Enfermedades de Transmisión Sexual en perros: ¿cuáles son las más comunes?

12 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara Gonzalez Juarez
Las enfermedades de transmisión sexual pueden ser un problema también para otras especies más allá de la humana. Por desgracia, los perros no son una excepción.

La educación sexual en humanos es algo que en los últimos tiempos se ha convertido en algo normalizado, debido a las campañas de prevención de enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, cuando se trata de los animales, nos cuesta un poco más pensar en ello. ¿Te has preguntado alguna vez si existen las enfermedades de transmisión sexual en perros?

La respuesta es que sí. Sobre todo si el perro de la familia está en celo, es importante saber qué enfermedades sexuales puede contraer. Si te interesa conocer las más comunes, sigue leyendo.

Las 3 enfermedades de transmisión sexual en perros

Podemos contar tres enfermedades de transmisión sexual en perros. Algunas de ellas, como veremos, no sólo se transmiten por vía sexual, por lo que presta mucha atención si quieres estar al tanto de cómo prevenirlas.

Un perro huele el trasero de otro perro.

1. Brucelosis canina

Esta ETS está causada por la bacteria brucella canis y se transmite a través de secreciones seminales y vaginales, así como por las mucosas oronasales y conjuntivales. Puede transmitirse de forma vertical —de madres a hijos a través de la placenta— u horizontal, de un ejemplar a otro. Esta bacteria se distribuye a lo largo de todo el globo.

El síntoma más común de la patología es la infertilidad. De hecho, esta bacteria se identificó en EE.UU por el gran número de perros estériles que se reportaron en 1966 durante un brote. Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Machos: inflamación de los testículos u orquitis e inflamación del epidídimo —epididimitis—. Ambos desencadenan infertilidad en el animal.
  • Hembras: esta bacteria puede causar abortos y la consiguiente infertilidad.

Esta ETS en perros es zoonótica, es decir, se puede transmitir a los seres humanos, por lo que todo tutor debe ser precavido a la hora de manejar al animal enfermo. En cualquier caso, tiene un tratamiento sencillo y se elimina fácilmente.

2. Herpesvirus canino

Este virus afecta a los cachorros antes de nacer. Si la madre contrae el herpesvirus canino durante el embarazo, los cachorros tendrán dificultades respiratorias, vómitos y falta de apetito, con una tasa de muerte cercana al 100 % en la camada infectada.

Por tanto, es importante realizar pruebas a las perras gestantes antes de que se queden preñadas, ya que esta enfermedad también puede provocar abortos y reabsorciones del feto. En adultos no suele causar mayores problemas, pero casi todos los cachorros enfermos mueren y el pronóstico de los supervivientes es devastador.

Esta ETS en perros no solo se transmite por vía sexual, sino que también puede contraerse mordiendo, lamiendo u olfateando a otros perros portadores, pues se puede contagiar a través de secreciones orales y nasales.

3. Tumor venéreo transmisible canino (TVT)

También conocido como sarcoma infeccioso, granuloma venéreo, linfosarcoma transmisible o tumor de Stiker, este tumor puede transmitirse también a través de los fluidos corporales como la saliva. Predomina sobre todo en climas tropicales y subtropicales.

Esta enfermedad provoca la aparición de tumores benignos con aspecto rugoso, como una verruga, en la zona de los genitales, que va reproduciéndose y creciendo.

Suele tratarse con quimioterapia, pues la localización de estos tumores es comprometida a la hora de realizar una cirugía. No es una enfermedad que amenace la vida del animal, pero es importante prevenirla porque puede tener consecuencias graves para él.

Prevención de las enfermedades de transmisión sexual en perros

Por descontado, la prevención de estas enfermedades pasa por conocerlas y saber cómo se manifiestan, ya que, como hemos visto, no solo se transmiten por vía sexual. Si sospechas de alguna de estas enfermedades, lo más importante es acudir a un veterinario especialista con presteza.

También  es necesario recalcar que, si castras a tu mascota, reducirás las conductas de apareamiento, hecho que previene gran parte de las probabilidades de contagio. En caso de querer cruzar canes con fines reproductivos, es importante realizar pruebas previas en ambos para descartar estas enfermedades.

En el caso del herpesvirus canino, si una perra ha tenido un aborto, es importante desinfectar la zona donde haya estado para evitar contagios a otros perros que puedan estar por allí. Además, para esta enfermedad existe una vacuna que está disponible en Europa que se administra a hembras gestantes.

Fiebre en perros bajo mantas.

Como habrás podido observar, el mundo de las ETS en perros es reducido, pero no por ello debe obviarse. Ten cuidado con los encuentros sexuales que tiene tu can, pues solo así te podrás ahorrar un disgusto innecesario.

Sota, P. (2017, 22 septiembre). Tumor venéreo transmisible en el perro | De la Sota | Ciencia Veterinaria. Portal de revistas académicas y científicas, Universidad de la Pampa. http://170.210.120.129/index.php/veterinaria/article/view/1941 Ardoino, S. M., Baruta, D. A., & Toso, R. E. (2006). Brucelosis canina. Ciencia Veterinaria8, 50-61.