¿Los gatos pueden comer queso?

Laura Morales Negrin · 27 julio, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 26 julio, 2021
El queso no forma parte de la dieta natural de los felinos. Aun así, podrían tomarlo de manera moderada siguiendo algunas indicaciones. Si quieres saber cuáles, te invitamos a descubrirlas.

Hay personas que aman el queso y otras que lo odian. Es difícil encontrar a alguien en el punto medio. Si un tutor es amante de este producto lácteo y tiene un felino en casa, habrá podido comprobar que este alimento llama mucho su atención, pero ¿pueden los gatos comer queso?

A la hora de responder a esta cuestión, es importante analizar cómo es la dieta correcta de estos animales, así como sus características y necesidades nutricionales. A continuación, se responderá a esta pregunta y se expondrán varias indicaciones a tener en cuenta sobre el asunto. No te lo pierdas.

¿El queso es bueno para los gatos?

No es extraño preguntarse si pueden los gatos comer queso o si este alimento es malo para ellos. Este tipo de cuestiones deben ser planteadas, pues hay alimentos muy tóxicos para los animales que son muy habituales en la dieta humana.

El queso se obtiene a partir de la leche de diversos animales, como pueden ser la vaca, la cabra y la oveja. Por ello, es una gran fuente de proteínas de origen animal, además de aportar calcio, magnesio y fósforo y también un considerable volumen de grasas.

Dicho esto, lo principal que hay que destacar ante la pregunta de si el queso es óptimo para los felinos es que estos son animales carnívoros. Su dieta debe estar compuesta, principalmente, por proteínas de origen animal, pero siempre proveniente de carne fresca o procesada.

Aunque los beneficios proteicos del queso son altos, también lo son las grasas y la sal, que no es nada buena para estos animales. Aun así, este no es el factor determinante a tener en cuenta. Lo más importante es saber que la gran mayoría de gatos adultos son intolerantes a la lactosa.

Pero, ¿cómo es esto posible si estamos muy acostumbrados a ver imágenes de gatitos bebiendo leche? Pues bien, esto es así porque, cuando los cachorros son lactantes, la leche materna es su único sustento. Por ello, su organismo está continuamente produciendo la enzima lactasa, encargada de digerir la lactosa.

Tipos de queso en una mesa.

Cuando llega el momento del destete, el gato ya está preparado para recibir otro tipo de dieta, por lo que su cuerpo irá, poco a poco, disminuyendo la producción de lactasa. Por este motivo, muchos felinos acaban volviéndose intolerantes a la lactosa, ya que no cuenta con la enzima que les ayudaba a digerirla en otros momentos de su vida.

En estos casos, al consumir productos lácteos, el gato podría acabar presentando problemas digestivos, como son la diarrea, los gases y los vómitos. Aunque se podría decir que los gatos pueden comer queso, no es lo más indicado para ellos. Aun así, se les puede llegar a ofrecer, siempre siguiendo ciertas indicaciones. Te las exponemos a continuación.

¿Cómo ofrecer queso a un felino de forma ocasional?

Lo importante es tener en cuenta que el consumo de queso debe ser muy moderado si no se quiere encaminar al animal a los problemas mencionados. Por supuesto, en ningún caso hay que olvidar que su dieta debe estar compuesta casi en su totalidad de carne.

Si el gato se vuelve como loco con el olor del queso, se puede ofrecer un pequeño dado a modo de premio durante las sesiones de entrenamiento. Esto ayudará a fijar sus aprendizajes mediante el refuerzo positivo. Eso sí, es importante que durante esas actividades no se empleen solamente los snacks a modo de premios, puesto que puede acabar influyendo en el peso del felino.

Además de lo mencionado, si se realizan recetas caseras para la dieta de los gatos, se pueden emplear algunos quesos, como los magros, para darles un toque diferente de sabor y hacer felices a los felinos.

Por último, en caso de que el queso le guste al gato y no reaccione de manera adversa al consumirlo, se puede utilizar como método de camuflaje a la hora de dar los medicamentos al animal. Su sabor opacará al del propio fármaco a la vez que atraerá al gato para comérselo.

¿Pueden los gatitos comer queso?

Ha quedado claro que los gatos adultos suelen desarrollar intolerancia a la lactosa y, por lo tanto, el queso administrado de forma habitual no es bueno para ellos. Aun así, ¿pueden los gatos cachorros comer queso? Mientras estos se alimentan de leche materna siguen produciendo lactasa, por lo que digerir productos lácteos es más fácil.

Sin embargo, como señalan expertos, cuando un gato está preparado para comer alimento sólido es cuando empieza a dejar de producir la enzima citada. Con lo cual, aunque los riesgos pueden ser menores al principio, también acabará siendo un inconveniente para los cachorros relativamente pronto.

Tipos de queso ideales para gatos

Los leche de vaca es una de las que más grasas posee. Por ello, los quesos elaborados con esta leche no son los más adecuados para los felinos. Para ellos, es mejor optar por quesos algo más ligeros, como pueden ser los de oveja o de cabra.

Estos suelen ser más fáciles de digerir, con lo que se evitarían problemas gástricos en el animal. Aun así, como siempre que se ofrece un alimento nuevo a las mascotas, es mejor darles una pequeña cantidad y estar muy pendiente de las posibles reacciones adversas.

Cantidades de queso

Como ya se ha mencionado, los gatos pueden comer queso de manera ocasional, pero no hay una dosis específica indicada para ellos. Aun así, ciertas investigaciones indican que los gatos adultos podrían llegar a digerir hasta 6 gramos de lactosa al día sin problema.

Sin embargo, cabe recordar que muchos quesos tienen un alto contenido en sal —además de otros condimentos— y su aporte en grasas en muy elevado. Por eso, no es aconsejable llegar a esta cantidad. Darlo como premio o usarlo complementando alguna receta casera varias veces al mes sería más que suficiente para saciar el capricho del felino y no causar daños.

Un gato se come un queso.

Más allá de esto, a la hora de afirmar si pueden los gatos comer queso o no y cuánto, es importante tener en cuenta el estado de salud de cada uno de ellos. Por este motivo, antes de ofrecer un alimento al felino que no se sabe si va a ser adecuado o no, lo mejor es preguntar a un veterinario por las necesidades nutricionales del animal.

  • Mitos y dietas alternativas en perros y gatos. Revisión sobre sus efectos y recomendaciones. Recogido el 25 de julio en https://riucv.ucv.es/bitstream/handle/20.500.12466/58/Mara_Sillero_Vizcaino_pdf.pdf?sequence=5
  • Pellizzari Cid, J. (2015). Crianza, amor y respeto. Guía visual para el cuidado básico de perros y gatos en la familia.
  • Behrend, K. (2017). Gatos. Editorial Hispano Europea.
  • Can Cats Eat Cheese? Recogido el 25 de julio en https://www.hillspet.com/cat-care/nutrition-feeding/can-cats-eat-cheese
  • Diarrea en gatos. Recogido el 25 de julio en https://www.avepa.org/articulos/diarrea_en_gatos.pdf