Cómo tratar el hipo en los cachorros

Francisco María García · 15 septiembre, 2018
Un baño tibio, hacer ejercicio, ingerir alimento o agua pueden ayudar a tratar el hipo en los cachorros
El hipo en los cachorros es una situación completamente normal, y es que el hábito de comer demasiado y el constante movimiento pueden provocar esta contracción involuntaria del diafragma. Aunque el hipo es molesto, lo normal es que se pase en unos minutos.Puede suceder que el hipo tarde mucho en pasarse, incluso algún día. Para poner solución a esta molestia en nuestra mascota, lo primero será analizar qué clase de hipo es y cuáles son sus causas.El hipo en los cachorros puede tener causas diferentes, e incluso puede suceder que se junten dos o más y vuelvan al cachorro mucho más sensible y propenso al hipo:

  • El frío: sobre todo en razas pequeñas como los caniches o los chihuahuas.
  • Comer o beber rápido o agitado.
  • Situación de estrés, miedo o cansancio.
  • Rechazo a ciertos alimentos.
Cosas que los cachorros aún no saben hacer

Cómo prevenir el hipo en los cachorros

Una de las causas más frecuentes del hipo es la del frío. El cachorro necesita una manta que lo aísle del impacto con el frío del suelo. Sobre todo el área del pecho y abdomen, debe estar a resguardo para no padecer frío.

Algunos perros pequeños necesitan estar todo el tiempo amparados por un cuerpo que los proteja del viento y el clima fresco. La opción de colocarle ropa para cachorros también les ayudará a mantener el calor corporal.

La segunda causa de hipo en los cachorros es el comer apurados o agitados. Hay maneras de evitar esa alimentación atolondrada propia de algunos perritos. Sin necesidad de llevarlo a una escuela de mascotas, en la propia casa el animal puede aprender a ser paciente y moderado al ingerir sus alimentos.

La forma típica de enseñarles a los cachorros a racionar su porción en seis partes e ir dándoselas esperando 30 segundos entre una y otra toma de alimento.

Una situación muy estresante puede provocar hipo en los cachorros. Cuando el perrito presenta hipo, hay que evaluar todas las posibilidades. Si las causas no fueron la comida ni el frío, quedaría dilucidar si tuvo un susto ocasional o si padece de estrés crónico.

En el último caso, el hipo sería un síntoma de un cuadro que, de no tratarse, podría desencadenar otras enfermedades en el animal. Si no es posible detectar la causa del estrés, quizás sea momento de consultar un especialista en psicología canina.

Cómo quitar el hipo en cachorros

También la mala digestión o la ingesta de alimentos contraindicados para su salud pueden causar hipo en los cachorros. Esto se dilucida haciendo un repaso por lo que comió el cachorro en el último día.

A veces, los perros de corta edad ingieren todo lo que encuentran a su paso. Una planta tóxica, un elemento plástico, o cualquier cosa que no entre en la dieta del can puede conducir a problemas estomacales y, entre otras cosas, al hipo.

¿Qué hacer para que se les vaya el hipo?

En realidad, el hipo cumple una función orgánica. Esta contracción diafragmática esporádica ayuda al estómago a eliminar gases; también resulta una especie de ‘masaje’ para las posibles irritaciones del esófago.

Por último, el hipo equilibra la coordinación de los nervios que articulan el funcionamiento diafragmático. Hay que recordar que a veces se confunde el hipo con un problema respiratorio de similar sonido. Si esta irregularidad sucede con frecuencia, lo mejor será consultar un veterinario.

Los cachorros pueden asustarse si les da hipo, aunque no significa que sientan dolor o mayores molestias. Lo ideal es ayudarlo a calmarse; no hay que tratar de curar el hipo asustando al cachorro.

Asustando a nuestro amigo, ello solo puede acentuar los nervios y angustia del animal.  Hay que tener paciencia porque, a medida que crezca el animal, los episodios de hipo irán disminuyendo.

En resumen:

  • El hipo en los cachorros dura unos minutos y luego se va solo. De todos modos, conviene detectar la causa para prevenir futuros episodios.
  • En caso de presentar un cuadro de hipo, se le puede dar algún alimento o incitar a beber agua. Esto modifica el ritmo respiratorio y favorece la desaparición del hipo.
  • Salir a pasear o a correr, hacer ejercicios o ponerse a jugar con una bola harán que el cachorro se olvide del hipo, se relaje y se libere de este problema.
  • El baño tibio también puede ayudar a los cachorros a relajarse. Esto es bueno tanto para prevenir como para contrarrestar al fastidioso hipo.
  • Si el hipo demora demasiado en irse, lo mejor es consultar al veterinario.