¿Cómo puedo saber si mi gato está enfermo?

Antonia Tapia · 1 enero, 2015

Los gatos son animales muy resistentes, son fuertes y especialistas en ocultar signos de enfermedad, pero ¿cómo saber cuando mi gato está enfermo? En este artículo te daremos algunas pistas y consejos para determinarlo y que puedas llevar a tu felino con su veterinario.

Lo que tienes que saber

gato enfermo 2

Para mantener a tu peludo amigo siempre saludable, deberás ser capaz de entender las pequeñas señales de advertencia que pueden significar que esté enfermo. Para ello es importante interactuar con él para que sepas bien cuáles son sus hábitos y rutinas. Es recomendable, por ello ,el mantener a los gatos en casa para poder controlar sus actividades y así haya menor riesgo de exposición a enfermedades.

La ausencia de noticias siempre son buenas noticias. Si los hábitos de tu gato no varían puedes estar seguro de que tu felino está en un buen estado de salud. En cuanto notes algún cambio por mínimo que sea, es motivo de preocupación.

Si notas algún cambio en la actividad, el apetito, el peso, su comportamiento, frecuencia de uso de su arenero, tiempo de sueño, consistencia y olor de heces y orina, frecuencia respiratoria, sonido de su maullido y cambio de olor deberías tener un poco más de atención.

Señales de advertencia que pueden significar que tu gato esté enfermo

gato enfermo 3

Comer mucho o ayuno: muchos piensan que los gatos que piden comida constantemente son obesos, pero eso no necesariamente es cierto. Si tu gato está en una dieta regular y comienza a comer más o a comer menos de lo habitual, debes poner atención.

El hipertiroidismo y la diabetes en felinos son a menudo acompañadas por un exceso de apetito. Si por el contrario notas una disminución en el consumo de alimentos, puede deberse a problemas dentales, disfunciones renales o hasta cáncer. Por regla general, si tu mascota no prueba alimento ni bebe en 24 horas, debes llevarlo al veterinario.

Falta de estética: en caso de que no lo hayas notado, a tu felino le gusta estar limpio. Este tipo de mascotas son animales extremadamente limpios. Suelen limpiarse antes y después de comer, antes y después de acostarse y muchas veces cuando los acariciamos. Si notas que tu mascota se asea menos de lo normal o no lo hace en absoluto, puede ser por algún problema en su dentadura o por artritis.

Mal aliento: si bien es cierto que un felino jamás tendrá un aliento fresco, si notas un aliento muy desagradable puede indicar problemas renales o enfermedades dentales. Ahora bien, si notas un aliento frutal o dulce es un signo de diabetes.

Actividad anormal en su caja de arena:  limpiar regularmente el arenero del felino nos puede dar la oportunidad de controlar su salud. Los cambios en la frecuencia de uso, así como el color, olor, textura o cantidad de los residuos de tu mascota, deben ser notificados inmediatamente a su veterinario. Por otro lado, si notas que  se está esforzando mucho al usar su caja u orina y defeca fuera de ella puede significar alguna infección en vías urinarias o alguna obstrucción en las mismas.

Sonidos extraños: si tu felino “habla” contigo más de lo normal o se vuelve de pronto muy tranquilo puede ser debido a alguna enfermedad. La ansiedad, la presión arterial alta o el hipertiroidismo son posibles motivos en un cambio en la vocalización felina.

Demasiada o poca actividad: los niveles en la actividad  varían normalmente con respecto a la edad del felino. Si estos cambios son muy bruscos es una señal de advertencia. Si notas demasiada actividad en un gato de mediana edad puede deberse a su tiroides. Si por otro lado tu mascota se mueve poco o no le estimula ni jugar ni acercarse, puede indicar artritis u otras cuestiones.

Cambios en el sueño: esto es difícil de identificar pues los gatos duermen mucho y no nos encontramos siempre en casa para controlar sus horas de sueño, pero si notas que cuando él acostumbraba estar despierto ahora duerme o pasa toda la noche vagando, puede haber una causa subyacente.

Apego: si tu felino suele ser muy mimoso y de pronto se aleja o por el contrario, si es un  huraño y se vuelve muy cariñoso son signos sutiles de una posible enfermedad.