El Bulldog francés, un perro cariñoso e inteligente

Laura · 30 noviembre, 2017

El bulldog francés es un perro de pequeño tamaño de origen inglés. Su temperamento y características físicas son ideales para quienes buscan una mascota y viven en un piso pequeño.

El curioso origen inglés del bulldog francés

El origen de esta raza es muy curioso, pues paradójicamente el bulldog francés procede de Inglaterra, está emparentado con el bulldog inglés y desciende de las razas tipo mastiff.

Durante el siglo XIX no había una conciencia de protección animal similar a la de hoy en día, y muchas razas eran criadas con el objetivo de pelear. Algunos aficionados al bulldog inglés, que no estaban interesados en las peleas, comenzaron a criar bulldogs de un tamaño inferior que tuvieron escaso éxito y fueron acogidos por las clases más bajas como compañeros.

Bulldog frances en casa

 

Durante la revolución industrial, muchos de estos británicos migraron hacia el continente con sus bulldogs miniatura y estos fueron acogidos con gran efusividad en Francia.

La raza prácticamente se extinguió en Inglaterra mientras vivía un auge en el país franco, desde donde ese exportó al resto del mundo.

 

Características físicas del bulldog francés

El bulldog francés es un excelente compañero para quienes viven en un piso, ya que es de pequeño tamaño, tranquilo y poco ruidoso. Además, es fácil de adiestrar y necesita relativamente poco ejercicio.

Esta raza se caracteriza por tener una cabeza relativamente grande pero proporcionada, con sus peculiares orejas de murciélago y un hocico chato característico de las razas braquicéfalas.

Según el estándar, la altura a la cruz del bulldog francés debe situarse entre los 27 y 35 centímetros en machos y desde los 24 hasta los 32 centímetros en hembras. Respecto al peso, este debe ser proporcional a su talla, pero suele ser de unos 12 kilogramos en machos y en torno a 11 kilos para hembras, aproximadamente.

En cuanto al pelaje, su manto es corto, lustroso y pegado al cuerpo; mientras que el color suele ser atigrado y presenta parches blancos extendidos de manera limitada en el cuerpo, cabeza y patas.

Carácter del bull dog francés

El estándar inglés apunta que es vivaz, afectuoso e inteligente, si bien el estándar americano va más allá y lo considera un compañero de buen comportamiento, adaptable y cómodo; con una naturaleza afectuosa y un talante equilibrado.

Es juguetón y poco ruidoso, lo que le hace ideal para la vida en la ciudad.

Cuidados

Una gran ventaja del bulldog respecto a otros perros de pequeño tamaño es que su acicalado es sencillo, y es que basta con un cepillado semanal para que su pelo corto esté brillante y limpio. En cuanto a las uñas, se recomienda cortarlas una vez al mes, y si no sabe cómo deberíamos acudir a nuestro veterinario o a una peluquería canina.

El bulldog francés es característico por su nariz achatada

Salud del bulldog francés

El principal problema de salud de esta raza está relacionado con su cara chata y su capacidad respiratoria. Es un perro que ronca y se fatiga, por lo que se debe evitar el ejercicio extremo y se debe favorecer su capacidad cardiovascular con largos paseos, no con carreras.

La degeneración prematura de los discos intervertebrales puede suponer un problema en esta raza. Para detectarlo bastará con que sepas que los síntomas pueden ser un cuello tieso o estirado, cojera de las patas anteriores o posteriores, y pérdida del control de esfínteres.

Este problema, como la mayoría, puede detenerse o paliarse con una detección precoz si acudimos a nuestro especialista de confianza. Los partos también suelen ser complicados debido al gran tamaño de la cabeza de esta raza.

Por todo ello se recomiendan visitas regulares a la consulta veterinaria. Consulte en el Colegio Veterinario más cercano si existe algún tipo de seguro veterinario, ya que en razas delicadas puede ser más rentable que pagar cada consulta.