Cómo tener un perro obediente

Alba Muñiz · 4 mayo, 2015

El comportamiento de tu perro depende de varios factores: su herencia genética, la educación que se le imparte y las experiencias adquiridas, sobre todo cuando es cachorrito. Las reglas básicas de obediencia que deberías lograr que tu perro cumpla -al menos en principio- pasan por situaciones cotidianas: que acuda a tu llamado, que obedezca cuando le dices que no a algo o cuando le pides que se quede quieto ante distintas circunstancias, y que camine de manera correcta cuando lo sacas a dar un paseo.

Para conseguir estos objetivos debes empezar cuanto antes. A partir de los cuatro meses, los cachorros están capacitados para empezar a asimilar órdenes. En el caso de que adoptes un perro adulto y no del todo “educado”, no desesperes. Nunca es tarde para aprender. Ni para ti ni para él.

Algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de educar a tu mascota

pipi perro

-No dejes que te gane la impaciencia. No puedes pretender que tu perro aprenda de inmediato. Practica a diario con él hasta que logre incorporar lo que le estás pidiendo que haga.

-Debes mantener la coherencia. Todos los miembros de la familia tienen que utilizar siempre las mismas palabras y los mismos gestos para dar las órdenes. Las reglas para tu perrito deben ser claras, para que no se confunda y pueda asociar la orden con la acción correcta.

-Es adecuado que te muestres enérgico y decidido a la hora de ordenarle algo, pero evita ser agresivo y autoritario. Y jamás le pegues.

-Ten en cuenta que aprenderá más fácilmente si encaras su educación a través del juego y lo recompensas ante cada acción que cumpla correctamente. Bastará con que lo felicites y acaricies efusivamente, aunque a veces puedes darle también alguna golosita que le guste.

Consejos básicos para tener un perro obediente

paseo perro

Debes acompañar cada orden con un gesto que la refuerce. Por ejemplo: si le dices “quieto” muéstrale la palma de tu mano extendida y en alto, como señal de que frene. Si le pides “ven”, puedes señalar con el dedo el lugar al que quieres que se traslade.

Es de suma importancia que tu perro acuda ante tu llamado. Si no logras esto, correrá peligro si escapa. Puede perderse o incluso ser atropellado. No te limites a llamarlo solo por su nombre. Recuerda utilizar una palabra y un gesto preciso.

-Si lo reclamas a tu lado cuando quieres terminar con el paseo, conviene que continúes jugando un rato con él antes de regresar a tu casa. De esta manera no asociará la orden de acudir con el fin de su momento de esparcimiento.

-Es fundamental que tu perro aprenda a detenerse ante una puerta de salida abierta, hasta que tú le des permiso de continuar. Igual regla debe regir para cruzar una calle. Jamás debe hacerlo hasta que lo autorices.

-La orden “sentado” puede resultar de utilidad cuando tu mascota se descontrola ante algunas situaciones, como estar frente a otro perro o ante la presencia en la casa de personas ajenas al grupo familiar.

-Para que tu perro camine con la correa sin inconvenientes, es necesario que lo acostumbres a usarla –si es posible desde cachorro- antes de que salga a la calle a pasear.

-Ten en cuenta que es probable que tu perro no acepte la correa con facilidad. Pero no por eso debes pasear a tu mascota dando tirones. Puedes lastimar su cuello y generarás situaciones de estrés y enojo para ti y para él. Una opción es decirle “no” o “quieto” y retomar el paseo cuando se tranquilice.

-No regañes a tu perro si rompió algún elemento o hizo sus necesidades en el medio del living. No sirve de nada porque no tiene la capacidad de relacionar una acción pasada con lo que le dices. Solo enójate con él si lo encuentras in fraganti.

Al igual que los lobos, los perros son animales de manada que llevan su comportamiento social al hogar que los adopta. Por tal motivo, es importante que aprendas a leer el lenguaje corporal de tu can. Así podrás comunicarte con él de forma correcta y lograrás que entienda que tú eres el líder de su nueva manada.