¿Cómo puedo conseguir que mi gato me quiera?

Francisco María García · 13 abril, 2016

Es conocido el afecto que necesitan los gatos para vivir saludables. Cuando nos preguntamos cómo conseguir que mi gato me quiera, hay una serie de consejos que nos ayudarán a que la convivencia con ellos sea mejor.

Mi gato es independiente

adoptar un gato

Aunque nuestros amigos los felinos dependen de nuestros cuidados, también necesitan su independencia y espacio particular, no siempre querrán interactuar con nosotros. Lo ideal es mantener un equilibrio entre ambas cosas, sus juegos propios, su soledad e intimidad, y a la vez su intercomunicación con nosotros.

Los mininos y los perros son muy diferentes, no hay que caer en el error de tratarlos como si fueran iguales, tienen sus caracteres diferenciadores. Mientras los perros son animales de manada, y han ido desarrollando la capacidad de trabajar al lado de las personas, los felinos que tenemos en casa son solitarios por su naturaleza.

Si vemos que nuestro gato se esconde de nosotros, debemos comprender que forma parte de su forma de ser.

El castigo no es la fórmula

Si llevamos a cabo castigos con acciones violentas con nuestros mininos, tendrán reacciones imprevistas. La más usual es escapar. Ellos no aprenden a base de disciplina, y únicamente conseguiremos empeorar las cosas. Si optamos por arrojarle agua, acabará temiéndonos y desconfiando de nosotros.

El alimento preferido de mi gato

Nuestras mascotas felinas tienen sus preferencias en cuanto a la alimentación se refiere, igual que nosotros, los humanos. Es interesante que sepamos qué productos son y los usemos para reforzar su comportamiento positivo en lugar de utilizar disciplinas y castigos.

Ejemplos de ello son las porciones de atún pequeñas y los trozos de pollo cocinados. La leche no es saludable para ellos, al contrario de lo que suele creerse, igual que los dulces, chocolate, huevos crudos, carne y pescado crudo.

El lenguaje corporal de mi gato

Los gatos usan el lenguaje corporal para comunicarse con nosotros. Es importante que sepamos descifrar lo que quieren decirnos con sus gestos, si es confianza, temores, ganas de juegos, etc. Entre los gestos más comunes está el arqueo de la espalda si se les riza el pelo a lo largo de la columna vertebral. Esto suele ser señal de amenaza y lo mejor es dejarlo solo.

Cuando nos empuja, lo más probable es que tenga ganas de juegos. Si enrolla su cola alrededor de nuestro cuerpo, el animal está alegre, y si esconde la cola entre las patas, es signo de ansiedad o inseguridad.

Sonidos gatunos

Cuando nuestro minino ronronea, es posible que nos esté indicando que nos quiere y está contengo; si gruñe y silba es señal de que debemos apartarnos. Por el contrario, maullar es una forma de llamar la atención, expresando diversas sensaciones, hambre, ganas de afecto, etc. Tenemos que saber que los gatos no suelen maullar entre sí; cuando lo hacen es para comunicarse con nosotros.

El maullido permanente suele ser mala señal; el gato tiene alguna dolencia y se impone la visita al veterinario.

El contacto visual

Es normal que, entre personas, nos miremos directamente a los ojos, en el curso de una conversación. Pero a los mininos estos gestos les parecen amenazadores. Si los vemos pestañear, suele ser un signo de desconfianza. Un eficaz truco es imitar su comportamiento, de esa forma le comunicaremos confianza, sinceridad y muestras de cariño.

Contacto físico

En el momento de levantar a nuestro amigo, es mejor agacharnos al nivel de sus ojos para que nos vea. Si puede vernos antes de que lo agarremos para levantarlo la confianza que sentirá será mayor y es menos probable que se asuste. Debemos comprender el comportamiento de nuestro amigo.

En general, mantener a los gatos fuera de peligro traerá como consecuencia que se sientan protegidos y tengan más cariño hacia nosotros.

Horarios y limpieza

gato con indigestion

Nuestro gatito es un animal de hábitos. Lo mejor es mantener sus horarios de comida y no realizar cambios drásticos. Además, es positivo recompensarlo con alguna golosina cuando hace algo bueno, pero sin dejar que esto incida en su comida principal.

La limpieza es esencial para nuestro pequeño felino. Si ven su caja de arena sucia elegirán otro lugar para hacer sus necesidades. La arena sanitaria debe cambiarse con mucha regularidad. El cepillado también va a mantener muy saludable su pelaje y su piel, además de evitar enredos, bolas de pelo y aminorar los cambios de pelo. Cuando lo acariciamos, es el mejor momento para descubrir bultos y heridas así como parásitos.