Consejos para el adiestramiento del pit bull

Virginia Duque 20 mayo, 2018
Socializar con otros perros, erigirse en su líder o una buena dosis de ejercicio, entre otras, son las claves para criar a esta raza, asociada por la sociedad a un alto nivel de agresividad

El pit bull es una raza reconocida como potencialmente peligrosa. No obstante, no solo la carga genética que determina la agresividad del animal, sino también el tipo de crianza que reciba. Si estás pensando en adoptar uno de estos perros, estos consejos sobre el adiestramiento del pit bull te serán muy útiles.

Cómo llevar a cabo el adiestramiento del pit bull

Si bien es cierto que un perro no nace agresivo por naturaleza, sí que hay razas que tienen más tendencia que otras a serlo, y el pit bull es una de ellas. Por ello, un adiestramiento ordenado, firme y riguroso sería necesario para que nuestro animal no sea desagradable con otros perros u otras personas.

Si sigues estos prácticos y sencillos pasos, el pit bull puede ser tan válido como mascota como cualquier otro perro.

Socialización

Socializar a tu cachorro desde el primer momento en que llega al mundo es un paso vital para conseguir el objetivo: un perro noble y sociable, valga la redundancia. Debido a su genética y sus características físicas, el pit bull suele mostrarse dominante, actitud que se agravará si crece en soledad.

Llévalo al parque y deja que juegue con otros perros, o si puedes ten una segunda mascota en casa. Márcale lo que haga mal y muéstrale cómo hacerlo, y verás cómo poco a poco se convertirá en un perro muy social.

Haz que respete a todas las personas

Uno de los fallos que cometen quienes llevan a cabo el adiestramiento del pit bull es hacerle ver que solo el dueño es quien merece respeto. Los problemas que ocasiona esto es que podrían atacar a otras personas.

Educación del pit bull

Es importante enseñar al perro que cualquier persona merece respeto y, en algunos casos, obediencia. Si le enseñas de este modo, tendrás un perro noble y bueno con los niños, los ancianos o cualquier otro miembro de tu entorno. Asumirá que su papel es inferior al de los humanos y ‘se pondrá a su servicio’ por decirlo de algún modo.

Educa su mordida

Los perros, especialmente cuando son cachorros, tienen la costumbre de morder todo el tiempo y, aunque no lo hacen con mala intención, pueden hacer daño. Especialmente, el pit bull tiene una mandíbula poderosa que podría dañarnos fácilmente.

Educarlo para que no muerda mientras se juega será vital si no queremos tener problemas con nuestro animal. Evitar que haga daño a otros, ya sean perros o personas, nos evitará muchas preocupaciones.

Sé su líder

Como todos los perros, el pit bull también es un animal de manada y, como comentábamos antes, tiene la tendencia a creerse superior a otros. Por tanto, es necesario que desde que es un cachorro le muestres quién manda: tú.

Debes ser su líder y hacerle entender que él depende de ti y que, por ende, es inferior. Además de ser importante para ti y tu familia, hacerle entender esta verdad es esencial para su equilibrio pues, como es algo innato en él, si recibe negativas de sumisión del exterior presentará conductas agresivas.

Ejercicio

El pit bull tiene un gran exceso de energía que necesita canalizar a través del ejercicio. No bastará con que lo saques unos minutos a hacer sus necesidades, sino que requerirá de carreras al aire libre y juegos que lo cansen.

Ejercicio para pit bull

En este exceso de energía podemos comentar también que presentará conductas destructivas si está mucho tiempo solo. El pit bull necesita constante control y educación, razón por la que tiene que tener cerca a su líder el mayor tiempo posible.

Sé firme pero paciente

Recuerda que el refuerzo positivo siempre da buenos resultados, especialmente en los animales. Aunque debes darle mucho cariño a tu mascota, no olvides ser firme en tus órdenes y no desistir a la primera de cambio. Si sabes bien cómo entrenar a tu nueva mascota no necesitarás recurrir a prácticas violentas ni rudimentarias.

Ya ves que el adiestramiento del pit bull no es mucho más complicado que el de cualquier otra mascota: necesitarás precaución, perseverancia, paciencia y cariño.

Te puede gustar