Hombre sin hogar y perrito se aferran abrazados tratando de sobrevivir en el frío

Estos dos amigos hicieron todo lo posible para protegerse, pero tuvieron un final trágico. Mira su historia:
Hombre sin hogar y perrito se aferran abrazados tratando de sobrevivir en el frío

Escrito por Nicolás Forero

Última actualización: 11 septiembre, 2022

Los perritos tienen bien ganado el reconocimiento de ser los mejores amigos de los seres humanos. Pues, les brindan un amor incondicional y segundo a segundo encuentran las mejores alternativas para alegrarles el alma.

Además, permanecen a su lado sin importar que no tengan una gran cantidad de recursos económicos o se encuentren pasando por las situaciones más difíciles. Debido a ello, es una realidad que a lo largo de los años se han convertido en la mejor compañía de las personas que no tienen un hogar.

Tal como lo demostró el maravilloso vínculo que construyó un habitante de calle con un canino que tampoco tenía una vivienda. Sin embargo, lastimosamente, tuvieron un desenlace desgarrador.

Por eso, en este artículo te compartimos su historia, con la intención de que la sociedad reflexione y estos casos no se sigan presentando.



La amistad de calidad entre el hombre sin hogar y el peludito

Lulo fue un hombre brasilero que a lo largo de su vida enfrentó diferentes problemas. Por lo tanto, se quedó sin un hogar y tuvo que valerse de la ayuda de los transeúntes del municipio de Severo para poder comer algo.

No obstante, en medio de esa situación adversa, se cruzó con una de las mejores bendiciones. Pues, Bingo —un perrito que también deambulaba por las calles sin rumbo fijo— se le acercó y le hizo saber que quería estar junto a él.

De ese modo, formaron una amistad magnífica y se volvieron inseparables. Tanto así que, con lo poco o mucho que conseguía, el hombre saciaba al peludito con algún bocado.

Así mismo, entre juntos se resguardaban los pasos, se hacían sentir protegidos y batallaban para sobreponerse a cualquier obstáculo. Pero, un hecho natural los perjudicó al máximo.

La adversidad que desató un final desolador

En el instante en el que Lulo y Bingo se estaban refugiando en los andenes de las calles brasileras, la temporada de frío intenso comenzó en el municipio. De esa manera, la salud de ambos se fue resintiendo poco a poco.

A raíz de esto, el hombre se dedicó a conseguir recursos para comprarle una manta a su mejor amigo perruno y llevarlo a un veterinario. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, muchas personas lo ignoraron y a él le fue imposible recolectar todo el capital que necesitaba.

No obstante, algunos individuos que lo conocían se dieron cuenta de su problema. Por consiguiente, le regalaron una cobija.

A causa de esa colaboración, juntos pudieron arroparse y lidiar unos días contra el frío. Pero, posteriormente, la maldad humana volvió a dejarlos en jaque.

Esto debido a que alguien les robó la manta y los volvió a dejar expuestos a las bajas temperaturas. De ese modo, al hombre y al canino no les quedó más remedio que acurrucarse juntos para proporcionarse algo de calor.

Pero, justo en una de esas noches, el municipio registró el frío más bajo. Por lo tanto, desafortunadamente, Lulo y Bingo partieron de este mundo.

Pues, no tuvieron cómo hacerle frente a la inclemencia climática y se congelaron. De esa manera, al otro día los encontraron abrazados sin vida.

En consecuencia de ello, el corazón de muchos ciudadanos quedó lleno de impotencia. Esto ya que manifestaron que ningún ser vivo debería estar expuestos a los fríos torrenciales.

Por ende, a causa de la conmoción, realizaron todas las gestiones pertinentes para enterrarlos en el cementerio municipal. Es así como hoy en día sus restos descansan ahí, mientras ellos se siguen amando en el más allá.

El hombre y el perro en la calle.


La reflexión de la sociedad

Tras este desenlace tan lamentable, una gran cantidad de individuos se han unido para expresar los cambios que necesitan ponerse en práctica para evitar otros casos similares.

De ese modo, en primer lugar, han afirmado que los gobernantes deberían preocuparse por hacer refugios en los que los seres más necesitados puedan estar a salvo durante esas temporadas de frío. Pues, proteger las vidas debe ser la prioridad de todos.

Por otra parte, han manifestado que los individuos necesitan tener mucho más amor y empatía hacia el prójimo. Esto ya que no es justo que, en lugar de socorrerlos, los perjudiquen.

Y, por último, han dicho que es importante que todos apoyen la iniciativa de donar. Pues, un abrigo o un plato de comida pueden salvar vidas.

Te podría interesar...
Hombre sin hogar comparte con su perrita la poca comida que logra conseguir
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Hombre sin hogar comparte con su perrita la poca comida que logra conseguir

Este hombre sin hogar conmovió a todos, pues se acostó junto a su perrito a compartir de la comida que le regaló una mujer.



  • Sauquet, Teresa. (2014). Empatía hacia los animales: ¿innato o adquirido? Una aproximación teórica a la educación infantil en los valores de empatía y respeto hacia los animales. 10.13140/RG.2.1.2182.8646.