Coronavirus canino vs. coronavirus de Wuhan

1 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
El coronavirus ha puesto 'patas arriba' al mundo entero. Por ello, a continuación vamos despejar dudas y explicar las diferencias entre el coronavirus canino y la enfermedad del coronavirus, que se convirtió en pandemia.

Existen varias diferencias entre el coronavirus canino y la enfermedad del coronavirus (COVID-19), coloquialmente llamada ‘coronavirus de Wuhan’. Es importante conocer dichas diferencias para no caer en la desinformación, el nerviosismo y la ejecución de medidas tan drásticas como el abandono o el maltrato animal.

Estamos viviendo un momento muy delicado. Nos enfrentamos a un virus de proyección mundial que se expande velozmente por todo el globo terrestre. Por ello, hoy más que nunca resulta imprescindible consultar fuentes de información confiables y no sucumbir ante los bulos que circulan por las redes sociales.

Precisamente, por el efecto que tienen los bulos en la población que no está bien informada, muchos perros están siendo los chivos expiatorios de esta crisis. Veamos más acerca de esto a continuación.

¿De dónde viene la confusión?

Por desgracia, los perros pueden llegar a padecer una enfermedad de nombre similar a la que recientemente ha sido declarada pandemia: el coronavirus canino.

La familia es un término taxonómico que sirve para estudiar y clasificar en grupos más pequeños a los seres vivos. Pero dentro de una misma familia pueden subclasificarse varios géneros. Así, por ejemplo, el gato doméstico y el tigre de bengala son de la misma familia. Algo similar ocurre con estos dos tipos de coronavirus.

A pesar las diferencias, se ha creado mucha confusión al respecto. Quizás la existencia de una vacuna para el coronavirus canino haya tenido algo que ver con estos malentendidos.

El SARS-Cov-2 es de la misma familia que el virus que causa el coronavirus canino.

¿Qué es el coronavirus?

Coronavirus en 3D

Son virus pertenecientes a la familia Coronaviridae. Tienen una corona por la cual reciben el poco original nombre. Pero nada de familias con linajes reales que heredan coronas.

El nombre hace alusión a los picos que tiene en su corteza, que les dan un aspecto similar a una corona (echándole un poco de imaginación). Son virus muy habituales que afectan a distintos animales, cursando con sintomatología variada.

En el caso del coronavirus canino se han aislado al menos 7 cepas distintas, y la sintomatología es intestinal.

La enfermedad del coronavirus, la llamada COVID-19, afecta, según estudios y a día de hoy, exclusivamente a humanos. 

¿Cómo se desarrollan estos virus?

En el coronavirus canino la vía de transmisión es fecal- oral. Todo empieza con la eliminación de partículas virales en las heces por parte de un animal infectado.

Cuando un animal sano ingiere estas partículas, comienzan a reproducirse rápidamente en el intestino. A esto lo llamamos el ‘período de incubación’, que es el tiempo que transcurre entre la exposición al virus y el desarrollo de los síntomas. En el caso del coronavirus canino hablamos de unas 24- 96 horas.

La parte interior del intestino está cubierta de una serie de vellosidades, similares a los pelillos de la alfombra. Estas son las dianas de los virus, en las que se replican causando su destrucción. Una vez replicado, vuelve a excretarse en las heces y comienza de nuevo el ciclo.

La enfermedad del coronavirus sigue una vía de transmisión respiratoria. El virus se excreta en las partículas medias de la saliva de las personas infectadas. Una persona sana puede aspirar estas partículas virales, o bien, más habitual, infectarse por contacto.

Los virus pueden permanecer en el ambiente varias horas manteniendo la capacidad infecciosa. Si tocamos una superficie contaminada y llevamos las manos a boca o nariz estamos introduciendo el virus en el sistema respiratorio.

Sabiendo esto, podemos deducir la importancia fundamental de lavarse las manos con frecuencia. No se conoce con exactitud, pero se sospecha que el periodo de incubación de este virus es de entre 5 y 20 días.

El peor enemigo del coronavirus de Wuhan es el jabón.

¿Y qué síntomas producen?

En el coronavirus canino, la diarrea es el más característico debido a la destrucción de las microvellosidades. Estas favorecen la absorción de los nutrientes, pero al no estar funcionales se produce diarrea con la consiguiente desnutrición y deshidratación.

Es habitual que en las heces pueda aparecer alguna mancha de sangre y sean muy malolientes. Otro síntoma frecuente es el vómito, que se produce debido a la inflamación del sistema digestivo. Además, de forma más inespecífica, puede existir fiebre intermitente y el dolor abdominal.

En el caso de la enfermedad del coronavirus, los síntomas están relacionados con el sistema afectado, el respiratorio. En este punto cabe señalar que no todas las personas que lo contraen presentan síntomas. Incluso otras pueden padecerlo con una sintomatología clínica muy leve y pasajera. En los casos más graves, podrán presentar tos, fiebre y dificultad respiratoria.

A pesar de lo que se pueda creer, estas enfermedades no comparten semejanzas, más allá del nombre.

¿Las personas pueden padecer coronavirus canino? ¿Puede el SARS-Cov-2 infectar a los perros?

El coronavirus canino es distinto al coronavirus de Wuhan.

El SARS-Cov-2 es un virus cuya epidemiología aún es desconocida. Por ahora, no hay ningún tipo de evidencia científica de que afecte a los perros ni a ningún otro animal de compañía, y tampoco de que sean transmisores.

En cambio, lo que sí se sabe es que el coronavirus canino afecta exclusivamente a los perros. Es un virus específico de esta especie y no causa enfermedad en otros animales.

Una vez más, hemos de tener claro que, tanto para bien como para mal, estas dos enfermedades solo comparten una similitud: el nombre.