Comportamiento y alimentación del mono cariblanco

María Eugenia Thomas · 18 noviembre, 2018
Este primate nativo de América Central, tiene un rol muy importante en la dispersión de semillas en su hábitat. También se destaca por su capacidad de crear y usar herramientas para obtener alimentos.

El mono cariblanco es una especie que habita en gran parte de la Amazonia brasileña y la zona noroccidental de Sudamérica. Son originarios de América Central pero se ha extendido su presencia hasta los Andes colombianos y otras regiones vecinas. Los primeros registros de esta especie se sitúan en el siglo XVII catalogándolos dentro de las especies del Nuevo Mundo.

Su pelaje es corto y de color negro en el lomo tornándose amarillento en la parte frontal. Y su cara es de color rosa con pelos blancos, de allí su nombre y el epíteto de ‘capuchino’, con el que también se le conoce, por su parecido con los trajes que portan los monjes de esa orden religiosa.

Estos primates no son de gran tamaño, la mayoría alcanza solo unos 45 cm. de estatura. La cola merece una mención especial, pues puede llegar a medir 55 cm. La fortaleza de la misma le permite sujetar su peso así como desplazarse entre los árboles.

Hábitat del mono cariblanco

Por ser una estirpe del Nuevo Mundo, el mono cariblanco se encuentra exclusivamente en el continente americano. Su hábitat predilecto son los bosques húmedos de Centroamérica. Aunque han demostrado una gran adaptabilidad en algunos tipos de selvas tropicales perennes o aquellas zonas con gran disponibilidad de fuentes hídricas en Sudamérica.

También se ha distribuido en zonas del norte de Argentina y en las últimas décadas se ha popularizado en algunas partes de Norteamérica. Aunque se desconoce de grupos poblacionales en esta área.

Monos capuchinos.

Esta especie ha sido considerada como una de las más inteligentes del Nuevo Mundo, gracias a su capacidad de usar palos y piedras como armas o herramientas para la obtención de alimentos.

Al respecto, se ha documentado a individuos de esta especie excavando con palos obtenidos de ramas de árboles. Asimismo, se valen de pequeñas rocas para aplastar hojas o algunos gusanos que luego se frotan en su cuerpo como remedios a rasguños u otros malestares.

Comportamiento del mono capuchino

Estos primates poseen normas de comportamiento muy interesantes en las que destacan su curiosidad y simpatía. Suele invertir gran cantidad de tiempo acicalándose mutuamente y se comunican con cierto tipo de vocalizaciones. Su temperamento es relajado y disfrutan de la permanencia en las copas de los árboles.

Se mantienen en grupos de 20 individuos aproximadamente, y su organización social se basa en el liderazgo de un macho alfa que puede dominar su grupo unos 15 años en promedio. Son polígamos y por lo general es el macho dominante el que procrea la mayoría de las crías de su grupo.

El periodo de gestación tarda unos seis meses y lo común es el nacimiento de una sola cría, aunque ha habido casos de partos gemelares. La hembra lleva a su cría sobre su lomo por seis semanas y gradualmente lo va integrando en las actividades del grupo familiar.

El mono cariblanco alcanza la madurez sexual a los tres años aunque existe un periodo de siete años hasta la primera gestación. Por lo general, las hembras se mantienen en su familia materna a diferencia de los machos que migran a nuevos grupos donde esperan poder convertirse en dominantes.

Para ello, los monos migrantes matan a las crías de los nuevos grupos para promover la ovulación de las hembras y aumentar las posibilidades de reproducción. Los machos existentes en el grupo defienden a las crías y a sus hembras, entonces, el vencedor se convierte en líder y se gana el apoyo de los supervivientes.

Monos cariblancos.

¿Qué come el mono cariblanco?

La dieta del mono capuchino es básicamente omnívora, siendo las frutas su alimento preferido. De estas procuran comer las maduras ingiriendo principalmente la pulpa, aunque también disfrutan consumiendo sus flores y los brotes de hojas.

El 20% de su alimentación se basa en invertebrados como saltamontes, escarabajos, larvas y algunas arañas. No obstante, no se descarta la ingesta de huevos de aves, sapos, moluscos y algunos mamíferos pequeños.

Se surten de agua que encuentran en los huecos de los árboles y de manantiales o pozos cercanos a su zona de pernocta. En temporadas de sequía, la lucha por el vital líquido puede tornarse cruenta y generar grandes conflictos. Estos primates desempeñan un rol importante en el esparcimiento de semillas, las cuales se germinan con mayor celeridad al ser ingeridas y posteriormente evacuadas.

Existen algunas subespecies de monos cariblancos que se encuentran en peligro de extinción, tales como el Kaapori, el rubio y el pecho amarillo.

Sin embargo, la mayoría de estos especímenes poseen una población estable, pero que se ha visto acorralada por la deforestación de su hábitat. Asimismo, se ven amenazados por la captura desmedida del hombre, quien lo vende como mascota.