El Münsterländer pequeño

Este can de caza estuvo a punto de desaparecer debido a la escasez de alimentos durante la Segunda Guerra Mundial y debido a las pocas características propias de la raza; activo, inteligente y ávido de aprender, se torna como un gran perro familiar

Si estás buscando un nuevo can de caza, o simplemente una raza ágil y llena de energía, el Münsterländer pequeño es perfecto para ti. Este perro de caza, procedente de la región alemana de Münster, está especializado en la caza de muestra y en la de cobro.

Conoce los orígenes del Münsterländer pequeño

Esta raza fue creada en la región alemana de Münster, a partir de razas germanas de Pointer de pelo largo y los denominados Wachtelhunds, spaniels de pelo largo. Sus características no se definieron hasta 1921.

Curiosamente, el Münsterlander pequeño se relaciona con el escritor y poeta alemán Hermann Löns, quien junto a sus hermanos buscaba a los últimos ejemplares del denominado braco rojo del prado de Hannover, también llamado Heidewachtel o spaniel alemán de prado.

Los primeros resultados derivados de la crianza de este animal empezaron a hacerse palpables a primeros del siglo XX, gracias al Conde von Bevervörde-Lohburg y a sus allegados. En 1912, se fundó la Asociación del Pequeño perro de muestra Münsterländer.

Los objetivos de esta asociación eran promover la pureza y crianza de alto nivel del pequeño perro de muestra de pelo largo. Este lema se hizo importante sobre todo tras la Segunda Guerra Mundial, ya que la combinación de la falta de comida y las escasas características propias de la raza llevaron al Münsterländer pequeño al borde de la extinción.

Características y morfología

El cuerpo del Münsterländer pequeño es de proporciones armónicas y elegantes. Su postura erguida permite ver la fluidez de su musculatura y la noble postura de su cola, características que le confieren la agilidad y rapidez por la que es tan apreciado como perro de caza.

Características del Münsterländer pequeño

La Federación Cinológica Internacional clasifica esta raza en el grupo 7 de perros de muestra continentales tipo spaniel. La altura a la cruz es de 54 centímetros, en el caso de los machos, mientras que la de las hembras tiende a ser de 52 centímetros. Estas medidas pueden variar unos dos centímetros.

El manto del Münsterländer pequeño debe ser liso o, como mucho, levemente ondulado. Será, además, corto y tupido, ya que necesita una protección eficaz que le permita afrontar su actividad cazadora al aire libre. En cuanto a los colores, el estándar admite:

  • Marrón, blanco y marrón roano con manchas marrones.
  • Manto moteado con una lista blanca. Denominamos lista a una señal larga y estrecha que se forma de manera natural en el cuerpo.
  • Se admiten marcas color fuego en hocico, ojos y en la zona cercana al ano. Estas últimas se denominan marcas de Jungklaus.

Comportamiento y hábitos del Münsterländer pequeño

Estamos ante una raza inteligente y ávida de aprender. El carácter del Münsterländer pequeño es equilibrado y estable; además, suele ser atento y afable con las personas, lo que le convierte en un buen candidato para perro de familia.

Comportamiento del Münsterländer pequeño

En cuanto a su comportamiento durante la caza, este animal tiene un fuerte instinto de guía y una buena capacidad de adaptación, cualidades ideales para el trabajo en equipo. Su agudeza y su saber estar le permiten concentrarse en la presa sin distraerse ante estímulos externos.

Como todo perro de caza que se precie, el Münsterländer pequeño puede correr durante horas. Por lo tanto, es de vital importancia proporcionarle una buena cantidad de ejercicio diario que le permita canalizar toda esa energía.

Tampoco debemos olvidar que esta raza es cazadora por naturaleza, y que su cerebro necesita estimular sus instintos de rastreo y de caza con todo tipo de juegos estimulantes y un adiestramiento apropiado. Se recomienda empezar el adiestramiento de este can a una edad temprana para poder moldear su testaruda personalidad.

Un riguroso control de prevención de la endogamia

En los Estados Unidos, donde esta raza es especialmente popular, se requiere una serie de certificados y pruebas que avalen que un ejemplar reúne todas las características y estándares de la raza. La asociación encargada de esto, el Club Norteamericano del Münsterländer pequeño, cuenta con un comité de evaluación que permite determinar la pureza de la raza.

Este club, además, está asociado con la Fundación Ortopédica para los Animales, que determina si las caderas del animal están en perfectas condiciones. Gracias a estos rigurosos controles, la endogamia y las enfermedades hereditarias de esta raza suelen ser mínimas.

Te puede gustar