Disfunción cognitiva en perros senior

A consecuencia de la degeneración del sistema nervioso, que puede ocurrir entre los 7 y 10 años de edad, el can puede presentar, entre otras cosas, desorientación, desórdenes del comportamiento, transtorno del sueño e incluso pérdida de memoria

Al llegar a la edad adulta, los perros comienzan a sufrir las señales de la vejez. La disfunción cognitiva en perros senior es muy común en esta etapa. La senilidad comienza a afectar su memoria y su comportamiento.

Qué es la disfunción cognitiva

La disfunción cognitiva es consecuencia de la degeneración del sistema nervioso central. Algunos de sus síntomas son desórdenes del comportamiento y el sueño; también pérdida de memoria y desorientación, entre otros.

La disfunción cognitiva en perros senior se puede ver entre los 7 y 10 años de edad. Cuando se sospecha de un comportamiento no habitual, se recomienda un chequeo con un especialista.

Perro mayor

El veterinario podrá identificar si se trata de una disfunción cognitiva a causa de la edad del animal. O como consecuencia de algún problema metabólico.

La hipoglucemia, falta de vitamina B12 o trastornos de la tiroides, también pueden ser causa de demencia en los perros. El tratamiento a tiempo de esto síntomas puede revertir los efectos de la enfermedad.

Efectos de la disfunción cognitiva 

  • Pérdida de memoria. Uno de los signos más evidentes de la disfunción cognitiva es la pérdida de memoria. Este supuesto es uno de los más frustrantes para el dueño del animal.

Los problemas de memoria pueden comenzar por situaciones básicas. Un ejemplo es la falta de reconocimiento de personas allegadas. Esta situación puede irse incrementando, hasta afectar incluso al control de esfínteres. En estos casos, el perro olvida cómo y dónde hacer sus necesidades. 

  • Trastornos en el comportamiento. La disfunción cognitiva puede incrementar las fobias de los perros. Así como también puede aumentar la irritabilidad. Por ejemplo, es común ver animales que reaccionan de manera exagerada ante situaciones que les molesta. Agresivos, a la defensiva o todo lo contrario.

El estrés y la ansiedad son también factores que se incrementan en la senilidad. Y esta cuestión se refleja directamente en su comportamiento.

Razas de perros propensas a infecciones de oído: labrador retriever

Un perro ansioso se mantiene en un estado de alerta constante, lo que dificulta el seguimiento de órdenes habituales. Esto también le afecta a la hora de procesar nueva información.

Trastornos de personalidad y de sueño

  • Cambios de humor. El perro senior con disfunción cognitiva puede presentar cambios de humor o personalidad. Puede ocurrir que si se trata de un animal feliz, se note irritado con mayor frecuencia. 

La agresividad puede ser una conducta común en el perro adulto. En algunos casos, alcanza niveles incontrolables. Es importante tener elementos de control, cuando se llega a esta situación.

El monitoreo constante del perro permitirá evaluar el avance de la disfunción cognitiva. A su vez, se trata de preservar la integridad de los dueños. 

  • Desinterés y poca interacción. Otro factor que se ve afectado por la disfunción cognitiva es la socialización. Los perros en esta situación pierden el interés de interactuar con miembros de su familia. Lo mismo ocurre con otros animales de su misma especie. También muestran poco interés a estímulos sensibles, como es el caso de las caricias.
  • Trastornos del sueño. Al igual que el adulto, el perro senior muestra alteraciones de sueño. En algunos casos pueden padecer de insomnio o dormir mucho durante el día.

Cómo tratar a un perro con disfunción cognitiva 

La disfunción cognitiva es una enfermedad degenerativa que tiene que ver con el proceso de envejecimiento. Por tanto, la mayoría de los tratamientos que existen son de carácter paliativo. Sin embargo, tenemos algunas recomendaciones que se pueden seguir para mejorar la condición del animal.

  • Reforzar la conducta. A los perros con disfunción cognitiva les cuesta mantener su comportamiento. Es importante que el dueño mantenga la rutina que tiene con el animal. Esto le permitirá ir corrigiendo su conducta en la medida de sus capacidades. La paciencia es fundamental en estos casos. 
  • Adecuar el entorno. Muchos perros adultos presentan problemas psicomotores. Colocar sus cosas a su alcance es una manera de ayudarlos. Sin embargo, es también importante mantener activo al can. La actividad física y mental evita el aceleramiento de la degeneración. 
  • Tratamiento médico. Existen fármacos que pueden contribuir a la calidad de vida del animal. Éstos no deben ser suministrado sin recomendación o supervisión médica. En muchos casos, los medicamentos administrados mejorarán la condición del perro.
  • Consulta al especialista. Cuando se sospecha de disfunción cognitiva es importante la evaluación médica. Esto indica el estadio de la enfermedad y cuáles son las opciones de tratamiento.
Te puede gustar