El significado del color de los gatos

El pelaje de los gatos, como todo en esta vida, tiene un significado concreto. Aquí te contamos cuál es y las bases biológicas de la variedad cromática en felinos.
El significado del color de los gatos

Última actualización: 17 enero, 2022

Una de las cualidades más llamativa de los gatos es la asombrosa variedad de colores que tienen. No es raro encontrar felinos de muchos colores dentro de la misma camada, indistintamente de si son de raza o mestizos. A continuación te dejamos algunos de los patrones más comunes y el significado del color de los gatos.

¿Qué significa el color de los gatos?

Como casi todos los mamíferos, los gatos poseen una capa de vello que recubre todo su cuerpo. Este sirve como aislante frente a las temperaturas extremas, pero también como protector ante caídas y como repelente de parásitos epidérmicos. Debido a los cruces genéticos a los que se ha sometido la especie a lo largo de los siglos, existen varios tipos de pelaje en félidos.

Antes de continuar, debes tener en cuenta que el color de un gato no corresponde a una raza. Las razas están determinadas por las características estructurales y genéticas descritas en un estándar y a veces están asociadas a un patrón cromático concreto, pero en otros casos no. Un gato de una misma variante puede presentarse en distintos colores según su distribución de genes.

El color del manto de un gato se genera por una condición genética derivada de sus colores principales, el rojo o el negro. Estos vienen determinados por los pigmentos feomelanina y eumelanina, respectivamente. Es por eso que se establecen determinados patrones, pero esto no hace que todos los gatos de un mismo color pertenezcan a una raza específica. Por ejemplo, no todos los félidos grisáceos son azules rusos.

Genes predominantes

Los genes predominantes en los colores del pelaje de los gatos son el negro y el rojo, todos los demás colores corresponden a genes modificantes que derivan en los mismos. De esta forma el rojo, en menor concentración, deriva en el crema. El negro en menores concentraciones puede tornarse gris (o azul) chocolate, canela o beige.

Los patrones más comunes

Ahora que ya sabes que la coloración de los gatos depende de su genética, estamos preparados para explorar los patrones más comunes en félidos. Recuerda que existen más de 70 razas reconocidas a día de hoy, así que la variedad te sorprenderá.

Atigrados (tabby)

Este es probablemente el patrón de manto más extendido en todo el mundo. Está directamente relacionado con los felinos salvajes y se puede observar en gatos grandes como leones o linces. Por esta y otras muchas razones, se cree que podría ser la original coloración de los distantes ancestros de los gatos domésticos.

La característica especial de este manto es que genera un patrón que puede ser a rayas como el Maine Coon, lineal como el gato Bengalí o punteado como el Ashera, siendo más comunes los animales con colores grises o naranjas. El patrón de tipo listado es el más común entre todos los gatos atigrados del mundo.

Posiblemente, este tipo de patrón se le deba a su ancestro más antiguo, el Felis lybica o gato salvaje de medio oriente. El manto de este gato era de un color gris, cubierto con otras tonalidades de grises que le ayudaban a generar un color desigual que camuflarse. Así pues, se trataría de un patrón cromático con fines crípticos.

El pelaje de los gatos que tienen esta característica normalmente tiene tres tipos de color en cada pelo, y es de la mezcla de cada uno de estos pelos que se genera la sensación de que son rayados.

Tipos de gatos tabby

Debido a su gran extensión, el patrón atigrado o tabby se puede presentar en diversas variantes. El significado del color de los gatos tabby es el siguiente:

  • Clásicos: estos felinos tienen una combinación de rayas, remolinos, manchas y lo que parece una diana a los lados de sus cuerpos.
  • Marcados: tienen bandas en cada tallo del cabello con un color más claro en la base, lo que crea una apariencia iridiscente moteada (pero sin rayas evidentes en el cuerpo). Los abisinios y los somalíes son razas con este patrón.
  • Mackerel: estos felinos tienen rayas verticales continuas en ambos lados de sus cuerpos y una línea de columna oscura que se extiende desde los hombros hasta la cola.
  • Manchados: como su propio nombre indica, estos gatos atigrados destacan por tener manchas de distinto calibre y distribución sobre su cuerpo.
Un gato con los ojos cerrados.

Tres colores

Son también conocidos como cálicos y la gran mayoría de los gatos con esta característica son hembras, al igual que los machos que nacen cálicos suelen ser estériles. Los colores más comunes en este tipo de félidos son un manto blanco con manchas rojas y negras.

Esta combinación está definida por el color naranja, ligado al cromosoma X, por lo que se piensa que esta es la razón por la cual terminan siendo casi todos hembras (estas son XX en lo que a cromosomas sexuales se refiere, mientras que los machos son XY). Hay ciertas excepciones en las que este patrón no se cumple, pero están asociadas a síndromes no esperables.

Un dato curioso sobre estos gatos es que son considerados de buena suerte y que atraen la fortuna. En Estados Unidos se conoce a estos felinos como gatos del dinero, mientras que en Japón se lo reconoce bajo la figura del Maneki Neko, o el gato que saluda, y es muy común encontrarlo como custodio en los negocios para atraer la prosperidad.

Un gato cálico con pelaje manchado.

Tortoiseshell

Los gatos con esta característica, al igual que los gatos cálicos, son en su mayoría hembras. Sin embargo, su pelaje suele ser una mezcla entre el negro, naranja y crema, formando un patrón similar al caparazón de las tortugas (de donde obtienen su nombre). Además, contrario a las gatas tricolores, ellas tienen poco o nada de blanco en su pelaje.

El rasgo tricolor que da lugar al tortoiseshell también se encuentra ligado al cromosoma X, razón por la cual casi no existen machos con este patrón cromático. Se dice de las gatas con este tipo de pelaje son especialmente vocales, les gusta recibir atención, son independientes y suelen ser muy celosas con sus dueños.

Un gato tortoiseshell.

Gatos blancos

Los gatos con manto completamente blanco tienen la presencia del gen W, que enmascara los demás colores haciéndolos blancos. Curiosamente, este gen transporta también la información de los ojos azules y la sordera. Por lo tanto, una gran cantidad de los gatos blancos de ojos azules serán sordos de nacimiento.

Los gatos albinos representan una realidad totalmente diferente. En estos casos, existe una herencia genética en el ejemplar que previene la aparición de pigmento negro (melanina) en todo el cuerpo del animal. Se diferencian fácilmente de los ejemplares blancos en que sus ojos son extremadamente pálidos y presentan una pupila rosada.

Los gatos albinos son más proclives a padecer ciertas enfermedades, ya que carecen del pigmento que los protege de los rayos solares.

Un gato albino sobre un fondo blanco.

Gatos negros

En este caso, el significado del color de los gatos negros es más que evidente. Se dice que los felinos de este tono dan mala suerte por su conexión con las prácticas de brujería en tiempos antiguos, pero esta afirmación no se sostiene por sí sola de ninguna manera en la actualidad. Por esta razón, hay que respetarlos y tratarlos con el mismo cariño que a cualquier otro felino.

El patrón negro de los gatos está codificado por el gen B, el cual es de caracter dominante.

Unos gatos negros que parecen gemelos.

Como puedes ver, el significado del color de los gatos a nivel genético es extremadamente complejo. La tonalidad de estos mamíferos no solo debe contextualizarse a nivel cultural, sino con base en el ADN de cada ejemplar y su historial familiar. Fascinante, ¿verdad?

Te podría interesar...
El mito del gato negro
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
El mito del gato negro

¿Te gustaría saber de dónde surge el mito del gato negro? ¿Por qué se lo relaciona a la mala suerte? Entérate a continuación.



  • Osgood, M. P. (1994). X-chromosome inactivation: the case of the calico cat. American Journal of Pharmaceutical Education, 58, 204-204.
  • Schmolesky, M. T., Wang, Y., Creel, D. J., & Leventhal, A. G. (2000). Abnormal retinotopic organization of the dorsal lateral geniculate nucleus of the tyrosinase‐negative albino cat. Journal of Comparative Neurology, 427(2), 209-219.
  • Whiting, P. W. (1915). The tortoiseshell cat. The American Naturalist, 49(584), 518-520.