Hematoma del oído en gatos y perros

Yamila · 2 abril, 2019
Si tienes un perro con orejas largas o un gato que no ha sido castrado, debes tener cuidado porque son propensos a sufrir lo que se conoce como hematoma del oído... ¡con consecuencias graves para su salud!

¿Sabías que tu gato o tu perro puede sufrir un hematoma del oído? En este artículo te contaremos un poco más sobre este problema, más común de lo que imaginas… ¡y que puede evitarse!

¿Qué es el hematoma del oído?

Antes de hablar del hematoma del oído, debemos aprender un poco sobre la estructura auditiva de los animales. Al igual que sucede con las personas, estos tienen pequeños vasos sanguíneos, que pueden romperse por un golpe, un movimiento brusco o una infección.

Cuando esto sucede, el sangrado puede ‘quedar’ debajo de la piel y formar una pequeña bolsa, la cual acumula pus y sangre. Estas bolsas de fluidos que se forman dentro de las orejas de los perros o los gatos se conocen también como otohematomas.

Una vez que se produce un hematoma del oído, el animal sacudirá mucho más la cabeza y esto puede provocar sangrado o derrame de otros fluidos (pus por ejemplo). Un otohematoma puede ser tan grande que incluso bloquee la entrada del canal auditivo.

Son más propensos a sufrir un hematoma del oído aquellos perros con orejas largas que caen a los costados de la cabeza, como es el caso de los cocker spaniel, los beagle, los bloodhound o los cavalier King Charles spaniel.

Hematoma del oído en gatos

En lo que se refiere a los gatos, también pueden ser más vulnerables los machos no castrados. Las peleas entre congéneres por una hembra en celo puede provocar heridas en todas partes del cuerpo, incluidas las orejas.

Causas y síntomas del hematoma del oído

El riesgo de padecer un otohematoma aumenta en aquellos canes que por hábito o costumbre mueven la cabeza hacia los laterales. Incluso sucede cuando tras ingresarles agua en los oídos giran las orejas con fuerza.

Por este motivo, se dice que hay ciertas condiciones que se relacionan con el hematoma del oído, como es el caso de las alergias y las infecciones por hongos o parásitos. Incluso, pueden producirse cuando la mascota tiene pulgas o garrapatas y, en el afán de rascarse, se lastima los vasos sanguíneos del interior del oído.

Otras causas de hematoma del oído en perros y gatos son las infecciones, la presencia de algún objeto extraño o el desarrollo de ciertos parásitos, como es el caso de los ácaros. Entre los principales síntomas del otohematoma podemos encontrar:

  • Inflamación dolorosa con fluido en los oídos.
  • Picores en las orejas.
  • Lesiones en la piel de las orejas y oídos.
  • Enrojecimiento.
  • Alopecia o partes de la oreja sin pelo.
  • Quejidos al tocar la oreja del perro.
Cómo se eliminan los ácaros en las orejas de los perros

Cómo evitarlo o tratarlo

Es importante no permitir que el hematoma se convierta en un gran bulto en la oreja. Primero porque es molesto para el animal, y segundo porque en cualquier momento este puede reventar y ensuciar todo de sangre y pus.

Los hematomas en los oídos son bastante evidentes: en casos leves se trata de un bulto pequeño que, al presionar levemente, se nota la presencia de líquido, y en situaciones más graves –acompañado por una oreja caliente o enrojecida– el bulto es más firme. En este último caso, es importante llevarle de inmediato al veterinario.

El profesional se encargará de punzar la zona con una jeringa para extraer los fluidos. Pero esto no es la solución, ya que esa bolsa que quedó vacía se volverá a llenar al poco tiempo. Por ello, el tratamiento recomendado es la cirugía, la cual cataliza (cierra) el conducto de la bolsa para que no traiga problemas a futuro.

Para evitar todo este sufrimiento en nuestra mascota, es muy importante evitar que se cree dicho bulto o bolsa de sangre y pus. Presta mucha atención a los cambios en su comportamiento, si no se deja tocar la cabeza, si gira las orejas todo el tiempo y si se queja mientras duerme.

Por supuesto, la prevención también radica en secarle bien las orejas los días de lluvia o después del baño, controlar que no haya heridas causadas por otros animales y erradicar las pulgas y garrapatas con el uso de pipetas u otros tratamientos. De esta manera, reduciremos al máximo la aparición y consecuencias del hematoma del oído.

  • Castro, L. P., & Ribeiro, R. S. (2016). OTOHEMATOMA EM CÃES. Anais Do Simpósio de Trabalho de Conclusão de Curso.