Delfines, ballenas y tortugas: víctimas de la contaminación en las playas de Sri Lanka

12 septiembre, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
Las víctimas de la contaminación en las playas de Sri Lanka se cuentan por cientos. Conoce aquí las últimas actualizaciones de este desastre.

Tras el incendio del buque MV X-Press Pearl, las víctimas de la contaminación en las playas de Sri Lanka no dejan de multiplicarse. Entre todos los damnificados, delfines, ballenas, peces y tortugas marinas han ido a parar a la costa tras morir envenenados.

Al daño del propio incendio se sumó el de la liberación de varias sustancias altamente tóxicas, provocando un desastre ecológico que a día de hoy todavía afecta a toda la zona. Conoce aquí los detalles de esta tragedia ecosistémica.

El hundimiento del MV X-Press Pearl

El 20 de mayo de 2021, el buque portacontenedores MV X-Press Pearl se incendió. Este fuego consumió poco a poco al barco durante 13 días, hundiéndolo paulatinamente con todos los combustibles y químicos que transportaba.

Esto sucedió frente a las costas de Colombo, la capital de Sri Lanka. Ante la imposibilidad de apagar el incendio de forma inmediata, el gobierno del país decidió remolcar el barco todo lo lejos que pudiese de la costa para tratar de prevenir daños para la población humana. Este intento quedó por imposible al cabo de varias horas.

El desastre ocurrido no tiene precedentes en la historia del país. En el siguiente apartado tienes los datos exactos de las víctimas de la contaminación en las playas de Sri Lanka. No te quedarás indiferente.

No se consiguió extinguir el incendio protagonista de esta noticia hasta al cabo de 2 semanas.

Una tortuga boba llamada Colomera volviendo al mar.

Delfines, ballenas y tortugas: víctimas de la contaminación en las playas de Sri Lanka

La extensión total de los daños en la costa por el hundimiento del MV X-Press Pearl abarca 80 kilómetros de litoral. Aunque se logró apagar el incendio, no se pudo evitar el vertido de los químicos que el barco transportaba. Algunas de esas sustancias son estas:

  • Sosa cáustica, una sustancia corrosiva que puede causar ceguera al contacto con los ojos.
  • Miles de litros de ácido nítrico, altamente corrosivo.
  • Baterías de plomo, cobre y litio.
  • Metanol, una sustancia irritante que afecta también al sistema nervioso.
  • Alrededor de 350 toneladas de petróleo.
  • 9800 toneladas de resina epoxi.

Aparte de todo esto, al menos 28 contenedores que contenían materias plásticas de la industria del embalaje cayeron al mar. Al cabo de un tiempo, los animales afectados por el incendio y el posterior vertido comenzaron a llegar muertos a las costas.

Víctimas del vertido

En las playas de sur y sureste de Sri Lanka anidan 5 de las 8 especies de tortugas marinas que existen en el mundo. La temporada álgida de desove ocurre entre abril y mayo, por lo que el desastre ecológico ha sido especialmente destructivo para estos reptiles marinos y ha ocurrido en el peor momento posible.

Un contenedor salió a la superficie a más de 100 kilómetros al sur del lugar naufragio y cubrió con microplásticos las principales playas turísticas cerca de la ciudad de Galle, en el suroeste.

Ya sea por el calor de las llamas o por los químicos, la vida silvestre de los mares de Colombo se ha visto muy afectada. Aunque las cifras aún no son definitivas, este es el recuento aproximado de víctimas:

  • 4 ballenas.
  • 20 delfines.
  • Más de 170 tortugas marinas.
  • Innumerables peces, crustáceos y otras especies marinas.

Apenas 2 meses después del desastre, se publicaron fotografías de animales que habían muerto por ingerir los microplásticos que cayeron al mar. Estos pequeños trozos de plástico, además de obstruir el tracto digestivo de un animal, pueden provocar daño celular por estrés oxidativo y respuestas inmunes.

El barco contenía entre 70 000 y 75 000 millones de bolitas de plástico individuales.

Este desastre no es el primero

Los derrames de petróleo y otras sustancias tóxicas al mar no son algo reciente. Numerosos barcos han naufragado transportando materiales y combustibles, dejando una estela de muerte que se extiende a lo ancho del mar, pero también a lo largo del tiempo.

El mayor derrame de petróleo de la historia ocurrió el 3 de junio a unos 80 kilómetros del estado mexicano de Campeche. Se tardó 9 meses en frenar el vertido de crudo, pero para entonces 461 000 toneladas de petróleo manchaban el agua del mar.

Otro caso más reciente es el del Prestige, un buque petrolero que se hundió en las costas de Galicia el 13 de noviembre de 2002. 77 000 toneladas de crudo mancharon las playas españolas y años después todavía se sufren los efectos del desastre.

Se sabe que casi todo animal que tuvo contacto con el vertido del Prestige murió, pero no llegaron a estudiarse los efectos en el ser humano.

Las mascarillas contaminan el mar.

Conclusiones: responsabilidad

En general, todos estos eventos catastróficos se siguen de una serie de exigencias por parte de organismos y ciudadanos que piden compensaciones y soluciones a las empresas responsables. Una serie de dedos acusatorios se señalan entre sí mientras voluntarios y gobiernos locales limpian el desastre, literalmente.

“¿Qué hacer para prevenir estos incidentes?”, es la pregunta habitual. No hay una respuesta sencilla: cada persona tiene en sí misma poder para solucionar los problemas del mundo, pero solo trabajando en equipo se consiguen resultados reales. Las playas se componen de millones de granitos de arena, incluso cuando se cubren de petróleo.

  • Petróleo, ácido y plástico en las costas de Sri Lanka: una mirada al desastre marítimo que golpea al país. (2021, 22 julio). ONU. https://www.unep.org/es/noticias-y-reportajes/reportajes/petroleo-acido-y-plastico-en-las-costas-de-sri-lanka-una-mirada-al
  • Fernández, S., Bernabeu, A. M., & Rey, D. (2010). Persistencia del fuel enterrado en playas gallegas 7 años después del Prestige. Avances en Ciencias de la Tierra1, 63-80.