Consejos para cambiar la alimentación del perro

8 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Son varios los motivos para cambiar la alimentación del perro; si estás pensando en hacerlo, te damos algunos consejos útiles

Existen determinadas etapas en la vida de un perro y, por lo tanto, su dieta debe variar para adaptarse a los distintos cambios. Pero, a veces, llevarlos a cabo puede resultar complicado tanto para ellos como para nosotros. Por eso, en el siguiente artículo vamos a darte algunos consejos para cambiar la alimentación del perro.

El perro y la alimentación

La hora de comer es seguramente uno de los momentos más ansiados por un perro. Desde el punto de vista evolutivo, los perros han ido adaptándose a no variar demasiado su dieta. La razón principal reside en su flora intestinal, una serie de microorganismos beneficiosos que residen en el sistema digestivo y que ayudan en los procesos relacionados con la nutrición.

Esta flora intestinal en los perros está menos adaptada a los cambios si la comparamos, por ejemplo, con la nuestra. ¿Quiere decir esto que un perro debe comer siempre lo mismo? Sí y no. Cambiar la alimentación del perro es algo que debe hacerse, pero siguiendo unos pasos y una temporalidad determinada.

Los requerimientos nutricionales de un perro varían a lo largo de su vida, de ahí que sea importante saber cuándo y qué tipo de alimento tenemos que dar a nuestra mascota.

Cachorro con plato de pienso

Cambiar la dieta conforme a la edad

Al igual que ocurre con nosotros, la alimentación del perro varía según va creciendo. Los cachorros empiezan alimentándose de leche materna o fórmulas veterinarias especiales, pero al alcanzar las primeras semanas de vida es interesante que el cachorro empiece a comer alimento sólido.

Transcurridos los primeros meses, nuestro joven perro necesitará otro aporte nutricional distinto: un requerimiento energético cada vez menor, pero donde tanto proteínas como hidratos de carbono estén presentes. A medida que vaya creciendo, la dieta de mantenimiento irá transformándose en una dieta especialmente indicada para perros de edad avanzada, donde será más importante el aporte de fibra y antioxidantes.

Para asegurarnos de que estos cambios se realizan correctamente, lo mejor es contar con la ayuda de un veterinario o experto en nutrición animal. Seguramente, una de las primeras cosas que nos recomendará será que todos los cambios en la alimentación se hagan de forma gradual, poco a poco. De esta manera, el impacto tanto para el perro como para su flora intestinal es menor, ya que el nuevo alimento se va añadiendo paulatinamente.

Perro con plato de pienso

Trucos para cambiar la alimentación

Como hemos dicho, uno de los trucos que hay que tener en cuenta es la temporalidad con la que hay que hacer los cambios. Un perro exigente notará menos el cambio en su dieta si la hacemos poco a poco. Lo más habitual es que, durante el transcurso de una semana, el recipiente de comida de nuestra mascota vaya teniendo más cantidad del nuevo alimento.

Un truco muy habitual, y que suele funcionar, es mezclar los dos tipos de pienso –o el alimento que estemos incluyendo– en el recipiente. De esta manera, si nuestra mascota es muy ‘exquisita’, lo tendrá más difícil para diferenciar entre ambas.

Evitar dejar el bol de comida durante todo el día también puede ayudar a que nuestro perro se acostumbre al nuevo tipo de dieta. Si el perro está habituado a comer a una determinada hora del día, el cambio se hará menos cuesta arriba. Sea como sea, siempre ten en cuenta el consejo de tu veterinario para llevar a cabo el cambio de la mejor manera posible.

Suchodolski, J. S. (2011). Intestinal microbiota of dogs and cats: a bigger world than we thought. Veterinary Clinics: Small Animal Practice41(2), 261-272.