Cómo elegir un hueso dental de golosina

Francisco María García · 27 noviembre, 2017

Cuando se trata de reconocer el afecto fiel y desinteresado que prodigan los perros, saber cómo elegir un hueso dental de golosina es un asunto importante. Un obsequio siempre será bien recibido por nuestra mascota que, además de compañía, provee ternura y fidelidad. Si aporta beneficios para su salud el bienestar será una realidad.

La masticación y la salud dental

Evitar el desagradable cepillado de los dientes y al mismo tiempo garantizar una correcta higiene bucal, aliento fresco, buena salud y diversión, pueden ir de la mano.  Hay diversas alternativas modernas: los masticables dentales, naturales o artificiales, son opciones de mercado. Sin embargo, lo fundamental es escoger el adecuado para cada raza de perro.

Cabe señalar que masticar es un comportamiento natural de los canes. De hecho, un hueso dental de golosina se convertirá en un cepillo de dientes particular, sin las incomodidades propias de esa tarea.

Además, los ejercicios, una dieta adecuada y las constantes visitas al veterinario complementan la higiene oral, indispensable para evitar infecciones, pérdida de los dientes e, incluso, daños en el organismo.

Los riesgos de presentar sarro, placa e inflamación de encías aumentan a partir de los tres años. Según la American Veterinary Dental Society, la angustia oral afecta a un 80% de los perros de esa edad y, los restos de comida que generan bacterias, blancas al principio y luego amarillas o marrones, se suman al mal aliento.

Perro con un hueso

Los huesos dentales de golosina están diseñados para atacar todas esas molestias, ejercitar la mandíbula y aliviar el estrés de la mascota. Adicionalmente, hay que tener en cuenta que el sangrado también se puede presentar y es un problema grave.

Por otra parte, es fundamental tener en cuenta el tamaño del perro y la condición de los dientes. Para los cachorros los masticables deben ser más blandos para que no dañen las encías, mientras que en los adultos, la dureza del hueso dental de golosina ayudará a prevenir daños, siempre que se ajuste al tamaño de la mascota.

A tener en cuenta en la elección un hueso dental de golosina

Hay varios tipos de huesos dentales de golosina: a base de cueros naturales de caballo y vaca, de ternera o cerdo. Lo más importante es analizar su calidad, la confiabilidad de los proveedores y que sigan las normas veterinarias de salud oral.

Algunas golosinas tienen sabores particulares, pero es importante verificar que no contengan aditivos nocivos ni hormonas. El nitrato de sodio, sorbato de potasio, colorantes artificiales y humectantes naturales son ingredientes a evitar.

A la hora de seleccionar un hueso dental de golosina deberemos estar atentos a los tiempos. Si el perro lo mastica y traga en segundos el producto no resulta de utilidad para la limpieza de los dientes y puede ocasionar asfixia y otros daños. Aquellos huesos que obligan a una masticación más prolongada son más eficaces.

Los masticables de buena calidad tienen enzimáticos orales de higiene que mantienen la placa bajo control. Estos se valen de la acción abrasiva con la actividad antiséptica natural, y algunos contienen fibra dietética y fuentes naturales de antioxidantes.

Por tratarse de golosinas se deben suministrar de manera adecuada, pues aumentan la ingesta de calorías de manera perjudicial. Es preciso puntualizar que nunca deben superar el 10% de la dieta diaria.

Variedades

  • Las golosinas tienen distinta consistencia, sabores, formas y tamaños. Algunas son suaves, blandas, útiles a temprana edad y en los procesos de entrenamiento, mientras que otras son secas y se asemejan a la comida humana.
Perro con un hueso
Autor: Analiz Villegas
  • Hay que tener cuidado, ya que pueden causar obstrucción intestinal si llegara a tragarlos. Por ello, es imprescindible buscar el tamaño adecuado para cada perro; y hay que seleccionar bien la golosina, que será su refuezo positivo.
  • Los huesos de animales producen caries dentales y problemas en el tracto gastrointestinal. Los más peligrosos son los de aves, de los que se debe prescindir, pues sus astillas pueden clavarse en la garganta o perforar el intestino y, así como las orejas de cerdo son una delicia para los perros, también conducen a la obesidad.
  • La dieta humana tampoco es recomendable; por ejemplo, las galletas, el queso o las salchichas son dañinas. Las zanahorias, carnes magras, manzanas, aves y mariscos, sin condimentos, son una opción adecuada.
  • Otros alimentos totalmente desaconsejados son la cebolla, las pasas y las uvas, pues son veneno para las mascotas. Además, el ajo solo puede ser suministrado con supervisión del veterinario.
  • La alternativa son huesos artificiales de cartílagos, de cuero natural anudados, de plástico o de carnaza real, que estén esterilizados.
  • Escoger los mejores huesos dentales de golosina es la mejor recompensa para un perro fiel, amoroso y alegre. Seguramente se lo merezca.