Drever, el tejonero sueco o Swedish Dachsbracke

Laura · 1 diciembre, 2017
Drever o Dachsbracke

El Drever, también conocido como tejonero sueco o Dachsbracke es el más menudo de los perros de procedencia sueca, concretamente se trata de un sabueso o can de rastreo de talla pequeña.

Origen del Drever

Según la Federación Cinológica Internacional el Drever pertenece al grupo 6: perro de rastreo o sabueso, de origen sueco. El origen de la raza es relativamente reciente, de hecho, hasta mitad de siglo no fue reconocida y registrada como tal.

A principios del siglo XX los suecos importaron desde Alemania una raza de sabuesos conocida como el Westphalian Dachsbracke. El cruce de este con otros grupos de canes de rastreo dio origen al Drever que conocemos hoy en día.

Las primeras referencias de esta raza datan de los años 30 y 40, aunque hasta 1953 no se reconoció oficialmente como raza sueca.

Características físicas y estándar de la raza

Según la Federación Cinológica Internacional, la apariencia del Drever debe ser  robusta y fuerte, ágil pero con músculos bien desarrollados.

Su cabeza es bastante grande en proporción al cuerpo, que debe ser alargado y de patas cortas. El hocico siempre será igual al resto del cráneo, algo crucial para su capacidad olfativa y de rastreo.

Según el estándar de la raza, la altura a la cruz debe ser de unos 35 centímetros en machos, y de unos 33 centímetros en hembras. No hay especificaciones respecto al peso, aunque sí se estipula que el pecho debe estar bien desarrollado, con forma de huevo y llegando claramente a los codos.

Perro drever en una exposicion
Fuente: Per Killingm

En cuanto al manto, podemos decir que su pelaje es áspero, liso y pegado al cuerpo; y respecto a la tonalidad, se permiten todos los colores a manchas, pero no se admite ni el blanco uniforme ni el color hígado.

Carácter y temperamento del Drever

El carácter del Drever es similar al de otros sabuesos; es astuto y muy inteligente debido a su gran capacidad craneal y a la proporción de esta con respecto al resto del cuerpo.

Además, un tejonero sueco sano y bien cuidado nunca se mostrará agresivo, miedoso, nervioso o tímido; se lleva muy bien con otros perros, y es idóneo para la vida familiar y la convivencia con niños.

Consejos y cuidados

El sabueso sueco o Drever es una raza bastante robusta sobre la que no se ha señalado una especial incidencia de ninguna enfermedad. No obstante, podemos prevenir cualquier problema con una asistencia regular a la consulta veterinaria, así como con la práctica habitual de ejercicio físico.

Se recomienda que tras las salidas al campo se realicen inspecciones de patas y orejas, ya que estas zonas son muy propensas a la recogida de espigas, garrapatas y otros elementos que pueden llegar a ser dañinos para nuestra mascota.

Al tratarse de un perro de pelo corto y áspero podemos decir que basta con un cepillado semanal para evitar pequeños nudos en los codos y eliminar la capa de pelo caída.

Fuente de las imágenes: Svenska Mässan y Per Killingm