Diferencias entre las llamas y las alpacas

Diferenciar una llama y una alpaca si nunca se han visto en persona puede resultar difícil. Aquí aprenderás a reconocerlas por separado.
Diferencias entre las llamas y las alpacas
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 21 abril, 2022

Ambas adorables, con personalidades fuertes y pelo esponjoso. No obstante, se trata de especies distintas, así que nunca está de más conocer las diferencias entre las llamas y las alpacas.

Se trata de 2 animales que se han hibridado entre ellos prácticamente desde que comenzaron a sufrir su proceso de domesticación, por lo que diferenciarlos a nivel taxonómico ha sido todo un reto para los investigadores. Aquí podrás conocer los resultados y las diferencias entre ambas especies, así que no te lo pierdas.

Similitudes entre llama y alpaca

¿Por qué se confunden tan a menudo estas 2 especies? Es cierto que su aspecto es parecido, pelaje lanoso, cuello largo y esbelto, escupen cuando se enfadan y son gregarias. De hecho, viven en hábitats similares y ambas son herbívoras, por lo que es lógico no saber diferenciarlas de un primer vistazo.

Tanto la alpaca como la llama se distribuyen por el  norte de Argentina, el oeste de Bolivia, noreste de Chile, desde Ecuador y en los Andes del Perú.

A nivel taxonómico, tanto la llama como la alpaca pertenecen a la familia de los camélidos, a la que también pertenecen los camellos, dromedarios, vicuñas y guanacos. Todos ellos son mamíferos artiodáctilos (ungulados con un número par de dedos).

Por otro lado, también se trata de 2 especies rumiantes, es decir, que primero hacen una primera fase de digestión en la cavidad estomacal llamada rumen y después la regurgitan. Una vez vuelve a la boca, mastican de nuevo el bolo alimenticio para favorecer su posterior fermentación.

¿Cuáles son las diferencias entre las llamas y las alpacas?

A pesar de estas similitudes, las diferencias entre estos dos camélidos son sustanciales y no solo con respecto a su aspecto. Vamos a conocerlas un poco mejor y a caracterizar a llamas y alpacas comparándolas entre ellas, así que no te pierdas nada.

1. Taxonomía

Como se mencionaba en la introducción, la clasificación de llamas y alpacas ha supuesto un reto para los taxónomos. Finalmente, a comienzos del siglo XXI se denominó a la alpaca Vicuña pacos y a la llama Lama glama.

No obstante, las 4 especies de camélidos que habitan Sudamérica se pueden hibridar entre sí y dar lugar a descendencia fértil. Los exhaustivos estudios de ADN revelaron, de hecho, que las alpacas están más emparentadas con las vicuñas que con las llamas. Estas a su vez están más cerca (biológicamente hablando) de los guanacos.

2. Aspecto

La principal y más llamativa de las diferencias entre las llamas y las alpacas es su aspecto. Es posible que, viéndolas por separado, encuentres más similitudes que otra cosa, pero es fácil encontrar divergencias si te fijas en los siguientes rasgos:

  • Tamaño: las alpacas son más pequeñas que las llamas. No suelen superar el metro de altura hasta la cruz, mientras que las llamas llegan a 150 cm de altura sin contar su cuello y cabeza.
  • Cuello: el de las llamas es más largo que el de las alpacas. El de estas últimas, sin embargo, tiene un aspecto más erguido y recto.
  • Orejas: las alpacas tienen las orejas redondeadas, pero las de las llamas son puntiagudas, más triangulares.
  • Hocico: las llamas tienen un hocico más largo y pronunciado.
  • Pelaje: el pelo de las llamas es más áspero, mientras que el de las alpacas es suave al tacto. Las alpacas, además, cuentan con una mayor variedad de colores.

3. Comportamiento

A pesar de que ambas especies son gregarias y sociables con el ser humano, lo cierto es que las llamas son bastante más atrevidas que las alpacas. Estas últimas tienen un carácter más tímido y retraído, por lo que cuesta más ganarse su confianza. 

Los rebaños de alpacas se suelen mezclar con los de otros animales, como llamas y ovejas, y convivir en paz.

4. Explotación

Se comenzó a explotar a las llamas hace unos 6000 a 7000 años en los Andes peruanos. Allí se las utilizaba como animales de carga, pues eran capaces de llevar peso y caminar por caminos montañosos entre población y población.

Por otro lado, la alpaca se emplea principalmente por su lana, pues con ella se confeccionan prendas de gran calidad. También se aprovechan sus heces para abonar los cultivos y se consume su carne.

Las diferencias entre las llamas y las alpacas son notables si tienes oportunidad de interactuar con ellas. Aun así, es normal que en ocasiones cueste, ya que la hibridación entre ambas especies es cada vez mayor, lo que amenaza a la población de cada una de ellas. Este fenómeno es obra del hombre y comenzó con la conquista española.

Por eso es de vital importancia conocer a los camélidos de Sudamérica y sus maravillosas características. Aprender de ellos es darles identidad, y reconocerles como seres sintientes es respetarlos y empatizar con estos animales. Ese es el primer paso para preservar las especies más icónicas de cada región, y las llamas y alpacas no merecen menos.

Te podría interesar...
Los animales más peligrosos de Latinoamérica
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los animales más peligrosos de Latinoamérica

Latinoamérica es una región de gran biodiversidad. Los animales que habitan su territorio pueden ser los mas peligrosos para el ser humano.