Cómo cuidar la dentadura del gato

Los felinos no pueden cepillarse los dientes, motivo por el que es conveniente ayudarle e incluso llevarle al veterinario para que lo revise y, en su caso, practicarle una limpieza bucodental

¿Sabías que los felinos pueden sufrir diversas enfermedades bucales debido a la falta de higiene? Y, por supuesto, como ellos solos no pueden cepillarse los dientes, los dueños deben aprender cómo cuidar la dentadura del gato. Conoce más a continuación.

Cuidar la dentadura del gato: cepillo

Es la mejor manera, aunque también la más complicada, de evitar que tu mascota sufra gingivitis, mal aliento, acumulación de placa o caída de piezas dentales. No olvides que siempre es mejor prevenir antes que curar y que debes armarte de paciencia para lograr tu objetivo.

Cepillar los dientes a un gato puede ser una misión imposible si no lo acostumbramos desde cachorro, pero eso no quiere decir que si tu mascota es adulta desistas de este hábito tan beneficioso.

Es fundamental que el animal lo tome como un juego, algo placentero y divertido; de lo contrario no ‘cooperará’ y hará muy difícil tu tarea. El cepillado habitual garantiza una buena salud bucodental y en las tiendas de mascotas puedes comprar los materiales adecuados: cepillo, pasta dental o dedal de tela.

Es muy importante que no utilices dentífrico para personas, ya que entre sus componentes tiene flúor, que es tóxico para los felinos. La pasta de dientes para gatos –y mascotas en general– puede ser tragada sin problemas y su sabor es aceptable para ellos.

Cepillar dientes al gato

Antes de colocarle el cepillo, puedes hacerle probar la pasta y así se acostumbra al gusto que tiene. También puedes darle el cepillo para que juegue un rato y le resulte familiar, no una amenaza.

Los días previos también trata de tocar suavemente sus dientes con los dedos o con el cepillo, siempre como si fuese un juego. De a poco podrás lograr que el gato abra más la boca y permita introducir este elemento.

Háblale de forma tranquila, dile palabras bonitas… Nunca grites, lo persigas por toda la casa ni te pongas nervioso, ya que el animal lo presentirá y se esconderá o pondrá agresivo. Crea un ambiente amigable en todo momento; no te olvides de las caricias y las recompensas.

Lo ideal sería cepillar los dientes de arriba hacia abajo y desde la encía hacia afuera y repetir como mínimo tres veces por semana. Pero en la práctica con que puedas eliminar un poco del sarro de sus dientes en una pasada ya es todo un logro.

Por supuesto, siempre puedes optar por ir al veterinario para que el profesional le realice una limpieza profunda; sin embargo, en muchos casos no es recomendable debido al estrés que esto produce en los animales.

Cuidar la dentadura del gato: alimentación

Ofrecerle a nuestra mascota alimento de calidad y acorde a sus necesidades es otra manera de cuidar su dentadura y prevenir enfermedades. 

Comida húmeda para gatos

El tipo de pienso que consuma guarda mucha relación con la salud bucodental del animal, ya que le aporta los nutrientes esenciales que fortalecen los colmillos y muelas.

Pero además, el pienso seco puede actuar como un cepillo de dientes eficaz debido a su consistencia. Cuando el gato mastica los granos va desprendiendo la placa acumulada; eso no sucede en los felinos que consumen comida húmeda.

No podemos olvidar que, en estado salvaje, esta especie roe huesos de las presas tras cazar, y que este proceso genera cierta fricción en sus dientes que ayuda en la limpieza y pulido.

Por supuesto, no podemos depositar toda la responsabilidad de cuidar la dentadura del gato en el pienso, ya que debido a la forma de masticar del animal y lo quebradizo de las croquetas, el efecto abrasivo no es completo.

Por otra parte, tenemos la posibilidad de ofrecerles galletas o golosinas para gatos cuando se porte bien, las cuales tienen la capacidad de limpiar sus dientes casi como el pienso.

Cuidar la dentadura del gato: juguetes y revisión

En la actualidad, existen cientos de opciones en cuanto a juguetes para gatos se refiere, pero no todos tienen la capacidad de mejorar su salud bucodental. Elige aquellos que estén confeccionados en materiales rústicos, como el caucho natural, para que mientras se entretiene quite el sarro de sus dientes.

Por último, pero no por ello menos importante, recuerda llevar a tu mascota al veterinario de forma periódica para que lo revise por completo y, sobre todo, la dentadura; también puede realizarle una limpieza en caso de que sea necesario.

Te puede gustar