7 cosas que puedes hacer para que tu gato sea muy feliz

Yamila · 22 diciembre, 2016

Como dueños de nuestras mascotas, queremos que se sientan cómodos, estén a gusto y por supuesto sean felices. Quizás en el caso de los felinos es más difícil saber cómo se sienten porque tienen una forma característica de expresarse. Por ello en este artículo te contamos qué puedes hacer para que tu gato sea muy feliz.

Tips para que tu gato sea muy feliz en casa

Los perros mueven la cola y saltan de la alegría cuando te ven llegar. Los gatos en cambio suelen ser más reacios a las demostraciones de afecto o las expresan cuando tienen ganas. Por eso nuestro papel como dueños es ofrecerles todo lo necesario para que sean felices aunque no lo demuestren con fervor.

1. Aliméntalo bien

juego-gato-por-la-comida

La dieta es fundamental para que un animal esté sano, fuerte y feliz. También para que tu gato sea muy feliz. Pero cuidado porque en ocasiones solemos confundir demostración de amor con sobrealimentación y el minino comienza a padecer obesidad. Busca un pienso de excelente calidad y asegúrate de que sea acorde a su edad o requerimientos. No olvides cumplir las cantidades según lo indicado por el veterinario.

2 .Llévalo al veterinario

Aunque tu mascota se pase el día entero dentro de casa puede enfermarse. Es importante entonces que sea controlado por un médico al menos dos veces al año. El gato ha de estar esterilizado para evitar cachorros no deseados y disminuir los riesgos de padecer VIH felino. Cuando lo llevas a casa, no esperes demasiado para aplicarle todas las vacunas y recuerda seguir un tratamiento adecuado para evitar las pulgas y garrapatas.

3. Manténlo limpio

Ya sabemos que los gatos son los seres más higiénicos del mundo. Sin embargo, hay algunos hábitos que podemos hacer los humanos para que su lugar esté más limpio. El arenero o bandeja sanitaria debe mantenerse libre de olores y en lo posible de desechos. Los felinos son muy sensibles a los olores y muchas veces, al no tener el recipiente en condiciones, hacen sus necesidades en cualquier otro lado. Por ello es fundamental limpiar las piedras una vez al día y cambiarlas cada semana. Es importante para que tu gato sea muy feliz.

4. Acarícialo

A los gatos les gusta mucho interactuar con sus dueños, pero con la salvedad de que ellos deciden el momento adecuado. Si te busca para que lo acaricies… ¡aprovecha la oportunidad! Las zonas “permitidas” son detrás de las orejas, debajo de la barbilla y a los lados de la nariz. No le toques las patas ni la cola porque le molestará sobremanera. Si confía mucho en ti permitirá que le rasques el estómago. Recuerda que no le gusta que lo toques mucho tiempo. Si ves que empieza a mover la cola de un lado al otro detén el movimiento.

5. Dale libertad

Esto no quiere decir que dejarás que haga cualquier cosa, pero debes tener en cuenta que los gatos precisan su propio espacio y sus juegos para ser felices. Deja que se entretenga solo, con cualquier cosa que encuentre, y estimúlalo con objetos que tengas a mano o que le compres. Con una caja de cartón pasará horas. Si tienes espacio, puedes conseguir esa especie de circuitos donde subirá y bajará por diferentes pisos. Permite que mire por la ventana para observar los pájaros, las personas y todo lo que se mueve.

6. Acompáñalo

tu-gato

Aunque los felinos tengan una vida más bien solitaria y nocturna, siempre buscan momentos donde recibir cariño y calor de otros animales. Un gato doméstico que pasa demasiadas horas solo en casa puede deprimirse o aburrirse. Por ello te recomendamos que realices algunas de tus actividades con el minino cerca de ti. Por ejemplo mirar la televisión, leer o estar frente al ordenador. Lo dejas en tu falda y lo acaricias de vez en cuando… ¡Se sentirá más que feliz por esta interacción!

7. Déjalo salir

En el caso de que vivas en un piso en la ciudad, quizás esto sea más complicado. Puedes permitir que salga al balcón o a la terraza siempre y cuando no tenga por donde escaparse o saltar. Si tienes jardín o parque será más sencillo. A los gatos les gusta mucho tomar una siesta al sol tumbado en el césped así como también buscar un lugar con sombra y protegido de la lluvia. Puedes instalar una puerta especial para que entre y salga cuando lo prefiera.