El fuerte carácter de los gatos

Virginia Duque Mirón · 31 agosto, 2015

Los gatos son conocidos normalmente por dos cosas: su personalidad independiente y su fuerte carácter. Aunque todos seguro conocemos a algún gato cariñoso que no escatima en mimos para su dueños y los demás, escondido detrás de eso, hay un fuerte carácter. Para entenderlo, debemos conocer antes ciertas cosas sobre ellos.

El origen de los gatos

Los gatos descienden de los felinos y como tales tienen un fuerte carácter. Todos provienen del Felis Catus, el cual tiene relación con los humanos desde hace unos 4000 años. Los primeros que empezaron a domesticar a los gatos fueron los egipcios.

Los gatos tuvieron una fuerte influencia en los egipcios miles de años atrás, quienes los tomaron o bien como mascotas o como dioses. Sí, el gato era un animal sagrado y adorado en el antiguo egipto. Esto puede explicar el por qué de su presencia elegante y regia.

Debido a la gran cantidad de roedores que habitaba en esas zonas, el gato se hizo cazador y se ganó la confianza y cariño de los humanos. De ahí que el gato sea cazador por naturaleza. Tanta fue la confianza ganada por los gatos, que a pesar de su fuerte carácter, algunos egipcios momificaban a sus gatos junto con otros ratones para alimentarlos, para que los acompañaran en su viaje hacia el más allá.

Conforme les cogieron cariño, los egipcios empezaron a adorarlos llegando a hacer incluso estatuas de materiales costosos con forma de gato para adorarlos.

gato fuente agua

Su fuerte carácter y su evolución

Si unimos su origen descendiente de los felinos a la adoración desmesurada que los egipcios le daban, es posible que fueran factores que convirtieran el carácter de los gatos en un fuerte carácter, llegando a ser casi arrogantes.

No obstante, después de los egipcios, muchas otras naciones empezaron a escoger a los gatos como sus mascotas y esto empezó el proceso de domesticación. Esta evolucionó mucho hasta hacer de los gatos lo que hoy conocemos.

¿Fuerte carácter o cariñosos?

Este es un dilema entre los amantes y no amantes de los gatos. ¿Son los gatos animales con un fuerte carácter, llegando a arisco, o son dulces y tiernos? No es difícil encontrar a un gato que ronrorea a nuestro alrededor buscando nuestro cariño, subido sobre nosotros en la cama para darnos los buenos días, o restregándose con nuestra pierna para acariciarse y que lo acariciemos.

Pero esto no tiene por qué ir contrarrestado con el hecho de que tengan un fuerte carácter. Lo cierto es que los gatos tienen una personalidad marcada por dos cosas, su fuerte carácter y su dulzura. ¿Cuál predomina? Mucho va a depender del tipo de domesticación que el gato haya tenido, de cómo tú lo eduques, del trato que reciba y como no, de su propia personalidad.

Cómo domesticar a un gato ccon fuerte carácter

maullidos gato

Cuando el gatito está recién llegado a casa, es normal que se sienta incómodo, que tenga miedo, que se esconda debajo de la cama y que sea un poco arisco o muestre un fuerte carácter. Nuestro consejo es: Ten paciencia. No lo obligues a salir ni quieras cogerlo para sacarlo. No lo conseguirás y es posible que active su defensa de ataque.

Siempre que lo acaricies repite su nombre con cariño y de fomra dulce. Acostúmbralo de pequeño a acariciarlo mientras come o bebe agua. Esto le hará ganar confianza de que nadie se va a llevar su comida y que puede estar tranquilo en cualquier momento del día.

No quieras estar todo el día intentando enseñarle cosas a tu gato. Esto lo aburrirá y se pondrá arisco. Haz sesiones cortas. No le grites, usa el cariño. Recuerda, nos tratan como tratamos. ¿Quieres un gato arisco? Grítale. ¿Quieres un gato tierno, dulce y cariñoso? Sé tú mismo tierno, dulce y cariñoso.

Y sobre todo, sé constante, no te rindas fácilmente y tendrás buenos resultados. Es cierto que los gatos tendrán un fuerte carácter siempre, pero pueden ser muy tiernos y cariñosos, todo dependerá de ti y de cuánto te esfuerces.