El impacto de los selfies con perezosos

Eugenio Fernández · 29 noviembre, 2018
El turismo de fauna que permite tocar a los animales está en auge. Un estudio alerta de las peligrosas consecuencias de los selfies con perezosos.

De entre las fotos absurdas que nos hacemos con animales salvajes y que resultan peligrosas, destacan los selfies con perezosos que muchos turistas se hacen en regiones tropicales del continente americano. Un estudio apunta al impacto de los selfies en estos animales.

Anualmente se reporta la extracción de cientos de ejemplares de diversas especies de perezosos de la naturaleza. Normalmente, estos animales se capturan en zonas deforestadas de Brasil y Colombia, donde son usados como mascotas, alimento o para protagonizar los famosos selfies con perezosos que se hacen en lugares como el Amazonas.

Un estudio revela los peligros de los selfies con perezosos

El estudio se ha centrado en los llamados perezosos bayos, la especie de perezoso más común. Hablamos de un animal solitario que se alimenta de hojas y que es muy lento, por lo que su captura para ser usado como accesorio en selfies resulta sencilla.

Perezoso: alimentación

El trabajo, publicado en el mes de noviembre de  2018, consistió en la participación de los investigadores en interacciones con perezosos organizadas en Brasil y Perú. El resultado de esta investigación en más de 34 eventos de selfies con perezosos es desalentador: se observaron 17 perezosos siendo agarrados por una media de cinco personas por observación.

En estos eventos de tocar animales se comprobó cómo los perezosos eran manoseados, y en muchas ocasiones eran sujetados por sus garras. Los comportamientos más frecuentes de los animales eran la vigilancia y la extensión de los brazos, algo que los investigadores relacionan con miedo, ansiedad y estrés.

El turismo con animales, en el punto de mira

El turismo relacionado con animales es cada vez más frecuente, y dentro de este, aquel que promueve el contacto directo con fauna salvaje es el más criticado. Se ha visto como este tipo de manejo es estresante, peligroso y que daña la conservación de muchas especies.

El manejo de animales salvajes no solo puede perjudicar su bienestar, sino que también puede llevar al aumento de su tenencia. Un estudio demostró esto en el loris lento, y es que los vídeos e imágenes de estos animales en ambientes humanizados y siendo tocados por gente normaliza estas situaciones. Casos que recuerdan al de Limbani, el supuesto chimpancé rescatado, y que nos deberían hacer preguntarnos qué hay detrás de estas imágenes antes de compartirlas en redes.

Perezoso de perfil.

Durante los eventos observados por los investigadores, los selfies con perezosos no eran los únicos protagonistas de las interacciones: monos ardilla, caimanes, anacondas o loros eran otros de los animales molestados por la fiebre de las redes sociales.

Las sesiones eran grabadas para poder analizar bien el comportamiento de todos los animales. De las empresas investigadas, 19 de las 25 ofrecían selfies con perezosos, lo que los convierte en una de las especies más utilizadas.

Los autores reflexionan sobre el interés de utilizar otras formas de medir el estrés, como los glucocorticoides, además de medir la cantidad de ruido, el cual se podría relacionar con el estrés de estos animales. Además, alertan de que, aunque su estudio es preliminar, es necesario aumentar la cantidad de trabajos que analicen las implicaciones para el bienestar y la conservación de estas especies en cuanto al turismo de fauna se refiere.

Como turistas, debemos considerar en qué clase de actividades participamos cuando queremos observar fauna salvaje y elegir aquellas en las que no se toque a los animales y podamos verlos en buenas condiciones y, a ser posible, en su hábitat natural.

  • Carder, G., Plese, T., Machado, F., Paterson, S., Matthews, N., McAnea, L., & D’Cruze, N. (2018). The Impact of ‘Selfie’Tourism on the Behaviour and Welfare of Brown-Throated Three-Toed Sloths. Animals8(11), 216.