Consejos para la rehabilitación de tu mascota

En esta delicada etapa de tu mejor amigo, al margen de las indicaciones técnicas del veterinario, es clave para una pronta recuperación estar junto a él y apoyarle durante el proceso; las técnicas pueden ser pasivas –las recibe por parte del fisioterapeuta– o activas

En algún momento de la vida a las mascotas les pueden ocurrir accidentes o eventos que comprometen su salud. Una vez que superan la gravedad, se pueden requerir sesiones de rehabilitación, según las indicaciones que haya dado el veterinario.

La rehabilitación de tu mascota será más efectiva si se conocen todos los detalles sobre este tipo de tratamiento. A continuación, mostraremos algunas pautas para tener en cuenta:

Por qué es necesaria una rehabilitación

La rehabilitación o fisioterapia es indicada con diferentes fines, todo depende de la condición y situación del animal. A continuación, veremos los casos más frecuentes:

  • Recuperación completa de una lesión producida por algún accidente o hecho lesivo.
  • Recuperación tras intervenciones quirúrgicas de importancia o aceleración de la misma, con alivio del dolor o inflamación.
  • Causas neurológicas u ortopédicas.
  • Prevención de otros daños a la fisiología del animal, como atrofias por períodos de inmovilidad.
  • Reducir o eliminar la posibilidad de quedar con una discapacidad permanente.
  • Eliminar o aliviar secuelas de enfermedades.
  • Necesidad de fortalecimiento por pérdida de masa muscular.
  • Garantizar la calidad de vida de la mascota.

Cómo es la rehabilitación

En sí misma, la rehabilitación contempla una cantidad de sesiones que se realizan con la periodicidad que indique el especialista. Pueden indicarse sesiones de entre una hora y una hora y media varias veces a la semana.

Ejercicios de rehabilitación para mascotas

Unas técnicas son pasivas, es decir, que las recibe el animal por parte del fisioterapeuta. Otras son activas, en las cuales la mascota debe realizar ella misma ciertas acciones.

Diferentes ejercicios se llevan a cabo en las sesiones de fisioterapia. Por ejemplo:

  • Ejercitación activa y pasiva. Se trata de diversos tipos de ejercicios para acondicionar músculos, tendones o huesos.
  • Frío y calor. Algunas terapias dirigidas a sanar condiciones que afectan a los músculos consisten en aplicación de frío o calor, bien mediante colocación de compresas o baños.
  • Masajes. Los mismos beneficios terapéuticos de los masajes en humanos se aplican para los animales, pero debemos tener en cuenta las diferencias fisiológicas o constitutivas.
  • Hidroterapia. La presión que ejerce el agua, sea aplicada directamente o por inmersión, ofrece beneficios para la restitución de la salud en casos específicos.
  • Otras terapias. Ciertas tecnologías han encontrado aplicación para la rehabilitación, tanto en humanos como en animales. Por ejemplo los rayos láser (laserterapia), ultrasonido (onda corta) y la electricidad (electroterapia).

Consejos mientras dure la rehabilitación de tu mascota

Las siguientes sugerencias son una guía a ser seguida por los dueños cuyas mascotas están en un programa de fisioterapia. Estas recomendaciones son importantes para que el proceso sea exitoso y redunde en la restitución de su salud.

Rehabilitador de perros agresivos
Fuente: www.4patas.com.co
  • Acompañar a la mascota en sus sesiones. El animal se sentirá más seguro, menos estresado y afectivamente en compañía, lo que beneficiará la fluidez del proceso.
  • Asistir estrictamente a todas las sesiones de rehabilitación programadas. Perder el turno de algunas de las sesiones puede hacer que se pierda todo el trabajo anterior y haya que comenzar de nuevo. También eso hará que el proceso de recuperación tarde más de lo necesario.
  • Realizar las técnicas que se le manden hacer en casa y tomar las medidas paralelas relativas al estilo de vida del animal. Especialmente tener en cuenta las posibles indicaciones sobre su movilidad física.
  • Cumplir con el programa de medicación. En caso de que a la mascota le hayan prescrito medicamentos, estos forman parte del protocolo de recuperación. No acatarlo podría perjudicar la curación.
  • Hay que tener en cuenta las acciones contraindicadas y cumplir con las prohibiciones, ya que van en consonancia con el mismo programa de rehabilitación.
  • Plantear todos los interrogantes que surjan sobre la fisioterapia. Incluso anotarlos, ya que cualquier duda puede significar la diferencia entre una recuperación rápida o muy lenta del paciente.
  • Asegurarse de que el animal sanó por completo o se cumplieron los objetivos del programa de rehabilitación. Para esto es necesario asistir a la última cita de control veterinario y escuchar del propio médico los resultados y confirmación de su estado.
  • Brindar todo el afecto y atención posible. La seguridad que el animal sienta estará directamente relacionada con su deseo de mejorar, lo que incidirá en su progreso. Es importante proveerle de comodidad, higiene y ventilación, y reducir además factores que puedan provocarle estrés.
  • Mientras dure el proceso, hay que observar que todos los aspectos de su salud estén bien: alimentación, micción, deposiciones y ánimo, entre otros.

Siguiendo estas recomendaciones, aumentan las probabilidades de que la rehabilitación de tu mascota conduzca a una recuperación completa.

Te puede gustar