¿Cuánto ejercicio físico necesita mi perro?

Antonia Tapia · 30 junio, 2015

Fotografía: ricardorp/Flickr.com

Muchas veces se piensa en el ejercicio físico de los perros como un aliciente para prevenir los problemas de salud. Si bien esto es cierto, también es un hecho que las jornadas de ejercicio regular  tienen un efecto muy positivo en el comportamiento de los caninos.

No olvidemos que ellos tienen gran cantidad de energía y mediante este tipo de actividades pueden quemar calorías y disminuir ciertas conductas destructivas.

Si tienes en tu casa una mascota y sientes fuertes dolores de cabeza por sus ladridos o estás molesto por los daños que ocasiona, probablemente es hora de que te preguntes si estás haciendo las cosas bien y si tu can está gastando la energía que posee según su raza y edad.

Como casi todo tiene solución, a continuación compartimos algunos datos sobre el ejercicio físico en perros para que tengas en cuenta y puedas aplicar junto a tu pequeño amigo.

¿Cuánto ejercicio necesita mi perro?

ejercicio perro

La cantidad de ejercicio necesaria depende de la edad, raza y salud que tenga tu perro. Por ejemplo, a los 10 meses de edad, un cachorro Terrier irlandés va a necesitar más ejercicio que un niño de cinco años de edad.

Un animal necesita sesiones cortas de ejercicio. Lo mismo sucede con los perros guardianes o las razas deportivas a las que les gusta cazar todo el día. Incluso dentro de una misma raza, las necesidades pueden variar.

Un energético Golden Retriever, de unos 8 años de edad,  podría necesitar más ejercicio que un pequeño Pequinés de tres años de edad.

En términos generales, un paseo con correa alrededor de la manzana quizás es una rutina esencial y suficiente para muchos perros. Recuerda que la mayoría de ellos necesita de 30 a 60 minutos de ejercicio al día.

Algunas reglas generales que debes tener en cuenta:

  • Las razas activas, como los Galgos, necesitan un mínimo de 30 minutos de ejercicios aeróbicos, preferiblemente todos los días.
  • Al contrario de las creencias populares, no todas las razas pequeñas hacen suficiente ejercicio dentro de la casa. Los perros Pugs, por ejemplo, son propensos a la obesidad y necesitan mucho más ejercicio de lo que normalmente reciben.
  • No es seguro que los perros salgan a pasear y hagan ejercicio cuando el clima es extremo, es decir, demasiado caliente o frío. Durante esos períodos, lo más recomendable es permanecer en el interior del hogar y enseñarle trucos a tu pequeño amigo, como puede ser tirar juguetes o subir y bajar las escaleras.
  • Una rutina de buen ejercicio es aquella que involucra no solo los músculos y el físico, sino también las habilidades mentales. En la exploración de una nueva ruta de senderismo, por ejemplo, se involucra la mente y el cuerpo de tu perro.
  • Un buen mensaje es entender que un perro cansado, porque recibió su cuota necesaria de ejercicio, es una mascota feliz.

¿Cuáles son los mejores lugares para hacer ejercicio?

Al igual que a las personas, a la mayoría de los perros les gusta la familiaridad y un poco de variedad en sus rutinas de ejercicio. Muchos ejemplares llegan a conocer el barrio en el que viven y durante los paseos disfrutan al visitar sus lugares favoritos.

Los parques para perros son lugares excelentes para el ejercicio sin correa. Además, pueden socializar con otros de su especie,  que es exactamente lo que necesitan la mayoría de los animales.

Sin embargo, no todos los canes pueden jugar bien con los demás. Si a tu mascota no le gustan otros caninos, este tipo de lugares no es el más adecuado, ya que quizás se puede producir algún encontronazo y causar algún problema.

¿Qué pasa si mi mascota no hace ejercicio?

ejercicio perro

Los perros inactivos suelen ser animales propensos a contraer y vivir con sobrepeso. Al igual que sucede con las personas, tener kilos de más obviamente trae un montón de riesgos para la salud.

La obesidad contribuye a que tu pequeño amigo pueda contraer diabetes, enfermedades respiratorias y del corazón.

Una mascota inactiva puede tener graves problemas de displasia de cadera y artritis. Además la obesidad puede causar graves daños a las articulaciones, ligamentos y tendones.

Este tipo de dificultades se profundizan aún más en los perros adultos. Por eso es muy importante que realicen un poco de ejercicio para evitar cualquier complicación de salud y mejor sustancialmente su calidad de vida.

Imagen cortesía de ricardorp.