¿Qué es la ehrliquiosis canina?

La ehrliquiosis canina es también conocida como Pancitopenia Tropical Canina, Enfermedad de las Garrapatas o Fiebre Hemorrágica Canina.  Es una enfermedad infecciosa generalizada y grave. Presenta número de casos diagnosticados creciente en Europa, América, Asia e África.

El aumento de los casos de ehrliquiosis canina en los últimos años se debe básicamente a la proliferación del Rhipicefalus sanguineus. Se trata de una garrapata de color marrón que actúa como vector. Es decir, abriga y transporta el verdadero causante de la enfermedad: la bacteria Ehrlichia Canis (E. Canis).

A pesar de desarrollarse más fácilmente en el organismo de los perros, la bacteria también puede afectar gatos y humanos. Con ello se originan graves daños a la salud.

¿Qué es la ehrliquiosis canina y cómo es transmitida?

La ehrliquiosis canina es un proceso infeccioso generalizado ocasionado por un ejemplar de la familia de las ricketsias: la bacteria Ehrlichia Canis (E. Canis). Los microorganismos de esta familia pueden provocar también innumerables enfermedades más benignas que la ehrliquiosis canina.

La primera notificación científica de una Ehrlichia Canis ocurrió en Argelia durante la década de 30. Sin embargo, la ehrliquiosis canina solo se tornó más visible durante la Guerra de Vietnam. Allí, un buen número de perros militares fallecieron muy rápidamente.

La enfermedad en la actualidada

Pero es solamente en la década de los 80 cuando las ricketsias ganan importancia en los estudios médicos. La Ehrlichia Canis es una bacteria intracelular que se aloja en la saliva de la garrapata Rhipicefalus sanguineus. Este pequeño parásito tiene enorme capacidad de supervivencia.

Tienen el riesgo de infección no solamente las mascotas de la gran ciudad. También los animales de gran tamaño en las zonas rurales o animales salvajes de zonas más calurosas.

La ehrliquiosis canina es transmitida por medio de la picadura de las garrapatas infectadas por la bacteria Ehrlichia Canis. Por eso es importante no exponer el perro infectado al contacto con otros canes. Así se evita la proliferación masiva de la enfermedad.

¿Cuáles los síntomas y tratamientos de la ehrliquiosis canina?

Después de infectado, el periodo de incubación en los perros pode durar de 2 a 6 semanas. Los primeros síntomas concretos de la ehrliquiosis canina pueden tardar hasta dos meses para aparecer:

  • Falta de apetito y pérdida de peso.
  • Fiebre frecuente.
  • Secreciones o hemorragias en ojos y nariz.
  • Dificultad para respirar o respiración pesada.
  • Edemas por el cuerpo.
  • Equimosis o moretones en la piel.
  • Hinchazón de los ganglios.

Agravamiento de la enfermedad

En caso de que la enfermedad no sea tratada debidamente después de la aparición de los primeros síntomas, puede evolucionar. En este supuesto, los síntomas se agravan y se asemejan al de una meningitis humana:

  • Alteración de los sentidos y de la percepción.
  • Sensación de hormigueo en los miembros.
  • Falta de coordinación de los movimientos.
  • Cojera.
  • Cambios humorales.
  • Pérdida de la consciencia o demencia.

La intensidad de los síntomas depende de factores propios de cada animal. Un perro con baja inmunidad o más sénior puede presentar síntomas más rápidamente y/o más intensos que los animales más jóvenes y con buena salud.

El diagnóstico a tiempo

El diagnóstico temprano es fundamental para permitir la cura completa de la ehrliquiosis canina. Al principio, el tratamiento consiste en administrar antibióticos de 3 a 4 semanas. Cuando el perro tiene anemia, también se realizan transfusiones sanguíneas.

Si la enfermedad no alcanzo las meninges, es posible recuperar casi totalmente la calidad de vida del animal. Pero los daños en las meninges suelen ser irreversibles y llevan al fallecimiento.

Muchas veces es difícil reconocer los síntomas de la ehrliquiosis canina. Se pueden confundir o camuflar con señales de trastornos menores o benignos. Por eso, la mejor forma de evitar la ehrliquiosis canina es llevando periódicamente tu mascota al veterinario. Allí se harán las consultas y análisis de control y rutina.

También es indispensable evitar que los parásitos, contaminados o no, ataquen el cuerpo del animal. Para eso, lo recomendable es realizar el tratamiento antiparasitario interno y externo periódicamente. Además, se pueden hacer uso de jabones o collares anti pulgas. Otra opción son los remedios naturales para espantar los parásitos a través del olor.

En el caso de la ehrliquiosis canina, la prevención es mejor que cualquier remedio. Prestar atención a tu mascota puede salvarle la vida.

Fuente de la imagen principal: Mills Baker

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar