¿Crees que los perros sonríen?

Mariela Ibarra Piedrahita · 20 febrero, 2015

Son muchos los rumores que circulan sobre ciertas cualidades de los perros, en especial aquellas relacionadas con su manera de comunicarse con nosotros. Y es que más allá de un deseo por humanizarlos, se puede decir que muchos de sus gestos, en especial las expresiones faciales, son muy parecidas a las nuestras. Revisemos uno de estos gestos para saber de una buena vez, si los perros sonríen.

Al convivir con nuestro perro en ocasiones podemos detectar, ya sea porque esté excitado o simplemente nos contempla con ojos felices y la boca ligeramente abierta, que nuestro perro está sonriendo. Esto ocurre cuando llegamos a casa, le hemos dado un paseo o jugamos con ellos, y viene siendo una respuesta de su cerebro que refleja una emoción que el perro está sintiendo. ¿Pero se trata verdaderamente de una sonrisa?

Los perros tienen un lenguaje corporal muy complejo, al igual que todos los mamíferos sociales, y se sirven de este para expresarnos diferentes cosas. En el caso de los perros el mostrar los dientes puede tener multitud de significados, y debemos involucrar a todo su cuerpo para poder identificar lo que nos está tratando de decir. De esta forma, la sonrisa no se basa solo en el acto de mostrar los dientes, debes analizar sus orejas, sus gruñidos y su movimiento corporal.

Cuando se trata de una agresión

labrador

Normalmente los perros, si no han sido cohibidos para gruñir, nos dan avisos cuando toman actitudes defensivas que pueden derivar en una agresión. Desafortunadamente no todos saben identificar este tipo de gestos, en especial cuando se trata de niños, y puede terminar en una situación un tanto amarga. Generalmente el acto de mostrar los dientes, tanto en caninos, felinos y otras especies de mamíferos depredadores, suele estar relacionado con una actitud agresiva, nos enseñan los dientes como una amenaza para que nos alejemos de ellos, de sus objetos o territorio.

Puedes saber cuando un perro te está intimidando porque su cuerpo se pone tenso, se le eriza la piel del lomo, levanta la cola, agacha las orejas y se agazapa un poco, al tiempo que te pela los colmillos y se le arruga la piel sobre la trompa. Este gesto es bastante feroz y viene acompañado de gruñidos.

Así que si un perro te hace esta clase de advertencias, lo más prudente que puedes hacer es alejarte lo más pronto posible, buscar un lugar donde resguardarte, no mirarle a los ojos y esperar a que el animal se tranquilice o se vaya. No intentes manipular un perro cuando toma estás posturas, a menos que seas un experto, ya que la cosa puede terminar en una agresión. Tampoco corras, activarás su instinto de persecución.

Cuándo debe preocuparnos

scottish collie

Una situación muy común que los dueños de perros interpretan como sonrisas es cuando el perro se encuentra agotado o a punto de sufrir un golpe de calor. Lo que muchos interpretan como una sonrisa de oreja a oreja, en ocasiones se trata de un esfuerzo extra que hace nuestro amigo por tomar un poco de oxígeno. Si observas que tiene la mirada perdida o su lengua se torna morada (a menos que sea una raza que tenga de por si la lengua de este color), auxilialo de inmediato, puede estar a punto de entrar en shock o sufrir un paro respiratorio.

Cuando efectivamente nos está sonriendo

Cualquiera que haya tenido la experiencia de tener un perro conoce a la perfección esa expresión en su rostro cuando nos ven al volver a casa. La mirada se relaja completamente, los ojos iluminados y nos miran con la cabeza levantada, moviendo la cola, con la boca ligeramente abierta y mantienen una actitud juguetona y atenta, puede que dando algunos ladridos dependiendo del nivel de excitación que alcance la mascota.

Así que es importante, más que prestarle atención a su boca, revisar y analizar su actitud. Los perros nos comunican muchas cosas a través de su lenguaje corporal y no es muy difícil de entender, ellos nos transmiten muchas de sus emociones, al igual que también son capaces de interpretar muchos de nuestros estados de ánimo a través de nuestra energía, postura y voz. Por eso disfruta a tu mascota, obsérvala bien y verás como te sonríen con todo el cuerpo.