Kaelle: gatita de avanzada edad que nadie podía consolar al ser abandonada por su familia, finalmente es feliz

Cuando nuestras mascotas llegan a una edad avanzada es cuando más nos necesitan. Por eso cuando una gatita de 17 años fue abandonada por su familia todo parecía gris.
Kaelle: gatita de avanzada edad que nadie podía consolar al ser abandonada por su familia, finalmente es feliz

Escrito por Jhoan Adrian

Última actualización: 25 abril, 2022

Mucho se habla de la emoción que da al conocer a tu nueva mascota. Poderla tener en tu regazo con tan solo días de nacida y derretirse de amor por los tiernos que son.

Sin embargo, como todos en la vida, nuestras mascotas van creciendo y con ello sus necesidades van cambiando de acuerdo a la etapa en la que se encuentran. Es por eso que, cuando llegan a una edad avanzada, es cuando más llegan a depender de nosotros.

Los gatitos y los perritos, llegan a acostumbrarse, conectar y a amarnos de una forma tan profunda que muchas veces no resisten al abandono. Es común ver en los refugios a numerosos animalitos ancianos que han sido dejados por sus dueños porque ya no quieren encargarse de ellos.

La vida para estos animales es muy incierta porque usualmente las familias buscan adoptar a los más pequeños. 

Un gatito de 17 años llega a un refugio con el corazón roto

Es por eso que cuando Kaelle, una hermosa gatita de 17 años, fue llevada a Chatons Orphelins Montreal, una organización que se encarga de rescatar mininos en Montreal, Canadá, todos sabían que su estado de ánimo no tenía nada que ver con su salud.

El equipo de rescate fue a buscarla a su casa por petición de su propia familia. Una vez en el centro de atención fue revisada y Kaelle se mostró muy dócil y cabizbaja. Se le notaba un poco confundida.

Se la pasaba en una esquina de su jaula con la mirada caída. Cada vez que le tocaba una revisión, el equipo se encargaba de mimarla para hacerle entender que todos ahí la querían mucho.

Se notaba que Kaelle había caído en una profunda depresión. Así que necesitaría rehabilitación antes de poderle encontrar una nueva familia.

Afortunadamente, una voluntaria en el centro de rescate se interesó por Kaelle y decidió llevarla consigo para ayudarla a salir del hueco en el que había quedado. La gatita apenas parecía reaccionar ante cualquier estímulo o contacto, estaba muy desolada.

Amadine, su nueva mamá adoptiva, se encargó poco a poco de ganarse su confianza. Aunque en un principio la gatita se mostró tímida y distante con su nueva cuidadora, con mucho amor y paciencia  logró ganarse de nuevo su corazón.

La gatita ahora buscaba por toda la casa la presencia de Amadine para recibir sus caricias. Parecía que la antigua minina que había estado en el refugio nunca había existido. Su mirada triste quedó en el pasado y ahora ambas eran mejores amigas.

“Kaelle es tranquila por naturaleza y le encanta que la acaricien. La gusta estar cerca de sus humanos y hacerles compañía mientras trabajan”, comentó su cuidadora.

Ahora la gatita ya está lista para encontrar una nueva familia que esté dispuesta a darle todo el amor que se merece. Aunque no le fue fácil superar el abandono de las personas con las que estuvo casi dos décadas, podemos ver que el amor es la cura más poderosa para cualquier herida emocional. 

Es necesario fomentar el amor hacia nuestras mascotas, sobre todo el compromiso de cuidarlos aún en sus peores momentos. Estas criaturas son tan nobles y amorosas que podrían incluso morir de tristeza al ver nuestro rechazo.

Como Kaelle, hay muchas historias de animales ancianos que terminan en refugios o, aún peor, en las calles. Por eso, si no estamos listos para comprometernos con la vida de otro ser vivo, es mejor considerar seriamente la decisión de adoptar.