Cómo prepararse para el parto de una gata

Yamila · 25 julio, 2018
En primer lugar, hay que tener en cuenta que la gestación de los felinos dura solo 65 días, por lo que conviene tenerlo en cuenta para tener disponible todo lo necesario para atender tanto a la madre como a los cachorros

Si tu mascota está por dar a luz, es muy importante que te prepares con anticipación. En este artículo te daremos algunos consejos para que puedas asistir en el parto de una gata si necesita tu ayuda.

Pasos para ayudar en el parto de una gata

Es verdad que la naturaleza ‘es sabia’ y los animales saben muy bien cómo arreglárselas solos en la mayoría de los casos. En lo que se refiere al parto de una gata, a menos que haya complicaciones, debemos dejar que de a luz por sí misma. Sin embargo, hay cosas que podemos hacer para que este momento sea lo menos traumático posible.

1. Calcula la fecha del parto

Una vez que hayas confirmado que tu gata está preñada al llevarla al veterinario, el siguiente paso es contabilizar cuándo será, aproximadamente, la fecha del parto. La gestación en los felinos domésticos es de 65 días; marca en el calendario unos días antes para ir preparando todo.

2. Ofrécele un ‘nido’

Para que el parto de una gata se lleve a cabo de forma agradable para ella, es fundamental que cuente con un lugar de anidación: cálido, seguro, tranquilo y acogedor. Unos días antes de dar a luz verás que quiere ‘meterse’ en cualquier lado: dentro del armario, en el sofá, detrás de algún mueble…

Embarazo de tu gata

Los mejores sitios para que la gata tenga a sus gatitos es en el baño o en el cuarto de lavado. Asegúrate de que sea un lugar donde nadie la moleste, incluidos perros o niños. Y mejor si ese ambiente de la casa está alejado del movimiento diario.

3. Arma una cuna

Una caja de cartón con papel de periódico, toallas y mantas viejas es el mejor lugar para el parto de una gata. Ella necesita estar cómoda y caliente todo el tiempo, y estos materiales son perfectos. Ten en cuenta que los elementos elegidos deben estar limpios y no tener olor muy fuerte, ya que al nacer los gatitos reconocen a su madre a través del olfato.

Algunos dueños de gatas con mucho pelo –como las razas de Angora, bosque de Noruega o himalayo– optan por cortarle o rasurarle un poco la zona genital para facilitar la labor; también alrededor de los pezones para que los gatitos puedan alimentarse. Consulta con el veterinario si esto es posible.

4. Dejale comida y agua

La alimentación y la hidratación no pueden faltar en las cercanías del nido de la gata. Recuerda cambiar el agua a diario y evitar que esté muy cerca de la caja de cartón para que no la moje si por casualidad la vuelca.

Cuánta comida debe comer tu gato

En cuanto a su comida, en las tiendas puedes conseguir pienso especial para gatas preñadas, o bien elegir uno de muy buena calidad, repleto de nutrientes.

5. Mantén distancia

En el parto de una gata, ella necesita tranquilidad y estar sola, pero nunca viene mal un poco de ayuda adicional, sobre todo si hay complicaciones. Te recomendamos que tengas a mano mantas o toallas limpias y secas en caso de ser necesario, y el móvil cerca por si tienes que llamar al veterinario.

6. Presta atención a las señales de la gata

Durante el parto habrá signos inequívocos de lo que está sucediendo. Por lo general, la labor lleva entre 12 y 24 horas. Unas horas antes de comenzar se acicalará excesivamente (sobre todo la vulva), jadeará, estará apática, no querrá comer, llorará o maullará de forma intensa y buscará esconderse en su nido.

7. Vigila los nacimientos

Si has llevado a tu gata al veterinario, y le han hecho una ecografía, seguro que sabrás cuántos gatitos dará a luz. Presta mucha atención a la cantidad de bebés que nacen y analiza el estado de cada uno, siempre desde lejos.

Debes prevenir algunas complicaciones, como por ejemplo si ves que la gata hace fuerza durante más de media hora y no sale ningún cachorro, o si tras el nacimiento rompe el saco amniótico que los envuelve.