Filariosis canina: causas y tratamiento

Esta grave afección, conocida como enfermedad del gusano del corazón, puede provocar la muerte del perro; por fortuna, a día de hoy la cura tiene un 95% de efectividad

Es posible que hayas escuchado hablar sobre la filariosis canina, pero quizá no sepas a qué se refiere este término. Vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre esta enfermedad que afecta a nuestras mascotas: qué es, cómo diagnosticarla y cómo tratarla.

Qué es la filariosis canina

El nombre científico del parásito que ocasiona esta enfermedad es Dirofilaria immitis. No se deben subestimar sus efectos, ya que es potencialmente mortal y muy grave.

El parásito en sí es un gusano de color blanco que puede desarrollarse hasta medir 30 centímetros de longitud; afecta al corazón y los pulmones del animal. Por eso, es conocido comúnmente como el gusano del corazón.

La forma en la que un perro llega a infestarse con este gusano es a través de la picadura de un mosquito. Un mosquito que haya picado a un perro que ya tenga el gusano absorbe las microfilarias a través de la sangre, las cuales se desarrollan en el intestino del mosquito, que puede contagiar a otros perros u otros animales.

Una vez que las larvas del gusano han entrado a través de la picadura en el perro, estas tardan entre 3 y 4 meses en desarrollarse. Se crean montones de ellas, que causarán obstrucciones en el corazón, lo que dificultará que el flujo sanguíneo llegue a órganos vitales como los riñones y el hígado, que verán resentido su funcionamiento.

Filariosis canina: síntomas

En el caso de los cachorros, solo tendrán esta enfermedad si la madre ya era portadora de ella, y siempre serán gusanos de menor tamaño y longitud. Pero, obviamente, los cachorros se convertirán en transmisores directos de la enfermedad.

Cada perro puede albergar hasta 300 gusanos en su cuerpo, que podrían mantenerse con vida entre cinco y siete años hasta que acabaran con la vida del can por un paro cardíaco.

Síntomas de la filariosis canina

Para saber si tu perro sufre esta enfermedad es esencial conocer sus síntomas y así poder actuar de manera rápida. No obstante, como dijimos anteriormente, las larvas tardan unos cuatro meses en desarrollarse, por lo que no será hasta después de seis meses de que estas hayan entrado en el perro que se comiencen a notar los síntomas.

Al haber pasado tanto tiempo, lo más normal es que los órganos del perro ya estén muy afectados, lo que hace vital las visitas periódicas al veterinario, en las cuales se podría diagnosticar de manera más temprana.

Estos son los síntomas más comunes:

  • Tos
  • Cansancio extremo
  • Respiración anormal
  • Pulso débil
  • Menor apetito
  • Hinchazón en el vientre
  • Taquicardias
  • Sangrado por la boca y la nariz
  • Encías pálidas
  • Orina oscura

Si ves algunos de estos síntomas en tu perro, no dudes en ir inmediatamente al veterinario. La rapidez con la que actúes podría salvar la vida de tu mascota.

Cómo diagnosticar la filariosis canina

A través de pruebas sencillas, tales como una radiografía, se puede reconocer esta enfermedad; permitirá ver las posibles anomalías en el corazón del animal. No obstante, otras pruebas como análisis de sangre o la prueba serológica ELISA,la cual se realiza con un centrifugado de la sangre podrían ser necesarias.

Filariosis canina: diagnóstico

El electrocardiograma se llevaría a cabo para rastrear las corrientes eléctricas que el corazón genera. Por norma general, esta será una prueba muy importante, y que influirá en gran medida en el tratamiento que se administrará en cada perro.

Tratamiento de la filariosis canina

Según cada perro, el tratamiento diferirá de uno a otro. Todo dependerá del estado del animal, así como de lo avanzada que esté la enfermedad. Hace varias décadas, el arsénico era el componente principal de la medicación con la que se trataba la filariosis canina, aunque los efectos secundarios eran devastadores.

Hoy día, con los avances en medicina y tecnología, los medicamentos han cambiado: los efectos secundarios son casi inexistentes y su éxito de curación se ha incrementado hasta alcanzar el 95 % de efectividad.

El tratamiento se concentrará en matar el gusano del corazón, pero tendrá que ir combinado con reposo absoluto de la mascota. Que apenas se mueva permitirá que el medicamento actúe y los gusanos vayan muriendo lentamente. Si se moviera demasiado, los gusanos podrían huir a otra parte del cuerpo y evadir el tratamiento.

Sabemos cuánto te preocupa la salud de tu mascota y que verlo mal te parte el corazón. Tranquilo, incluso esta grave enfermedad tiene curación. Solo haz tu parte.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar