Los 8 errores cometidos al llevar a nuestro perro al parque

Virginia Duque Mirón · 23 enero, 2017

El parque es uno de los lugares preferidos de tu perro, estamos seguros. Y es posible que para ti también sea un momento de relax. Sucede si la zona por ejemplo está cercada. Así puedes utilizar tu tiempo en leer o relajarte mientras tu can juega con otros.

No obstante, hay varios errores comunes que podríamos llegar a cometer. Y además, estos podrían traernos problemas con otros perros, con los dueños de estos o incluso con la ley. Para evitarlos, hemos decidido escribir en este artículo cuáles son. Te lo contamos.

Los errores más comunes que cometemos con nuestro perro en el parque

llevar-tu-perro-al-parque

No recoger los excrementos

Aunque parece obvio que esto es algo que debemos hacer, es uno de los errores más comunes que cometemos o que otros cometen. Piensa por un instante: si nadie recogiera los excrementos de su perro, ¿podríamos tener un parque limpio al que llevar a nuestra mascota? La respuesta es obvia.

Además, solo con este leve gesto que no requiere nada de esfuerzo, estaremos contribuyendo a que el parque esté limpio. Y por supuesto, también a evitar que tu perro o los de otros se contagien de enfermedades.

No tener al perro educado

No estamos hablando de que tu perro deba saber hacer la voltereta en el aire, ni mucho menos. Pero es primordial que sepa obedecer órdenes como “suelta” o “ven”.

Así, en caso de que esté cogiendo algo que no es suyo o molestando a otro perro o persona, podrás pararlo sin esfuerzo facilitando la estancia en el parque con los demás.

Dejar que se ejercite en el parque

Soltar al perro en el parque nada más llegar, después de haber estado horas en casa reteniendo su adrenalina, no es buena idea. Especialmente si ya hay otros perros en él.

Estará en un estado de excitación que transmitirá a otros y esto ocasionará problemas seguro. Por tanto, o bien lo llevas a hacer un poco de ejercicio antes, o esperas a que pase un tiempo prudencial antes de soltarlo.

No detener a los perros groseros

A los perros no les gusta estar con otros canes poco agradables del mismo modo que a nosotros no nos gusta estar con personas groseras. Ellos no hablan como nosotros, sin embargo se comunican a través de las señales de calma.

Si uno de los perros se presenta siguiendo el protocolo canino, y otro lo ignora, esto podría generar una pelea que tú tienes el deber de detener, por el bien de tu mascota y de las de otros.

No dejes que juegue mientras está atado

A algunos dueños les da miedo soltar a su perro y permiten que juegue con canes que están sueltos. Esto es un error. Un peludo atado se sentirá más inseguro y con menos confianza que uno suelto.

Se sentirá intimidado por el otro que no está atado y podría generarse una pelea. Por tanto, o no lo sueltas y dejas que solo juegue con perros atados, o lo sueltas después de asegurarte de que no corre peligro jugando con otros.

Llevar a nuestra perra en celo

Si tienes una perra y está en celo, no la lleves al parque. Se generaría una situación incómoda y en caso de que la soltaras lo más probable sería que escapara. Evita los problemas antes de que ocurran.

Permitir que perros pequeños jueguen con grandes

perros-les-encanta-revolcarse

Los perros pequeños en ocasiones son vistos como presas por los más grandes. Por tanto, si tienes un can pequeño, asegúrate de que los grandes que hay en e parque son pacíficos y juguetones.

Si no es así, mejor ve a otro sitio o mantente cerca de tu perro con la correa puesta.

Estar pendiente del móvil

Recuerda que un perro es como un niño, que no se las puede arreglar por sí mismo y que depende de nosotros para todo. También necesita vigilancia, por lo que estar pegado al móvil mientras tu can anda suelto por el parque no es una buena idea.

Se podría generar una pelea, o una escapada y no darte cuenta de ello, o quizá hacerlo cuando ya es demasiado tarde.