Gran basset grifón vendeano

Miguel Rodríguez · 25 diciembre, 2017
Esta raza combina las cualidades de un gran perro sabueso con el carácter de un perro muy familiar y, aunque algo terco, es muy amable, juguetón y se lleva muy bien con los niños

El gran basset grifón vendeano es una raza de sabueso oriunda de Francia, especializada en la cacería de conejos y otros animales más grandes. Son muy famosos en el sur del país, donde se práctica con regularidad la caza con escopeta.

Gran basset grifón vendeano

Esta especie surge del cruce entre otras dos razas para crear una versión más pequeña de de las anteriores, y así servir a propósitos más puntuales. La raza de la que extrae más características es del gran basset.

Se trata de un sabueso poderoso de tamaño mediano, un poco terco pero muy leal a su amo. Es el compañero ideal para el cazador con escopeta, capaz de rastrear y de derribar hasta las presas más grandes como un jabalí.

Surge a mediados del siglo XIX, cuando el Conde de Elva buscaba desarrollar una raza con extremidades más rectas, y obtuvo el resultado que se asemeja a nuestros perros actuales. No fue hasta que Paul Dezamy, en su afición para cazar liebres, perfeccionara el tamaño de la raza, lo que dio su aspecto actual.

Gran basset grifón vendeano: comportamiento

Algunos ejemplares se coordinan muy bien en equipo. Es por esto que en la quinta edición de la Copa de Europa, un grupo de gran basset fue el ganador en la cacería de liebres.

Aspectos físicos

Esta especie de sabueso es un poco más grande en relación a otros sabuesos, si bien lo que no tiene es tamaño lo compensa en energía y habilidad. Tiene extremidades muy densas y un olfato muy poderoso, lo que hace que cualquier animal con pelaje denso esté a su alcance.

Cabeza
  • El cráneo resalta un poco sobre el cuerpo y, además, presenta rasgos óptimos.
  • El hocico es más alargado que el cráneo, lo que otorga a la testa una forma cuadrada. Los labios superiores cubren casi en su totalidad la mandíbula inferior. Poseen unos bigotes muy grandes.
  • La nariz es notable, con buena pigmentación.
  • Los ojos son de tamaño mediano y ovalados, y nunca presentan blancos; así, la mirada expresa inteligencia y curiosidad.
  • Las orejas se insertan detrás de la cabeza. Son grandes, flexibles y finas, recubiertas de largos pelos.
Cuerpo
  • Posee el cuerpo típico de los otros basset.
  • Tienen un pecho bastante amplio y prominente.
  • El cuerpo es un poco alargado y las costillas son un poco redondas. Su espalda es recta, y terminan en arco.
  • La cola es de inserción alta, y empieza gruesa al principio para terminar un poco más fina. Suelen llevarla en alto, como si de un sable se tratara.
  • Las extremidades son cortas pero densas.

Temperamento.

El gran basset es un animal bastante cauteloso, y siempre está observando y olfateando el suelo en donde dará la siguiente pisada. Asimismo, es un animal muy leal a su dueño, que avisa cuando hay algo de interés en la cercanía; sin embargo, y como contrapartida, puede llegar a ser muy terco para obedecer órdenes.

Gran basset grifón vendeano: carácter

Como mascota, es un animal que brinda excelente compañía, pues tiene una personalidad muy amable y juguetona, y además se lleva bien con los niños. Necesitan buena actividad física para drenar su energía, pues de lo contrario, empezarán a manifestarla con conductas muy negativas como desobediencia y ladridos.

En este sentido, su entorno favorito reside en el campo, pues ahí puede correr libremente y perseguir casi cualquier cosa, aunque también se adapta a la vida urbana si se cría desde cachorro. Lo mejor es tener varios perros viviendo junto a él, ya que le encanta estar en manada.

La mejor manera de entrenarle es aplicando una serie de ejercicios para mantener su estado físico y, de esta forma, hacer que se tranquilice durante el día. Como es un perro adaptado a la caza, se debe socializar desde temprana edad y, de igual modo, hay que enseñarle obediencia desde cachorro para evitar problemas futuros.

Salud y enfermedades

El gran basset grifón vendeano es un perro que no presenta muchas complicaciones. Algunos aspectos más graves yacen en una columna que se puede desviar con la edad; en la piel, que puede presentar dermatitis, y en las orejas, con una perdida de audición progresiva.

Fuera de esto, el gran basset no precisa de cuidados intensivos. Si tienes uno merodeando libremente por el campo te recomendamos que revises diariamente su cuerpo para hallar cuerpos extraños, así como parásitos que su pelo pueda haber traído consigo.

Su pelaje es un poco largo, por lo que se debe cepillar entre dos y tres veces por semana para eliminar los pelos muertos; adicionalmente, debes darle un baño cada dos semanas para mantenerlo radiante y en buen estado. Y como todo perro que se tercie, te recomendamos un chequeo mensual con el veterinario para comprobar su salud.