Gatos siameses, elegancia gatuna

El más bonito, sin lugar a dudas, con su esbelto cuerpo claro y sus ojos azules. Los gatos siameses, además de elegantes, son tranquilos pero a la vez muy curiosos. ¿Te gustaría saber más sobre esta raza? Entonces sigue leyendo.

Gatos siameses tradicionales y modernos

gato siames

Dentro de la raza Siamesa hay dos variedades. La primera se la conoce como “Tradicional” o “Thai”, y es la original (por llamarla de alguna manera). Para conocer su historia debemos viajar a la antigua Siam (hoy Tailandia), donde fueron mascotas exclusivas del Rey y su familia, ya que consideraban tenían un carácter puro debido a su color blanco, sagrado en la región.

En este país son conocidos como Wichien-Maat, y se cree que aparecieron en el siglo XIV. Por ser considerados de alto valor y sagrados cuando una persona de alto rasgo fallecía, se colocaba un gato siamés cerca del cuerpo para que pueda recibir el espíritu. Tras ello se decía que el animal era el guardián del difunto y vivía en un templo o monasterio, rodeado de todo el lujo que podamos imaginar.

Las formas redondeadas de su cuerpo y rostro, el hocico corto, los ojos alargados y celestes o azules y la cola corta con punta redonda son algunas de las características de los gatos siameses tradicionales.

Por su parte la variedad moderna data de 1890 aproximadamente. Una década antes habían sido llevados desde Siam hasta Inglaterra y Estados Unidos y tenido contacto con otras razas gatunas. Se trata de un animal estilizado y esbelto, con hocico fino y ojos almendrados, cuello delgado y largo y pelaje claro en el manto y oscuro en las orejas, la cara, las patas y la cola.

Personalidad de los gatos siameses

Una leyenda antigua dice que el gato siamés surgió cuando un mono y una leona se enamoraron. De esa unión imposible nacieron unos cachorros que combinaban cualidades de ambos animales. Esta historia es perfecta para comprender el carácter de este felino: valiente como un león y ágil como un mono.

Como sucede con la mayoría de los felinos, son seres más que independientes. En el caso particular del Siamés, si bien son fieles a sus dueños, nunca se someterán por completo a él e incluso puede que demuestren su agrado o desagrado con el maullido.

Es un gato bastante afectuoso (demuestra el cariño con frecuencia) y se siente muy ligado a sus propietarios. Puede llegar a ser muy sociable y sobre todo curioso. Esta última es su principal cualidad. Si bien esto es normal en los felinos, en los siameses aparece con más intensidad. Estará continuamente investigando el entorno, si hay objetos nuevos o buscando cosas que llamen su atención.

Por otra parte, es muy ágil debido a su contextura física y su musculatura. La hiperactividad y energía de los gatos siameses son similares a las demás razas asiáticas. Quizás pase horas corriendo y saltando por toda la casa. Es por demás juguetón y alegre.

Además, un Siamés es más que sociable, inteligente, vivaz. Atención, que también se trata de gatos sensibles y tiernos que ronronean con mucha facilidad y suelen escoger a una sola persona como dueño absoluto (te darás cuenta de quien es porque es al que le pide mimos y atención).

Cuidados necesarios y salud de los gatos siameses

gato siames himalayo

Si estás pensando en adoptar un gato siamés, debes recordar que podrás llevarle a casa cuando haya cumplido tres meses de edad. Antes de ello no se habrá socializado ni aprendido todo lo que la madre le tiene que enseñar. Pasado ese tiempo puede que no se adapte a su nuevo hogar.

Los machos son más grandes e impetuosos y las hembras más silenciosas y dóciles. Debes saber también que se trata de una raza muy prolífica y durante la época de celo los maullidos son insoportables. Muchos dueños optan por esterilizar al animal tras la primera cría.

Entre los aspectos positivos de esta raza (que puede presentar estrabismo en sus ojos) merece la pena destacar su pelo corto, que no requiere demasiados cuidados y que es limpio por naturaleza.