¿Estoy listo para tener una mascota?

Yamila · 2 mayo, 2018
Para ello, debemos estar en disposición de espacio, presupuesto, tiempo libre y de alguien que lo cuide en nuestra ausencia

Adoptar un perro o un gato es una gran responsabilidad; se trata de un ser vivo con diferentes necesidades que debemos cubrírselas. Te recomendamos que pienses muy bien antes de tomar una decisión de estas características. Para ello, lee el siguiente artículo donde te daremos algunas claves para saber si estás listo para tener una mascota.

¿Cómo saber si estoy listo para tener una mascota?

Has visto vídeos de perritos y gatitos, y automáticamente dices ‘quiero uno’ o quizás te has enterado de que un amigo está dando en adopción a los cachorros que ha tenido su mascota. Sin embargo, esta no es una decisión para tomar a la ligera. Los animales no son juguetes y mucho menos una cosa que se puede desechar cuando nos aburrimos o nos cansamos de ellos.

Quizás no sabes si estás listo para tener una mascota y quieres contar con la certeza antes de decidir adoptar una. Puedes responder a estas preguntas para conocer mejor tus intensiones:

1. ¿Para qué quieres una mascota?

Esto es lo primero que debes responder y precisas ser muy objetivo y sincero. Tal vez buscas una mascota porque te sientes solo en casa, porque amas a los animales, porque buscas a un compañero para hacer ejercicio o porque cuando eras pequeño en tu hogar siempre hubo un perro o un gato.

2. ¿Le cuidarás durante años?

Según la especie, la raza o los cuidados, una mascota puede vivir más de 10 años; por lo tanto, es un compromiso en el largo plazo el que debes asumir. Esto significa que por más de una década deberás alimentarle, cuidarle, llevarle de paseo, asearle y cumplir con los controles veterinarios.

Gato mestizo: carácter

Como sucede con las personas, los animales envejecen y eso trae aparejado nuevos cuidados y tratamientos específicos.

3. ¿Cuentas con tiempo libre?

Esto es realmente importante, ya que adoptar una mascota no es dejarle en casa solo todo el día o pretender que el animal duerma las 24 horas para ‘no molestar’ si estás estudiando o descansando.

Un animal tiene sus necesidades en cuanto a ejercicio y actividades al aire libre, sobre todo si es un perro y vives en un piso en la ciudad. Por eso, debes pasearle por el parque o dar una vuelta a la manzana como mínimo una vez al día. No importa si llueve o nieva, hace frío o calor.

Además, un can no debe estar más de ocho horas al día sin compañía. ¿Por qué? Porque desarrollará ciertos problemas de comportamiento basados en la ansiedad, la depresión y el estrés. Por lo tanto, si sales de casa bien temprano y llegas muy tarde, te recomendamos que no tengas una mascota por el momento.

4. ¿Tienes suficiente presupuesto?

La comida –ya sea casera o pienso– y las citas con el veterinario, los juguetes, la cama y cualquier otra cosa que necesite te costarán dinero. Si bien no comen tanto como un ser humano (esto varía según el tamaño o la raza del animal), debes considerar si tu economía lo resistirá.

Condiciones para tener una mascota

Y recuerda que vivirá más de 10 años, por lo que debes hacer planes a futuro. Es verdad que no se puede predecir qué sucederá mañana, pero, si tienes muchas deudas y no llegas a fin de mes, por el momento no estás listo para tener una mascota.

5. ¿Sabes quién lo cuidará en tu ausencia?

Nos estamos refiriendo a las semanas en que sales de vacaciones, cuando quieres disfrutar de una escapada al campo o cualquier otra actividad que incluya irte de casa unos días.

Pero también, por supuesto, está relacionado con nuestra ausencia por una enfermedad o incluso fallecimiento. Muchas personas eligen ‘padrinos’ para sus mascotas, quienes se encargarán de ellas cuando no estén.

6. ¿Tienes lugar para una mascota?

Por último, para saber si estás listo para tener una mascota debes tener en cuenta el espacio disponible. Claro que siempre puedes mudarte, pero si vives en un lugar de pocos metros cuadrados te aconsejamos que elijas alguna raza de perro pequeña, como puede ser un caniche o un pug.