Cuando un niño pide un perro a sus padres

Antonia Tapia · 20 abril, 2015

En algún momento de tu vida como padre, tu hijo puede pedirte varias cosas, entre ellas un hermanito o una mascota. Con respecto a lo primero, no podemos aconsejarte nada pero si quieres saber qué hacer cuando un niño pide un perro a sus padres, no dejes de leer esta entrada.

Tips

niño y perro

Muchos niños piden a sus padres un perro. Algunos no saben qué hacer, sobre todo si nunca han tenido mascotas en casa. Los perros pueden parecer una molestia: olores, pelos por todos lados, suciedad y ruido. Lo cierto es que quien nunca ha tenido un animal en casa, no sabe todo lo positivo que un amiguito pude traer.

Antes de decirle que sí a tu hijo, habla con él sobre todo lo que representa tener una mascota. Debes hacerle ver que un perro no es un juguete, sino un ser vivo que necesita de muchos cuidados. Todos en la familia deben de tener en cuenta que la vida familiar va a cambiar por completo y que además de una mascota, tendrán un nuevo integrante.

Si decides regalar a tu hijo un perro, te recomendamos que vayas a un refugio. En él encontrarás muchas opciones de animales para que tu hijo elija. Además de enseñarle a dar amor y cariño, le estarás dando un nuevo hogar a alguien que lo necesita. Más allá de tus gustos, deja que tu hijo elija.

Pronto te darás cuenta que el cachorro se ha vuelto parte fundamental de la familia. Los perros ayudan mucho a los niños a socializar y a hacerse responsables. Además tener un perro tiene muchas ventajas que quizás nunca habías considerado.

Ventajas

niño y perro

Cuando se te caiga comida al suelo, ya no tendrás que limpiar. Ya sea en la cocina, en el comedor el nuevo integrante de la familia no le hará el feo a nada que se caiga. Además, ya no tendrás que preocuparte por las sobras, porque él también se hará cargo de ellas.

Otra gran ventaja es que motivan al ejercicio. Tus niños nunca estarán más ejercitados que con un perro. Ya sea que salgan todos en familia a caminar o que jueguen con él es ideal para cansar a tus niños y que se vayan a la cama temprano. Además de que nunca estarán mejor cuidados.

Una mascota les enseña a tener responsabilidad. Les ayuda a ser más tolerantes, comprensivos y les ayudará a manejar su frustración. Al depender de los humanos en gran parte de sus actividades, tus niños irán incorporando valores para después aplicarlos en su vida diaria, no solo dentro de la familia, sino en la sociedad.

Este aprendizaje trae de la mano el que tus hijos dejarán de pensar en sí mismos para pensar en el otro, en este caso, su perro. Comenzarán a darse cuenta que de las decisiones que tomen dependen otras cosas como alimentar a su mascota, sacarla a pasear o llevarla al veterinario.

La principal ventaja es la unión familiar. El perro comenzará a ser un eje por el cual muchas de las actividades familiares giren. Desde antes de que el cachorro llegue a casa, te darás cuenta que muchos de los planes a futuro comenzarán a tener en cuenta al perro.

Pero a ti también te traerá ventajas. Además de los beneficios ya citados, cuando tengas una mascota, a los pocos días te darás cuenta que siempre que llegues a casa te recibirá alegre. Moverá su cola, quizás te dé otras muestras de afecto como saltos o ligeros ladridos. Si algún día te quedas solo en casa, tendrás una compañía única. Sin que te des cuenta estarás hablando con él, contándole tu día y haciéndole preguntas. No te asustes, no estás enloqueciendo. Es parte del proceso de asimilar que el perro se ha vuelto un miembro más de la familia.

Si tu niño no tiene algún inconveniente de salud y poniendo los pros y contras en la balanza, aun cuando es una decisión a considerar, dale el gusto de tener un perro. Programen juntos la llegada del nuevo integrante de la familia y hagan planes para él: compren algunos juguetes, un collar, una correa y todo lo necesario para que se sienta como en su casa.