El chocolate es tóxico para el perro, te contamos el por qué

Mariela Ibarra Piedrahita · 8 marzo, 2015

Uno de los mitos más extendidos sobre la alimentación canina es que el chocolate es tóxico para el perro. Esto es absolutamente cierto, a continuación te explicamos por qué.

El chocolate, al igual que el café y algunos tipos de té, tiene un alcaloide denominado Teobromina, que al ser ingerido, causa en el animal un incremento en la contractilidad del corazón, que se refiere a la capacidad del músculo de responder a un estímulo. También funcionan como un diurético potente, que provoca deshidratación, vómitos, problemas estomacales, intestinales y diarrea, entre otros. En concentraciones muy altas puede afectar considerablemente el sistema nervioso y, en casos muy severos, la muerte del animal.

Por qué los humanos pueden consumir chocolate

Los organismos de perros y humanos son muy diferentes y la respuesta a esta interrogante tiene mucho que ver con el metabolismo de cada uno de ellos. Los humanos metabolizamos la teobromina en un lapso muy corto, evitando la acumulación en los órganos y la afectación de los mismos por la presencia del alcaloide. Si embargo, esta puede permanecer entre 17 y 72 horas en el organismo del perro, dependiendo de la concentración y la cantidad ingerida, produciendo constricciones arteriales y taquicardia.

La teobromina no sólo es tóxica para perros, también es perjudicial para el organismo de un variado grupo de animales, entre los que se encuentran los gatos, los cerdos y los caballos.

No todos los chocolates producen el mismo daño

perro comiendo chocolate

La concentración de teobromina depende en gran medida de la calidad y el tipo de cacao, cuanto mayor sea la pureza del chocolate, mayor será su concentración. Sin embargo, la recomendación sigue siendo no suministrar chocolate o sus derivados a los perros. A continuación te dejamos la concentración aproximada de teobromina en diferentes tipos de chocolate por cada gramo:

Chocolate blanco: 0.01 miligramos x gramo

Chocolate con leche: 2 miligramos x gramo

Chocolate negro dulce: 4,5 miligramos x gramo

Chocolate en polvo: 26 miligramos x gramo

Cantidades peligrosas

El envenenamiento por chocolate, al igual que el de plantas o el de productos tóxicos, es una de las causas más comunes de intoxicación en mascotas. Sin embargo, la cantidad de teobromina, que tiene el chocolate resulta potencialmente dañina o mortal para los perros, pero dependerá de dos factores: la clase de chocolate (y por lo tanto la concentración de teobromina) y la envergadura del animal. El organismo de un perro pequeño soporta menos teobromina que uno de raza grande, siendo mayor el riesgo de la intoxicación con chocolate en los perros con estas características.

Por lo tanto, un cachorro de menos de un kilo tendrá riesgo de una intoxicación grave incluso si consume una pequeña cantidad de chocolate blanco. Un perro de talla mediana, entre los 12 y 13 kilos, puede experimentar aumento en el ritmo cardiaco, si consume 300 gramos de chocolate baja pureza. Sin  embargo, sólo 250 gramos pueden ocasionarle la muerte al mismo perro si la pureza del chocolate que consume es alta.

Síntomas de envenenamiento

perro enfermo

En caso de observar que un perro ha consumido una cantidad importante de chocolate, lo mejor es consultar con el veterinario. Los tratamientos por la ingesta de productos venenosos, suele ser la de inducir el vómito o hacer lavados estomacales.

Sin embargo, si no has presenciado la ingesta del cacao el perro, puede presentar como señal de alarma vómitos y diarrea durante las horas posteriores al consumo. Cuando la intoxicación es grave se presenta taquicardia, que puede desencadenar en temblores, convulsiones o la muerte.

Recomendaciones para evitar intoxicaciones accidentales

La prevención es la clave para evitar posibles envenenamientos y estas recomendaciones se aplican no solo al chocolate.

  • No dejes al alcance los productos que puedan ser nocivos para la salud del perro.
  • Edúcalo para que espere a que se le den las cosas y no las robe de platos, mesas o las saque del tarro de basura.
  • Dialoga con la familia y visitas sobre el riesgo que implica darle ciertos productos al perro, si hay niños en casa, lo mejor es que recuerde esto con frecuencia y asegurarse de que comprendan el riesgo que implica para la salud del perro.
  • Hay que mantenerse atento a los síntomas de alarma, un tratamiento oportuno puede garantizar la supervivencia del perro y una recuperación completa, después de un envenenamiento.