¿Existen perros agresivos o hay dueños peligrosos?

Mariela Ibarra Piedrahita · 21 abril, 2015

Es muy común escuchar hablar a las personas de que tal o cual raza es agresiva. Esto corresponde, además de una injusticia, un mito en general alimentado por los medios de comunicación como las caricaturas o el cine. Desafortunadamente la mala fama que ganan algunas razas las llevan a su prohibición en ciertas regiones, el bajo índice de adopción o al sacrificio de animales pertenecientes a las mal llamadas “violentas”. Así que nos preguntamos ¿existen perros agresivos o hay dueños peligrosos?.

Para hacer claridad sobre este aspecto hay que partir de un punto, ningún perro nace siendo agresivo. Existe un elemento claro y es la tendencia a desarrollar personalidades agresivas debido a un patrón de territorialidad o dominancia presente como característica de la raza. Sin embargo, esto es solo una tendencia, y se evita fácilmente a través de un proceso adecuado de educación.

Incluso las razas con menor índice de territorialidad, terminarían desarrollando actitudes agresivas si no se les enseña bien, y lo peor es que es un fenómeno muy común. La agresividad en los canes está relacionada con dos factores importantes:

La falta de socialización

Así como los humanos que han crecido en situaciones de aislamiento extremo desarrollan actitudes poco habituales, produciéndose resistencia a la vida en sociedad, un perro al que no se le ha permitido compartir con otros animales o personas desarrollará desórdenes de personalidad que derivan en la agresión.

Estos perros usualmente no son alejados de su entorno, por lo que se vuelven muy territoriales y protectores, es por esto que no permitirán el acceso a ningún extraño, sea humano o animal.

La socialización debe hacerse una vez que el cachorro complete su cuadro de vacunación (pues antes es vulnerable a bacterias o virus que tengan otros animales), y se debe hacer tanto dentro como fuera del hogar.

Es saludable para los perros desarrollar vínculos con otras mascotas, debido a que son animales pertenecientes a estructuras sociales complejas y jerarquizadas.

El maltrato

maltrato animales

El perro abusado físicamente, abandonado o aislado, será un animal con bajo nivel de confianza, por lo que desarrollará una personalidad nerviosa y desconfiada ante los extraños. Los perros nerviosos deben manejarse como animales en situación de riesgo, pues en caso de sentirse acorralados, pueden acudir a la agresión como medida defensiva.

El maltrato causa en los perros profundos daños psicológicos, que difícilmente les permitirá establecer una relación de confianza con otros, en especial si ha pasado mucho tiempo atado o alejado.

Dentro de los animales maltratados se incluyen aquellos que son criados para agredir a otros, como es el caso de los perros de pelea, quienes deberán recibir terapia para poder superar los traumas que les deja una vida de combate y poder establecer vínculos sociales con otros.

Un perro que no ha recibido cariño difícilmente conocerá un camino diferente a la violencia, es por esto que reaccionan como lo hacen. Gran parte del problema se debe a falta o exceso de disciplina con los animales, así como desconocimiento sobre las características y necesidades de la raza.

Cuidados y atenciones

Para evitar que un perro desarrolle características antisociales, se lo debe criar fortaleciendo su confianza en otros. También hay que alimentarlos apropiadamente para que no sienta la necesidad de competir por la comida. Se le debe disciplinar sin violencia, sacar a pasear para que tenga diferente tipo de experiencias y permitirle el contacto con otros.

Hay que tener presente que un perro enfermo o herido puede llegar a agredir como respuesta al dolor que está padeciendo. Por ejemplo, si nuestro can se ha lastimado en alguna parte y lo tocamos ahí, lo más probable es que nos gruña o nos muerda, para que le soltemos y dejemos de causarle dolor. Una buena forma de evitar la agresividad es determinar qué la está causando.

Razas consideradas peligrosas

perro agresivo

Desafortunadamente los malos hábitos de muchas personas frente a la crianza de sus animales, así como estigmas que han quedado enmarcadas en las mentes de las personas, han derivado a que se esgriman leyes en las que se sataniza la tenencia de algunas razas, entre estas se encuentran:

Dependiendo del país, existen más o menos razas en estas listas negras, aunque en su mayoría se establecen parámetros de convivencia como pasearlos con correa y bozal, en otras se prohíben su tenencia o cría.

Sin embargo, como planteábamos al inicio de este artículo, lo peligroso no son las razas, son las personas irresponsables y peligrosas que hacen que sus personalidades se tornen violentas.