¿Cuándo fueron domesticados los zorros?

Un estudio publicado recientemente muestra cómo los zorros convivían con los humanos en la Edad de Bronce. Aquí te lo contamos todo.
¿Cuándo fueron domesticados los zorros?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 21 febrero, 2023

Aunque ahora sea una práctica desaconsejada, lo cierto es que los zorros fueron domesticados hace milenios. Por supuesto, no se trata de mascotas como podría verse ahora en redes sociales, sino de animales que convivían con los humanos y eran explotados para causas concretas a cambio de comida y refugio.

Un nuevo estudio ha analizado la presencia de restos de zorros en restos arqueológicos, tratando de dar explicaciones del papel que cumplían estos animales en las sociedades de aquel período temporal. Las implicaciones de esta domesticación se reflejan, sobre todo, en la alimentación y en las muestras de cultura recogidas en las excavaciones. Vamos a verlo en detalle.

¿Cuándo y dónde fueron domesticados los zorros?

Un zorro mirando a cámara.

En lo que se refiere a la península ibérica, ya existen restos arqueológicos que evidencian la convivencia entre humanos y cánidos desde el tercer y segundo milenio antes de Cristo (Es decir, en la Edad de Bronce). Se sabe que fueron domesticados porque los restos de su dieta eran similares a los de sus humanos.

En el caso de los perros, esa domesticación se ha alargado hasta nuestros días, dando lugar a cientos de fenotipos diferentes. Su explotación se diversificó hacia diferentes fines y se cruzaron de manera artificial para conseguir ejemplares aptos para cada función.

En el caso de los zorros, parece que esta domesticación se interrumpió en algún momento y volvieron a su vida silvestre sin que su fenotipo y genotipo no se vieran tan alterado como el del perro. Al ser este último más dócil y fuerte, resultó ser la elección para proteger y acompañar a los humanos en sus tareas.

El estudio y los hallazgos de los yacimientos

Este estudio que nos ocupa analizó 2 yacimientos en Barcelona (Can Roqueta) y Lleida (Minferri). Allí, durante la Edad de Bronce, se había generalizado un tipo de ritual funerario que consistía en enterrar a los humanos junto con los animales que los acompañaban. Gracias a esta práctica se pudieron analizar 37 cánidos y 64 humanos.

Para ello, se midieron los isótopos estables de carbono y nitrógeno presentes en el colágeno óseo, método que sirve para averiguar cómo era la dieta del individuo. Además de ello, se emplearon los datos obtenidos de otros restos encontrados en las tumbas, como huesos de ungulados.

La dieta comparada: la clave para averiguar cómo fueron domesticados los zorros

Parte de la domesticación del perro consistió en la modificación paulatina de su sistema digestivo, que partió de ser el propio de un animal estrictamente carnívoro al de un omnívoro. Esto ocurrió por alimentarse de lo mismo que comíamos los humanos.

Por tanto, la tolerancia a alimentos vegetales se puede tomar como una medida de la domesticación para ciertas especies; en este caso, del zorro. Y es que el estudio encontró que los zorros del yacimiento de Minferri habían llevado, en varias ocasiones, una alimentación omnívora.

Sin embargo, existe una diferencia sutil entre los perros y los zorros de estos yacimientos. Mientras que los primeros ya consumían prácticamente lo mismo que sus dueños, los zorros variaban entre una alimentación carnívora y omnívora según el ejemplar. Además, algunos perros parecían recibir más cantidad de comida que otros, pues se explotaban para llevar cargas (como se observaba en las lesiones de su columna) y necesitaban más aporte energético.

El curioso caso del zorro de Can Roqueta

Merece la pena mencionar un caso curioso cuando los zorros estuvieron domesticados. En el yacimiento de Can Roqueta se encontraron los restos de un zorro de avanzada edad enterrado con su humano. Este ejemplar tenía una pata fracturada, pero en proceso de curación gracias a que se la había inmovilizado alguien de nuestra especie.

Además, su dieta era muy parecida a la que toma un cachorro de perro cuando se desteta. Por tanto, los investigadores dedujeron que se trata de un animal que vivió toda su vida junto a los humanos, totalmente domesticado.

¿Existen zorros domesticados en la actualidad?

Un zorro de Bengala.

Muchos de los cánidos que viven con nosotros hoy en día solo cumplen la función de hacer compañía. Es decir, que son dóciles, obedientes y sociables con los humanos gracias a una larga trayectoria de selección artificial.

Seguramente, si estás leyendo este artículo, hayas visto videos en redes sociales de zorros que se comportan como mascotas, de una manera similar a los perros. Sin embargo, es necesario sacar a colación el debate del mascotismo. Los zorros no están habituados a la vida que llevamos los humanos en este período temporal.

Que en la Edad de Bronce los zorros acompañaran a nuestros antepasados no quiere decir que se les pueda sacar de la naturaleza y esperar que se comporten como un perro. La ética y los valores de libertad y respeto por los animales deben primar siempre a la hora de elegir un compañero no humano. Ellos solo quieren vivir su vida y no debemos arrebatársela por un capricho.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Grandal-d’Anglade, A., Albizuri, S., Nieto, A., Majó, T., Agustí, B., Alonso, N., ... & Palomo, A. (2019). Dogs and foxes in Early-Middle Bronze Age funerary structures in the northeast of the Iberian Peninsula: human control of canid diet at the sites of Can Roqueta (Barcelona) and Minferri (Lleida). Archaeological and Anthropological Sciences11, 3949-3978.
  • Trut, L., Oskina, I., & Kharlamova, A. (2009). Animal evolution during domestication: the domesticated fox as a model. Bioessays31(3), 349-360.
  • Kretchmer, K. R., & Fox, M. W. (1975). Effects of domestication on animal behaviour. The Veterinary Record96(5), 102-108.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.