Conoce todo sobre la orden de liberación

Virginia Duque Mirón 28 junio, 2018
Este comando es tanto o más importante que la palabra que se emplea para empezar el adiestramiento de un perro; significa que ha acabado la sesión y que puede quedar libre de tener que obedecer

Adiestrar a un perro no es una tarea sencilla, pero gracias a los profesionales y a ‘San Internet’, hoy contamos con muchas herramientas que nos ayudan a lograr tal fin. Una de ellas es la orden de liberación, de la cual te queremos  hablar en este artículo.

Qué es la orden de liberación

Al igual que cuando intentamos enseñar comandos a nuestro perro, tenemos una palabra o frase que queremos que relacione con la orden que deseamos que obedezca, el animal necesitará una palabra o frase corta que le indique que el adiestramiento ha terminado y que ya puede sentirse libre.

Es algo similar al efecto que tiene el clicker con los gatos, que les hace entender que han realizado una orden de manera correcta y que van a recibir su recompensa. En este caso, no hay un clickear, pero una palabra corta hará las veces de este para que el perro entienda que ya hemos concluido el entrenamiento y que tendrá su premio.

Si no se usa la orden de liberación haciendo entender al perro que un ejercicio ha terminado, esto podría dar lugar a diversos problemas tales como que el perro tendrá que decidir cuándo termina. Este hecho puede influir en que el animal crea que es él quien toma las decisiones, y en el próximo entrenamiento decidirá en cualquier momento que ya ha llegado la hora de concluir.

Obediencia en perros

O por el contrario, el animal podría permanecer en posición de disciplina cuando así una tensión y situación de estrés constante innecesaria. Al estar pendiente de esto, bien sea terminar o estar alerta, es posible que no estabilice las acciones aprendidas y que el trabajo no haya servida para nada.

Cómo enseñar a tu perro la orden de liberación

Una vez que hemos entendido la seriedad del asunto, y comprendemos que la orden de liberación es tan importante como cualquier orden de adiestramiento, es necesario que aprendamos a usarla para comenzar desde ya a hacerlo, si es que no lo hemos hecho antes.

Enséñale un orden

Para poder usar la orden de liberación debemos estar adiestrando de alguna manera a nuestra mascota. Es decir, enseñándole un comando como quieto, tumbado o dame.

Confirmación

La confirmación es el segundo paso. Cuando hayamos logrado que nuestro perro entienda la orden que queríamos que cumpliera y lo ha hecho, podemos hacer que aprenda una palabra como ‘muy bien’ o ‘bien hecho’, que le dará a entender que su postura es correcta.

Orden de confirmación

Liberación

Ahora llega el paso clave, liberar al perro de la presión de la obediencia. Los pasos a seguir para enseñarle esta orden son los mismos como cualquier otra orden, pero en este caso llevará implícito una recompensa.

Tenemos que escoger una palabra corta y entendible que podamos pronunciar de forma fluida y firme pero sin ser bruscos. Muchos escogen la expresión ‘libre’ o ‘vale’ para liberar al animal. Tendremos que practicar varias veces hasta que nuestra mascota entienda que el entrenamiento ha terminado.

Una forma práctica que surte efecto es comenzar el entrenamiento con una palabra. Del mismo modo que el animal puede entender cuando le decimos que vamos a comer o a la calle, podríamos hacer que entendiera la palabra empezar o start para que la relacione con el adiestramiento. Esto ayudará a que relacione que la palabra con la que se comenzó requiere de una con la que terminar.

Cada vez que tu perro entienda la orden de liberación, dale una golosina, así verá que ha actuado bien y que puede seguir con su vida normal sin estar bajo la presión de las órdenes.

Como ves, la orden de liberación es tan o más importante que el entrenamiento pues permitirá que el perro se relaje y estrechará su vínculo contigo, pues entenderá que hay un momento para cada cosa.

Te puede gustar