Consejos para llevar a un perro a la nieve

La nieve también puede causar curiosidad y emoción en los perros, sobre todo si nunca habían estado en contacto con ella. Claro está, los cambios súbitos de temperatura no son buenos para ellos, por lo que antes de llevarlos es necesario tomar ciertas precauciones para cuidar de su salud.
Consejos para llevar a un perro a la nieve
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 16 febrero, 2022

La nieve es una de las cosas que más se disfrutan en invierno, pues permite pasar incontables horas divirtiéndose en familia o con amigos. Por ello, es normal que se quiera tomar en cuenta a cada integrante de la familia e incluso a las mascotas. Sin embargo, se necesita ser cuidadoso para evitar que los animales domésticos resulten lastimados por el frío invernal.

Algunos perros poseen una resistencia innata al frío y soportan mejor exponerse a la nieve, por lo que en ciertos casos no es necesario tener precauciones. El único problema es que esto no aplica para todos y varios canes precisan de protecciones extras para disfrutar del invierno. Si planeas llevar a tu perro en una excursión por la nieve, sigue leyendo este espacio y descubre algunos consejos para protegerlo.

¿Cómo protejo a mi perro de la nieve?

El pelaje de los perros sirve como un aislante natural que los protege del frío y de las inclemencias del tiempo. Sin embargo, la gran variabilidad de razas ocasiona que unos resistan estas condiciones por un período más prolongado que otros. Las bajas temperaturas pueden convertirse en un riesgo fatal para tu perro, así que no las tomes a la ligera y mantén tus precauciones al llevarlo a la nieve.

Cualquier tipo de perro puede disfrutar de la nieve, pues no existe una restricción biológica para evitarle las zonas nevadas. Claro está, deberás tener siempre en mente los siguientes consejos para evitarle cualquier problema de salud.

Un perro en invierno.
Algunos perros soportan mejor el frío que otros.

1. Reduce el tiempo del paseo

Al estar en la nieve la mayoría de las personas se la pasa bien, pero si añades que te acompaña tu fiel mascota, seguro que se pierde fácil la noción del tiempo. Sin embargo, debes tener cuidado con el lapso que tu perro se mantiene expuesto al frío, pues si se prolonga mucho podría ocasionarle problemas de salud.

A pesar de que tu perro vaya bien abrigado y protegido contra el frío, las vías respiratorias aún son susceptibles a la entrada del aire helado. Esto ocasiona una irritación constante que al principio no es importante, aunque si no se hace nada podría provocar tos y jadeos o incluso un resfriado. Por ello, deberás reducir el tiempo del paseo para evitar que se lastime sin que te des cuenta.

2. Vigílalo bien

Al momento de llevar a tu perro a la nieve es posible que se emocione tanto y se ponga eufórico. Es cierto que puede parecer muy tierno e incluso los tutores incitan a que jueguen más con la nieve. No obstante, ten cuidado de que no corra lejos o que se encuentre fuera de tu vista, pues podría perderse con facilidad.

Los canes se caracterizan por poseer un olfato increíble que les ayuda a rastrear casi cualquier cosa. Esto significa que no debería suponer un reto regresar con sus tutores si llegara a alejarse, el único problema es que la nieve interfiere con su olfato. Por lo tanto, es bastante probable que un perro primerizo se pierda, así que no dejes de vigilarlo bien o utiliza una correa en todo momento para protegerlo.

3. Protege sus patas

La piel de las mascotas suele ser resistente al frío, pero aun así resiente las consecuencias de exponerse a las bajas temperaturas. Por ello, es fácil que se reseque, pierda elasticidad y pueda agrietarse. Si de manera normal todo su cuerpo sufre un poco de las inclemencias del frío, las patas que se encuentran en contacto directo con la nieve la pasan fatal.

Para evitar que se dañen las pequeñas patas del perro se puede optar por usar botas protectoras que reduzcan el impacto del frío. Cabe resaltar que esto solo es un medio temporal para proteger la piel, así que no prolongues demasiado el paseo para evitar alguna herida o laceración.

4. Mantenlo hidratado

El intenso frío puede provocar que el perro tenga menos ganas de beber agua, por lo que es importante evitar que se deshidrate. Antes de salir y al regresar del paseo debes ofrecerle un poco de agua, aunque también procura llevar un pequeño traste para que se hidrate incluso mientras juega.

5. No lo bañes antes de sacarlo a pasear

En la medida de lo posible, siempre es recomendable evitar que los perros se bañen cuando la temperatura es demasiado baja. Recuerda que si no lo secas bien y queda un poco de humedad en su pelaje, el frío es capaz de causarle más estragos de lo normal. Por ello, no bañes a tu perro si lo vas a llevar a la nieve, pues podría ser contraproducente para su salud.

6. No dejes que coma nieve

Los canes que conocen por primera vez la nieve sentirán mucha curiosidad, de modo que algunos podrían intentar comérsela. El simple hecho de que la pruebe no debería causar demasiado conflicto, pero la mejor recomendación es que no dejes que lo haga. Esto no solo es porque podría afectarle a su cuerpo, sino porque es posible que esté contaminada con anticongelantes, los cuales son tóxicos para ellos.

7. Abrígalo bien

Este consejo es quizá el más obvio de todos, pero nunca está de más recordarlo. Aunque tu perro posea un pelaje denso y hermoso, esto no asegura que sea inmune al frío. Así que no dudes en abrigarlo bien y colocarle todos los aditamentos que creas necesario. Recuerda que la salud de tu mascota depende de esto, por lo que es mejor no tomarlo a la ligera.

Ropa para perros yorkshire terrier
Es importante mantener abrigada a tu mascota para que el frío no cause estragos.

8. Considera su raza y la densidad de su pelaje

La resistencia a las bajas temperaturas depende mucho de la raza del can y la densidad de su pelaje, de modo que deberás considerar esto antes de llevarlo a la nieve. Por lo general, los perros pequeños y los que tienen poco pelo son las más susceptibles al frío. Esto no significa que debas privarlos de la experiencia, sino que deberás tener más cuidado y abrigarlos mejor para evitarles complicaciones.

9. Procura que el hogar sea caliente

Una vez que has terminado el paseo deberás procurar que la casa se mantenga caliente, ya que así podrás quitarle todos los aditamentos extra sin preocupación. El calor permitirá que su cuerpo se mantenga estable y se recupere después de enfrentarse al frío. De esta manera, podrá ponerse tranquilo y descansar sin preocupación.

10. Límpialo y sécalo bien después del paseo

El último paso antes de que tu perro descanse de la increíble experiencia en el frío, consiste en limpiarle todo el exceso de nieve que pudiera quedar sobre su pelaje. Para ello, utiliza una secadora y revisa con cuidado cada parte de su cuerpo. Esto no solo te ayudará a que su cuerpo recupere calor, sino que también podría ser un medio para asegurarte de que no sufrió alguna herida.

Es probable que las almohadillas de tu mascota se muestren un poco más resecas o agrietadas, pues el frío pudo haber hecho estragos en su piel. Sin embargo, puedes ponerle un poco de crema rehidratante para perros que le ayudará a recuperarse con facilidad. Aunque llevar a tu perro a la nieve parece un poco más complicado de lo que se piensa, ten por seguro que es una experiencia nueva que disfrutara demasiado.

Te podría interesar...
10 razas de perros de nieve
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
10 razas de perros de nieve

Aunque a todos los canes les gusta la nieve, hay algunas razas que están predispuestas a vivir en ella. ¿Te gustaría conocer a los perros de nieve ...



  • Hospital Veterinario Constitución. (2015). El cuidado de la piel en invierno. Recuperado el 14 de febrero de 2022, disponible en: https://www.valenciahospitalveterinario.com/wp-content/uploads/2017/03/clip_constitucion_pdf-19.pdf
  • Olivos-Oré LA, Barahona MV. (2019) Consideraciones farmacoterapéuticas en el manejo de las enfermedades respiratorias en pequeños animales. Panorama Actual Med, 43(421).
  • González, S. V. (2014). Práctica veterinaria en competiciones de perros de trineo en la modalidad de media distancia. Reduca, 6(1).
  • Giffin, J. & Carlson, L. (2002). Manual práctico de veterinaria canina. Editorial el Drac S. L.: Madrid.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.