Su apariencia noble transmite vivacidad y simpatía. Puede asemejarse a un simple vistazo a un zorro, pero no está relacionado con este animal. Posee la cabeza delgada y las orejas son triangulares, erectas y peludas.

El abundante pelaje, compuesto por una capa doble, impide que el animal pierda calor para el ambiente. Por eso son adaptables a los climas fríos, y pueden presentar cambios comportamentales si son sometidos a temperaturas muy elevadas.

Los pelos de la capa exterior y visible son largos, gruesos y brillantes, presentando coloración mayormente rojiza.

Los machos de Spitz Finlandés presentan altura estándar de 43 a 51 cm, mientras que las hembras van de 39 a 45 cm. El peso equilibrado de los ejemplares varía entre 14 a 16 kg para los machos y entre 11 a 13 kg para las hembras.

La esperanza de vida ronda los 12 años. No posee tendencias a enfermedades graves o genéticas. Algunos ejemplares pueden presentar raramente luxación de rótula o epilepsia.

Los cuidados específicos deben ser dedicados al pelaje y a la piel. Su pelo debe estar bien seco para no acumular humedad y proliferar microorganismos.

Su temperamento es de un típico cazador. Es muy enérgico y veloz, por lo que necesita espacios al aire libre para ejercitarse.

Fuente de las imágenes: Karelgerda y Karelka-layka.

Categorías: Perros Etiquetas:
Te puede gustar